martes, 29 de abril de 2014

Construcción de Ciudadanía en la Universidad



Ayer tomé examen parcial en la facu. Pero antes, a la mañana  temprano recibí un mail que decía:
 
"Profesor, no voy a poder dar el parcial porque estoy enferma, puedo dar el parcial en el recuperatorio?"
 
Mi respuesta fue: "Por supuesto, es tu derecho. Si te va bien en el 2do parcial, podés dar el recuperatorio"
 
La alumna insistente, me dice "muchas gracias de todo corazón".
 
Esta situación se reproduce, con variantes, todos los cuatrimestres.
 
Hoy, lo conversé con un compañero de cátedra y su comentario fue: "viste, es así. Los pibes se creen q es una dadiva q vos les das, cuando es un derecho de los alumnos".
 
Perón dijo: "La única verdad es la realidad".
 
Desde muchos medios se bate el parche contra la "excesiva" politización de las aulas. Pero la realidad concreta nos muestra otra situación. Los alumnos no conocen sus derechos y se exponen a relaciones de poder asimétricas con sus profesores.
 
Todos los que pasamos tiempo en las aulas universitarias sabemos que la academia se encargó de restringir y ocultar derechos a los estudiantes. Porque si se dan cuenta que además de "alumnos" son "ciudadanos" se complica sostener privilegios de aristocracias académicas.
 
Que papel juegan en todo esto aquellos que quieren sostener una universidad para pocos? un lugar que sea el privilegio de ciertas elites?
 
Por eso me parece que es hora de que copiando lo que se hace en las escuelas secundarias de la Provincia de Buenos Aires, la Universidad debe instaurar la materia Construcción de Ciudadanía, donde los alumnos aprendan a ser ciudadanos, tanto en el aula como fuera de ella. Porque la anécdota q abre el post nos enseña que la ciudadanía no se puede dar por sentada, la ciudadanía también se aprende.
 
 

11 comentarios:

Hernán dijo...

"Los alumnos no conocen sus derechos": ¿y qué responsabilidad les cabe? ¿ninguna? Pasaron por la primaria y secundaria y no saben cómo se regula el ámbito en el que se desempeñan. Se cae, con frecuencia, en el facilismo de preguntarle a otro (profesor en este caso), sin sonrojarse por su ignorancia extrema. Lo peor no es la ignorancia, lo peor es la desidia en la búsqueda del saber.

Siempre el otro tiene la culpa.

Negra Sudaka dijo...

Hernán, si la responsabilidad de aprender y saber es de los alumnos, me encantaría saber cuál es la de los docentes. Fijate que, como dice el post, la ciudadanía también se aprende. Preguntar por tus derechos es parte de los aprendizajes, y si es una práctica valorada socialmente, entonces hay que enseñarla. La universidad siempre fingió demencia respecto de la formación política y ciudadana de los estudiantes, supone que eso se hace, en el mejor de los casos, en los centros de estudiantes. Y después los responsabilizan por no participar. O sea, todo, siempre, es culpa de los más débiles.

ayjblog dijo...

mira vos, pensaba que a la Universidad ibas a aprender una carrera.

Quizas un estudio comparado de lo que haces diferentes Universidades en ese aspecto arroje luz sobre esto no?

sino, creeremos que la voluntad lo es todo, y, estaremos formando Lysenkos

Nelson dijo...

Coincido con Hernán en que la responsabilidad de aprender está en los alumnos. De hecho, creo que una de las cosas más valiosas que deja la universidad es que más que aprender una carrera, uno aprende a estudiar. Y estudiar significa moverse, ir a las fuentes, no conformarse. La responsabilidad de la universidad y los docentes es ofrecer fuentes de información y enseñar a procesarla.
Me sucede a menudo que en la guía de la materia dice claramente como es el régimen de aprobación, y además normalmente se comenta esto cuando se presenta a la materia en el primer día de la cursada; sin embargo a mediados de la cursada me preguntan "- Profe..tengo dos parcialitos abajo, ¿puedo promocionar? - leé bien la guía que ahí está tu respuesta"
¿Una materia sobre construcción ciudadana? La experiencia en Agronomía cuando hubo ese tipo de materias de forma obligatoria (hubo taller de ética, otra de derechos humanos) es que no funcionaron. Les interesó solo a un grupo pequeño de estudiantes.

Richard Musgrave dijo...

Cuando yo entré a la Facu, año 89, había un "paseo de bienvenida" en el cual te mostraban donde quedaba la biblioteca y demás instalaciones claves y te iban contando cuales eran "tus derechos" como alumno.

quizás la masividad dejó de lado esta práctica

Nelson, desde cuando es el interés revelado de los alumnos lo que marca que debe contener el plan de estudios? eso es demagogia barata.
Ese tipo de razonamientos ridículos hizo q en la FCE se echara a Rolf Mantel con la excusa de que tenía pocos alumnos. Claro su materia era optativa y era muy difícil.

Hernán dijo...

N.Sudaka, por supuesto que preguntando se aprende. Pero una cosa es preguntar luego de haber leído, estudiado, indagado, comprendido o interiorizado el asunto por parte de uno; y otra cosa muy distinta es aquel que pregunta la cosa más nimia sin haberse molestado en leer o escuchar dejando al descubierto su completo desinterés en el asunto (tal cual el ejemplo que relata Nelson).

Si se sigue por este camino de naturalizar las burradas, so pretexto de la 'inclusión' y demás cantos de sirena, llegaremos al punto de incluír una materia de 'comprensión de textos' en una carrera de posgrado.

Carlos dijo...

Un caradura Musgrave... encima se las ingenia para mencionar a Perón, claramente está buscando algún tipo de nombramiento... o por lo menos presentarse como candidato a concejal en José C Paz.

La idea de que los "estudiantes" son una especie de discapacitados mentales a los que el kirchnerismo tiene que salir a rescatar (con el consecuente rédito político) es conmovedora, pero la veredad sólo se lo puede creer alguien que nunca pisó una facultad, el comentario del señor Nelson acerca del régimen de cursada y su explicitación el primer día de clase es lapidario.

Leila Luna (ex Cosas dichas) dijo...

¿No es por caso un hecho revolucionario que hoy podamos debatir los desafíos reales de una Universidad Pública?
En términos de una institución ideal y deseada ¿Existe una ciudadanía universitaria? ¿O seguimos entendiendo la educación de nivel superior como una instancia más de la sociedad de control y castigo que a fuerza de métodos probados de disciplinamiento logra convertir un sujeto político en un profesional/ técnico de molde?
Son cuestionamientos que nos atraviesan -o deberían atravesarnos- a todos los que conformamos esa etiqueta llamada "universidad" desde cualquier claustro pero en el caso particular del estudiante, ese último vasallo en la organización piramidal que supone la estructura de las universidades públicas hasta el día de hoy, surge con más vehemencia. No reconocer como graduados o docentes que la ciudadanía universitaria también nos reclama educar en derechos es disimuladamente eludir nuestra responsabilidad en la conformación de subjetividades políticas.
Resulta al menos llamativo que el estudiante promedio que hoy ingresa a la Universidad, desconozca las luchas que originaron los derechos que hoy están consagrados y son irrevocables. Hablo del arancelamiento, los turnos castigo, los cupos de ingreso, el régimen de estudiante-trabajador y podría seguir enumerando ¿A quién le corresponde generar una conciencia sobre aquellos peligros reales que la educación superior enfrentaba hace pocos años?
Probablemente preguntarse "¿quién tiene la culpa?" no nos conduzca más que a ubicar un chivo expiatorio y seguir nuestro camino. Por el contrario, pensar "¿Qué significa la Universidad Pública hoy y cuál es nuestro rol en ella?" aporte algo más en pos de inclusión.
Dice Bachelard a propósito de la epistemología de las Ciencias Sociales que el hecho científico "se construye, se conquista y se comprueba" y sin duda, algo semejante ocurre con la ciudadanía. O al menos, podemos aspirar a ello, que no es poco.

Nelson dijo...

El tema sr. Musgrave, es que no son materias de incumbencia específica de la carrera y por ello es que no hubo mucho interés de parte del alumnado, duró unos años y en la primera revisión del plan de estudios, lo bajaron. La mayoría de los alumnos no se quejaron y estuvieron de acuerdo, ya que eran materias "que les alargaban la carrera".
Si estoy completamente de acuerdo que existan cátedras libres y talleres de temas que no son de incumbencia específica de la carrera como optativas, ya que la universidad es EL lugar donde debatir ideas. Pero incluirlo en un plan de estudios no me parece.
El "paseo de bienvenida" puede ser una buena idea, tuve una en mi carrera una jornada similar donde recorrimos la facultad, la biblioteca. Asimismo, todos los reglamentos, información de las cátedras, derechos y obligaciones de los alumnos deben ser fácilmente accecibles. Pero insisto en que el interés debe provenir del alumno.

Nelson dijo...

Perdón por la burrada, en el apuro se me escapó. Donde dice acceCible debe leerse acceSible

Belanix dijo...

En la UTN el curso de ingreso está dividido en dos módulos. El llamado "módulo A" es una semanita de clase aprendiendo historia de la facultad, como hacer trámites, como se regulariza una materia, etc.