domingo, 1 de junio de 2014

El Club de Paris, nuestra deuda y el acuerdo

Tras casi un día entero de duras e intensas negociaciones el ministro Axel Kicillof logró un acuerdo con el Club de París que significa el fin del estado de default en que se encontraba el país desde aquel bizarro anuncio del expresidente  Rodriguez Saa en 2001.

El objetivo de este post es contar cual es el origen de la deuda con el club de Paris quien la contrajo, y cual son las consecuencias del  acuerdo.

Cuál es el origen de la deuda con el Club de Paris?

El origen de la deuda con el CdP se remonta al año 1955 y a préstamos que la Revolución Fusiladora tomó con diversos países desarrollados para relanzar la apertura de las operaciones de comercio exterior de la Argentina. La historia nos cuenta que ya en 1956, el gobierno de facto reconoce su incapacidad para afrontar el pago de dichos créditos y convoca a una reunión de renegociación con los países acreedores que se realiza en París.

Durante las dictaduras de Onganía, y de Videla, Viola, Galtieri, se generaron nuevas deudas con los países miembros del Club de París para financiar inversiones en Atucha, Yacyreta, Hidronor y diversos hospitales nacionales.

A partir del regreso de la democracia en el 83, se llevaron a cabo diversos acuerdos de renegociación y legitimación de la deuda con el Club de París que fueron aprobados sucesivamente por el Congreso Nacional al momento de sancionarse los correspondientes presupuestos nacionales.

Que efectos concretos  tiene el acuerdo? Cuáles son los beneficios para el país?

El default con los países miembros del CdP impedía que las empresas de dichos países financiaran sus inversiones en Argentina tomando créditos con sus bancos. Esta situación encarecía artificialmente el costo financiero de dichas inversiones extranjeras en Argentina generando  trabas al crecimiento del país.
Además, el default impedía que los bancos de los países miembros del CdP financiaran operaciones de comercio exterior con Argentina. Es decir, las agencias de promoción del comercio exterior de los países miembros del CdP no podían financiar las  exportaciones argentinas.

Es decir, las empresas de los países miembros del CdP podrán financiar sus inversiones en  Argentina y sus importaciones de productos argentinos en condiciones ventajosas que redundarán en un incremento de las exportaciones argentinas y de la inversión extranjera directa en nuestro país.

Los negociadores argentinos han logrado incorporar en el acuerdo, clausulas que incentivan y potencian estos beneficios para el país. Concretamente, se establecen pagos mínimos a los países acreedores que serán incrementados en caso de verificarse una suba significativa de las inversiones en Argentina de dichos países. Si dichas inversiones fueran insuficientes, la Argentina puede posponer los vencimientos por dos años, llevando el plazo de pago de 5 a 7 años.

Son conocidas las intenciones de empresas como Siemmens, Toyota, Total, Mitsubishi, entre otras, de realizar inversiones significativas en nuestro país, que venían siendo postergadas por los problemas de financiamiento generados por el default con el Club de Paris.

No quiero terminar este post sin hacer referencia al FMI. Este acuerdo, es el primero en la historia del CdP que se concreta sin que el FMI tome un rol activo e importante.

Concretamente, la práctica usual en este tipo de negociaciones era que el país deudor aceptara los “términos clásicos” de una renegociación financiera y se incorpore a un programa del FMI del tipo “Stand By”. De esta manera, el país deudor debía  aceptar rígidas condicionalidades que resultaban en una pérdida de la soberanía económica e implementar políticas económicas diseñadas en los escritorios de Washington.

En definitiva, el acuerdo alcanzado permite que el país reciba mayores inversiones en infraestructura, tecnología y energía; y  se dinamicen las exportaciones argentinas a los países miembros del CdP, con el importante valor agregado que el gobierno ha logrado mantener la soberanía política y la independencia económica para la implementación de las políticas que han posibilitado recuperar la justicia social.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Mamita, hay que ser caradura....

Lo que no se entiende es por qué teniendo tantos beneficios no llegaron a un acuerdo mucho antes, es más, llegan a un acuerdo súper ventajoso (sin la intervención del FMI) justo cuando Argentina está al borde del abismo y las reservas disminuyen a toda velocidad.

Hay que mentir un poco menos.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Se esperó todo este tiempo para que los "carlitos" puedan decir algo...

Somos inclusivos

amadeo carrizo dijo...

Es muy bueno el acuerdo que se llegó con el club de parís creo que si se toma buenas cartas en el asunto, es algo que va a beneficiar mucho las finanzas y habilitara que los mercados empiecen a moverse.
les dejo una pagina donde ver articulos relacionados con
finanzas y mercados