lunes, 26 de mayo de 2014

Es el Peronismo, Idiota (II)

Hoy vuelve a tirar magia, peronismo y bueno humor @lacarancha, lean y disfruten


Es difícil buscar razones al prejuicio. Y debe ser, justamente, porque es algo que se construye y se vuelve sentido común con el paso del tiempo, y que se legitima y autolegitima en el discurso masivo que no necesita argumentar nada. Un pre-juicio es  eso, un juicio previo a los hechos, algo que  puede fundamentarse con sólo afirmar que muchos lo piensan, que siempre fue así, que mi familia me educó de esa manera, que lo escuché en la tele… Y así es como se disfraza un prejuicio que es la base para sostener ideologías conservadoras, de derecha, retrógradas y generadoras de desigualdades.
Y, no importa de donde venga, el prejuicio siempre se disfraza “estado natural de las cosas” para defender injusticias.

Uno de los termómetros para medir eso es escuchar o ver los comentarios donde la “calle” suelta la lengua, donde no tienen filtro para escribir o decir lo que piensan: en mi barrio sigue siendo la cola del banco o del supermercado, pero también es posible observar este tipo de comentarios en redes sociales, a través de cadenas de mail, en comentarios en los foros de noticias, etc.

Y el problema, como dijéramos en un post anterior homónimo, sigue siendo el cambio de eje que el peronismo hizo irrumpir en la cultura a través de sus políticas.

No jode que le den plata a los pobres, siempre y cuando no sean ellos quienes decidan qué hacer con ella. Los pobres no pueden tomar la decisión de consumir algo (aunque sea una vez) que no les está destinado por la mala estrella de haber nacido en hogares sin dinero.

Ni siquiera cuando tienen dinero pueden decidir qué hacer con él. Por eso se discute toda política que otorgue asignaciones en efectivo: mejor que les den alimentos, y de esos que comen ellos, nada de lujos. Si les dan plata, se la van a gastar en drogas, o, en el mejor de los casos en zapatillas caras, equipos de música y toda otra cantidad de cosas que no necesitan, que les están negadas por origen.

El PROGRESAR reavivó los debates que había abierto la AUH, sobre la incapacidad (innata?) de los pobres para administrar bien los recursos, que por algo son pobres. Entonces se pone en duda que con 600 pesos hagan desastres, o que no los usen para fortalecer su estudio, sino para “derrochar” (explícame vos, laburante que llega justo a fin de mes, cómo hacés para “derrochar” 600 pesos, como si te alcanzara para el derroche).

Y sabés porqué van a gastar mal? Porque los destinatarios del PROGRESAR tienen un doble estigma que los estigmatiza al cuadrado: no sólo son pobres, además tienen el agravante de ser jóvenes. Y vos sabés que los jóvenes, si además son pobres (el orden del prejuicio no altera el producto), son vagos y atorrantes. Siempre están al borde del delito, siempre son objeto de temor, son más proclives ser protagonistas de la sección “inseguridad” que de la de “educación” en los diarios y noticieros.

Porque siempre fue así: los pibes pobres son vagos y atorrantes. Y por eso tienen dos mangos y se los gastan en zapatillas, o en una camiseta de futbol, como si tuvieran derecho, como si pudieran. Y las mamás jóvenes tienen dos mangos y en lugar de comprar unos fideos de mierda, que se sirven en flaneras porque son imposibles de despegar, compran de marcas caras. Y les compran postrecitos a los hijos de marca, de los caros, como si no fuera suficiente para ellas darles leche, o postres más baratos, qué máquina de derrochar, asi nunca van a tener nada.

Detalle que se olvida: hay sectores, los más beneficiados con estas políticas de asignación en efectivo, que nunca tuvieron nada, ni siquiera el derecho de soñar, porque para poder soñar, hay que poder creer que hay un futuro. Y para poder creer que hay un futuro, hay que poder planificar más allá de resolver qué carajo van a comer tus hijos al mediodía.

Cuando nunca pudiste planificar más allá de las 24hs en toda tu vida, está bien difícil que pienses en guardar, en dejar de hacer algo hoy para hacerlo la semana que viene, porque no sabés qué es la semana que viene, nunca lo supiste. Y entonces tenés unos pesos y te comprás eso que querés, eso que te da placer, alegría, presente y esperanza, porque ¿qué vas a esperar? ¿Qué hay más allá de hoy? Hoy, mañana, pasado, la semana que viene, siempre es sobrevivir, eso es lo que se hace todos los días. Hoy se festeja, se gasta, se compra eso postergado, deseado. La idea de futuro se construye, no es algo dado, natural. Se construye con la posibilidad de pensar en mañana, en que dentro de 20 días cobro esa platita.

Entonces, si queremos más justicia social, lo primero que hay que construir es la idea de futuro para TODOS, pero sobre todo para aquellos que nunca la tuvieron.

Porque ningún pibe nace vago y atorrante, sino que se hace sobreviviente cotidiano, se termina creyendo que no existe el derecho de soñar.

Y no hay nada más progresista y progresivo que una política de asignación en efectivo destinada a los más pobres. A corto, mediano y largo plazo. Y lo banco ideológicamente y con datos de investigación.

Vengan de a muchos.

11 comentarios:

Alejandro dijo...

Muy bien. Apliquemos lo mismo a todos lis subsidios. Saquemos la educación gratuita y demos subsidios en efectivo y que los padres decidan donde mandan a estudiar a los hijos. Si preocupa que se lo gasten en zapatillas entonces se los damos como vouchers para gastar solo en educación.

Negra Sudaka dijo...

Los subsidios son para garantizar a TODOS los derechos, sobre todo a quienes tienen restricciones económicas. La educación gratuita es un derecho, pero algunos necesitan más que sólo la posibilidad: necesitan las condiciones. Lo del voucher es de lo más retrógrado del control social del gasto para los pobres, igual que la canasta de alimentos. Banco siempre la asignación en efectivo que apunta a mejorar situaciones y garantizar derechos, como un paso más hacia la justicia social.

diego tirelli dijo...

Aguante la Agrupación Eva Peron, del intendente Ferraresi! Extraodinaria nota, Carancha

ayjblog dijo...

siempre decimos que en cualquier sistema hace falta premios y castigos, ya que, el hombre es bueno, pero, si se lo vigila es mejor.
aca no encontre nada de eso

Carlos dijo...

Ya repugna tanto populismo berreta: ¿no era que para recibir ayudas los jóvenes pobres tienen que justificar la concurrencia a un establecimiento educativo?
¿Por qué? que les suministren dinero y ellos seguramente harán lo que corresponda, por ejemplo, comprar libro e ir solitos a la escuela...

Lo cierto que los pobres cuando ven un mango lo revientan, buscan satisfacción inmediata... seguro que para los peronachos esa conducta será de alguna forma justificable, culpa del liberalismo y la sociedad consumista por ejemplo.

Si mis bisabuelos y abuelos hubieran pesando como peronistas yo seguramente estaría viviendo en la villa. Para pensar.

guille dijo...

Callate carlos sos una babosa.

ayjblog dijo...

carlitos, te elo y solo me dan ganas de darle la razon en todo a Mus

Carlos dijo...

Pobrecito AyJ... carece de cerebro como todo buen peronista.

Como quieras ¿querés justificar lo injustificable? ¿querés llevar la argumentación populista hasta el límite para provocar al más elemental sentido común?

Bárbaro, entréguenle dinero a los pobres.... y que los gasten como quieran ¿quieren zapatillas de primera marca? ¿quieren smartphones?

Frávega y Garbarino agradecidos.

En serio, aflojen con la mentira... los viejos inmigrantes europeos que construyeron la Argentina sabrían bien cómo responder a tanta estupidez peronista.

ayjblog dijo...

cierto, Rosenberg debe ser tu guia espiritual.
Como yo soy 1ra generacion argentina quizas sepa mas que vos de inmigracion, tu discurso es igual a los que pergeñaron la Ley de Residencia, te debo la anecdota non kosher de como ingreso desde España, o como lo trato Franco despues de la guerra civil, era catalan.(BTW España entra en tu definicion de Europa?)
Yendo al punto, y si en vez de rebuznar a lo Capusotto leyeras alguna vez sabrias que el problema es el sistema de premios y castigos, no esto, que es una anecdota dentro de muchas otras cosas

te doy un ejemplo que votaron los peronistas y no peronistas, si alguna vez viste la factura del celular sabrias que hay un % destinado al CENARD, de debo el resto, si es que sabes que es el CENARD

guido dijo...

Solo para agradecer públicamente al indispensable Carlos por hacer venir a mi paisano Jordi al lado de la justicia.

Lumpen Proletariat dijo...

Y el problema, .., sigue siendo el cambio de eje (????) que el peronismo hizo irrumpir en la cultura a través de sus políticas.

El asistencialismo NO es ningún "EJE". Perón no inventó el Bonapartismo, ni el Fascismo. Y sí, ¿qué duda cabe que el Fascismo se nutre de la desesperación!? Sólo que acá es el cuento de la buena pipa.. porque misseria NAO TEM FIM.