martes, 15 de abril de 2014

FiNES y PROGRESAR: cuando hablar al cuete sale gratis… Hola Romina de Luca!!

Hoy se calza los guantes, @lacarancha

Cuando la “izquierda” y la derecha confluyen en la crítica, nunca está de más prestar atención. Sobre todo porque en general coinciden en argumentos falaces, en los cuales escarbando un poco se encuentra siempre un acentuado gorilismo, encubierto en críticas “antipopulistas”.

Hoy me dedicaré a discutir con esto:

Podría contestar cada falacia sobre la caracterización del FiNES y del PROGRESAR con un argumento sólido, y no disfrazado de enunciación  pseudocientífica como hace esta muchacha, que coordina un equipo de investigadores en una ONG. Pero me voy a dedicar a mostrarles lo poco serias que son las críticas, porque estos programas no necesitan que yo los defienda, los defiende el pueblo.

Mirando la nota, lo más molesto para un ojo especialista (que también lo soy, pero con otro posicionamiento político que no escondo detrás de nada) lo voy  resumir en 3 cuestiones puntuales.
1- Disfrazar de argumentación  puramente “científica” un posicionamiento político: esta ONG a la que pertenece la Doctora en Historia, Romina De Luca-que se dedica a investigar temas sociales- es la que también edita la revista Razón y Revolución, sólo para que tengan idea de qué la van. Tienen un posicionamiento respecto de todo lo que haga un Estado que ellos tilden de “populista”. Siempre centran sus críticas en tildar de “asistencialista” o “punteril” todo lo que se haga rompiendo algunas hegemonías de clase, de las cuales estos mismos investigadores participan, como el hecho de poder titular un nivel de educación obligatoria o ingresar a estudiar en una universidad. Y esto es una opinión de quien escribe: si sacralizan las condiciones de la misma escuela que excluye (diciendo, entre otras cosas, que está mal educar en Unidades Básicas y centros barriales), es porque no están dispuestos a discutir los mecanismos de esa exclusión. Se podría sintetizar en una afirmación: “si no están listos para la escuela tradicional, pues que no vayan a la escuela”. En mi barrio eso se llama darwinismo social: la supervivencia social de los más aptos.

2- Por otro lado, cae en la contradicción de afirmar que está mal que un estado financie programas de finalización de estudios para los más pobres (cosa que logran tanto el FiNES como el PROGRESAR,  incluso esto lo sostienen con datos en la misma nota) pero están muy de acuerdo en que el mismo Estado aporte fondos para que los sectores medios y altos vayan a la Universidad. E incluso acuerdan, llamativamente, con que el Estado financie proyectos de investigación de la misma ONG.

En la misma línea, está mal que los “planes sociales” y empleados públicos vivan del Estado, pero es totalmente legítimo que investigadores de una ONG lo hagan. Incluso esto lo dice bien clarito


Imagino que los investigadores del Conicet se incluirán para esta Doctora en “población sobrante”.

3- Esta Doctora en Historia insiste en mezclar -muy tendenciosamente- toalla con mondongo. Van sólo algunos ejemplos, para no aburrir:


a) Critica FiNES tomando como referencia resultados de PISA, que no sólo no los evalúa, sino que refiere principalmente a la calidad de la escuela tradicional. O sea, criticamos la calidad de FiNES diciendo “vuelvan a la escuela en sus formatos tradicionales, esa que tiene baja calidad según PISA”. Una vez más, se enrieda en su propio argumento  (ay, los investigadores de la izquierda, que legitiman cuando les conviene las estrategias de los organismos internacionales!)


b) Piden que se fortalezca la secundaria de adultos, esa que reconocen no fue opción más que para  un porcentaje minoritario de la población, contra uno que demuestra responder a las necesidades de una mayoría. Y para sostener esto dicen que la función de la educación pública no es otorgar títulos, sino educar. En ese caso, ¿Por qué sería diferente una oferta formal a una informal, si no por la función de titular y acreditar oficialmente?

c) En el mismo sentido, afirman que otorgar un subsidio “degrada” la educación pública, porque educarse es una cuestión de “esfuerzos”. Me pregunto, ¿qué idea prejuiciosa de sujeto supone que el esfuerzo que harán los destinatarios de PROGRESAR no será el MISMO que realizan los estudiantes que asisten a la MISMA escuela y/o universidad? ¿En base a qué prejuicio supone que las universidades, escuelas o centros de formación colaborarán para que las trayectorias educativas de los destinatarios del subsidio sean más fáciles? ¿No era que confiábamos en el sistema de educación tradicional –que valora el esfuerzo, el trabajo y la currícula estructurada en muchas más horas de cursada obligatoria- y por eso queríamos que se cierren los FiNES? Es más, respecto de estas últimas preguntas, tenemos información empírica de nuestra investigación sobre AUH, que demuestra que los agentes del sistema educativo no son receptivos a los destinatarios de subsidios y programas sociales, sino más bien todo lo contrario.

Como verán, no hace falta ni siquiera defender dos programas que se defienden por sí mismos, como el FiNES y el PROGRESAR. 

Alcanza sólo con dejar que las críticas –por derecha y por izquierda- confluyan en los mismos argumentos falaces para decirles: sigan participando, que acá les garantizamos el derecho.

7 comentarios:

Carlos dijo...

Ya me quedó claro: Musgrave está buscando desesperadamente que lo nombren en la planta permanente de algún ministerio.

lo que no entiende es que el kirchnerismo tiene facha de vencimiento.

Cuando hagamos el balance de la gestión educativa de este gobierno nos vamos a querer matar, sentaron las bases para la retrogradación permanente y total de Argentina.

Yaya dijo...

Acuerdo con que la nota es una mierda, pero en algunas cosas tiene razón. Los cursos que se dan por fuera de instituciones oficiales (secundarias y universidades) son bastante malos: muy escasa formación de los docentes, lugares paupérrimos usados como aula, y unos programas que dan vergüenza (esto vale para el programa en gral). Si es cierto que en algunos barrios lo tratan de usar con criterio clientelístico, es cierto, pero los pibes no dan bola a eso. El Fines1 era mejor, lo hicieron mierda. No me parece que en el afán de generalizarlo hubiera necesidad de degradarlo. Dejeme decirle que no creo que el Progresar tenga mejor final, no lo puedo afirmar con toda ecrteza en este momento, pero la mitad de los pibes no van a cursar, van a cobrar 4 meses y dsps chau picho. es triste pero es así. No es culpa de los pibes pero debería haber un seguimiento de la ANSES, no se puede depender solo de la buena voluntad de los pibes para que estudien. Nunca se dependió de eso, en todo caso estaban los padres por un lado y un mercado (como anzuelo) que daba empleo por el otro, hoy no hay aliciente alguno.

Yaya dijo...

Tampoco coincido con el comentario anterior

ines dijo...

por fin un poco de razón y auténtica revolución, la revolución del pensamiento de los argumentos, no la de si defenendés, tal cosa sos tal otra o esto es malo caca y esto es buenito porque lo hizo una desinteresada ong...

AntiKK(Antikingkong) dijo...

PISA es un informe que hace una organización(?) de países donde pregonan el libre mercado... así que ese informe no tiene relevancia alguna....Chile y México están asociados a esa ong, y tienen mejor puntuación cuando sabemos que vienen a estudiar muchos Chilenos aqui...

AntiKK(Antikingkong) dijo...

detalle, para los fines tiene prioridad los maestros y profesores posta...que no quieren ir a esos barrios por x causas....

Gabriel Amaral Mayano dijo...

El gobierno de La Ciudad de Buenos Aires tiene el programa Adultos 2000 que es igual al fines, desde que lo creo Filmus cuando fue secretario de educación en la ciudad! Se llama Adultos 2000 por que fue creado en esos años 2000 época en la que todo estaba bárbaro, según clarín y compañía!