jueves, 17 de julio de 2008

Pensées trasnochados

- Tengo alguna disidencia con Ana C. Cleto quizás votó por convicción, pero sobre todo, vio que un ascensor bajaba y otros subían, y pegó el salto. (además, el renovado intento pejotista de Néstor le hizo ver que aunque el ascensor oficialista retomara el curso ascendente, a él, digamos, lo bajaban en el subsuelo). La emoción evidente en su tono de voz, su mano temblorosa, surgían del vértigo de la ambición de pronto alcanzable, no de un conflicto moral.

- Y no votó solo. Se volvió a juntar la UCR. Votaron todos en contra. La duda ahora es ¿qué hacer? ¿Se juntarán con el pejotismo para ser parte de una nueva coalición "catch-all"? ¿Se jugarán solos con Cleto como candidato? ¿Armarán una nueva alianza con Lilita y Macri? Mi pronóstico: se la juegan solos. Si Cleto mide, ganan. Si no mide, mantienen su cuotita, y negociarán migajas con el neoduhaldismo.

- Un grande Picchetto. El mejor discurso, lejos. Dio argumentos técnicos para defender la 125, y luego dio argumentos políticos de por qué no había que romper filas. Me cuesta imaginar una mejor defensa de una política indefendible.

- tiene razón manolo: el gran perdedor es la Coalición Cívica. Se queda sin argumentos, y la oposición pasa a ser el duhaldismo (de la sota, reutemann, solá o macri) y la UCR.

- Como dijimos acá, De Angeli supo jugar. Contribuyó a un clima político de "accountability" que le generó costos a votar en favor del gobierno. (remarco: no convenció a nadie, cambió incentivos).

- Se consolida en nuestro país el consenso de occidente: democracia y capitalismo. Estamos, entonces, condenados al éxito. Sugerencia: comprá hoy activos argentinos. La visión de corto es que sigue el quilombo, pero la tendencia de largo es muy buena.

29 comentarios:

Primo Louis dijo...

El último párrafo de abanderado del capitalismo no lo entiendo, Lindahl. Pongale lo de la democracia, pero que capitalismo estaba en juego para usted? ¿y que forma de entenderlo?
Cuando usted dice esas cosas suena como si el capitalismo fuera un valor a defender... el capitalismo no es un valor y se defiende solito solito, eh?

Anónimo dijo...

" Un grande Picchetto. El mejor discurso, lejos. Dio argumentos técnicos para defender la 125"

Me parece que solo un/a ignorante puede afirmar semejante cosa. O te entendí mal o estas de acuerdo con frases como de q Argentina es el único país donde se ganan dos rentas, una del dueño de la tierra y otra el productor...Ay ay ay, que poco o mal piensan los intelectuales de este país

El del 0.33% dijo...

No coincido para nada con la siguiente frase:

La emoción evidente en su tono de voz, su mano temblorosa, surgían del vértigo de la ambición de pronto alcanzable, no de un conflicto moral.

La dialéctica y el tono de voz eran de un hombre conciente de que en sus hombros tenia la responsabilidad de un país. Eran las palabras de un hombre que pensaba más en sus principios que en el beneficio o el poder político.

En esta no te acompaño, Lindahl. Estoy en total desacuerdo con lo que dijiste.

Sopa dijo...

" Un grande Picchetto. El mejor discurso, lejos. Dio argumentos técnicos para defender la 125"

Por favor, o estaba muy cansado anoche o escuchamos otro discurso.
Patético Pichetto.
Y él sí dió un discurso tembloroso, dubitativo, repetitivo y nervioso.

Charrua dijo...

¿Picchetto dio un gran discurso? ¿Dónde, cuándo? Porque ayer en el Congreso seguro que no fue: con tonterías tales como decir que sólo en la Argentina se arriendan los campos no se hace un gran discurso. Y las apelaciones a la disciplina partidaria quedan mejor en privado o en un acto que en un debate (de hecho el "apriete" delataba más miedo que otra cosa). Y no coincido con la opinión sobre Cobos.

Lindahl dijo...

primo, capitalismo es derechos de propiedad y contratos. entonces, si, estaba en juego, porque estaba en juego la apropiabilidad del retorno a la inversión.

anónimo, desde ya que estaba lleno de falacias como la que ud menciona, y si es lector del blog, sabrá que me opongo a la 125. pero políticamente, fue un discurso muy bueno. (claro, podemos disentir).

0,33, los economistas somos muy malos psicólogos, con lo cual me puedo equivocar. ahora, me acompaña en long argentina?

sopa, bienvenido el disenso. qué linda es la democracia, no?

Lindahl dijo...

charrua, justamente lo que me gustó de picchetto es que explicitó el tema de la disciplina y la lealtad. son elementos reales y claves en política, y está bien que la ciudadanía lo aprenda.

Musgrave dijo...

Lindhal, cual sería el significado de "elementos reales y claves en política"?
Porque la ciudadanía no acepta la disciplina partidaria y la lealtad

Sopa dijo...

Pero tambien pasó una facturita por bajarse de la candidatura a gobernador...

el_bost dijo...

Mas facil que analizar las expresiones es recordar que Cobos pidio un cuarto intermedio para no tener que definir el. Incompatible con el objetivo de sacar redito propio, no?

Ana C. dijo...

Bueno, Lindahl, usted lo vio por la tele y yo lo leí en los diarios. Igual, la Argentina mejora con esto.

De todas formas, me parece legítimo que los políticos actúen para obtener rédito político. Lo que no me gusta es que lo hagan para obtener rédito económico.

¿Qué le parece la UCS de Rollo como oposición?

balvanera dijo...

La alianza UCR-duhaldismo en situación de crisis ya se dio. Es la que le permitió subir a Duhalde. ¿La historia se repite como comedia o farsa?

Lindahl dijo...

balvanera, si obviamos el detallito de dar un empujoncito para que caiga de la rua, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que duhalde 2001-2003 fue el pellegrini de nuestro tiempo...

ana, la UCS de rollo me gusta, pero no llega ni a la esquina por ahora.

bost, puede ser. o puede ser que lo hizo sabiendo que se lo iban a negar, para quedar como moderado.

para todos: no lo conozco a cobos y era muy tarde, asi que todo puede ser. incluyendo que su conciencia y su interés político tuvieron una feliz coincidencia.

musgrave, digo que sin disciplina partidaria y lealtad es muy difícil, casi imposible diría, tener gobernabilidad. coincido que la ciudadanía lo rechaza, y por eso creo que picchetto dio una clase gratis de instrucción cívica.

larryqueva dijo...

Long Argentina?

Me parece un poco optimista de tu parte. Primero hay muchos temas que arreglar, incluso descontando la inflacion que quizas ceda algo con el enfriamiento evidente de la economia.

Que va a pasar con los subsidios a la energia que se llevan un porcentaje alto de los ingresos? y con los subsidios al campo si eventualmente se llega a un acuerdo?

yo estaria mas en wait and see; me voy y vuelvo mas tarde, esta hablando CFK (escucho el tele del vecino por ahora y esta hablando de los intereses de los que menos tienen...a matar o morir como desea Nestor?)

El del 0.33% dijo...

Long Argentina, Lindahl.
Me gusta el debate. Me gusta que a veces las instituciones funcionen. Vuelvo a creer en mi país.

Estamos en el buen camino.

Gustavo Arballo dijo...

Estoy en un todo -todo- de acuerdo con vos, este es el post que hubiera querido escribir.

Democrata dijo...

Lindhal, tus comentarios me hacen pensar que en cuanto se te presente la opotunidad serias la nueva Micelli.

Las practicas politicas de este pais son indefendibles, en democracia los legisladores tienen q levantar la mano de acuerdo a lo que piensan sus representados, no lo que le dice su jefe del partido politico. Sino no es democracia sino una dictadura donde al dictador lo elegimos por el voto.

La verdad que no se si volver a entrar al blog, pense que era gente q pensaba, pero si justificas la falta total de moral de esta persona Picchetto, que tendria que lavarse la boca antes de nombrar al Hijo del Hombre para presionar en una votacion, aduciendo que asi es la politica, me quitas las esperanzas ya q gente como vos podria ser el futuro de este pais.

Porque vivimos en un pais donde la mitad de la gente piensa que la politica tiene que construirse como Lindhal piensa: SHORT ARGENTINA, LONG BRASIL.

SHORT MUSGRAVE, LONG LA CIENCIA!

Lindahl dijo...

demócrata, la ciencia formula hipótesis y las contrasta con datos. el dato es que hoy, en la Argentina y en todos los países del mundo que conozco, la disciplina partidaria es un hecho que se da en mayor o menor medida.

a mi me gustaría vivir en un mundo donde todos los hombres y mujeres son buenos, y actuan en cada momento basándose en sus convicciones morales, guiados por el conocimiento. pero me parece que no es el caso.

entonces, prefiero tratar de entender lo que pasa, por qué pasa, y prefiero que la mayor cantidad posible de votantes también lo sepa. solo así se podrá cambiar. si no entendemos la raíz y la naturaleza de los problemas, sólo llegaremos a soluciones a través del azar.

Musgrave dijo...

Lindhal, una consulta para usted que sabe del tema. La lealtad y la disciplina partidaria no serían parte de lo que Douglas North llamaría "instituciones"?.

Ana C. dijo...

Oigan, ¿no existe en algún lado una transcripción o un video o algo donde se pueda ver el discurso del Picchetto ése tan famoso que no entiendo absolutamente nada de lo que están discutiendo?

Ana C. dijo...

Musgrave, los partidos políticos son como grupos de presión pero más grandes. La lógica de la acción colectiva también vale para ellos, con todos sus problemas de free-riding, incentivos y dead-weight losses.

Musgrave dijo...

Ana, se lo pregunto a usted entonces. La disciplina partidaria no sería un mecanismo que incrementa la eficiencia del sistema al reducir los costos de transacción?

Lindahl dijo...

musgrave, yo iría un paso atrás. los partidos políticos son a la política lo que las empresas coaseianas al mercado. como ud dice, reducen costos de transacción.

en mi opinión en este caso se dio a) la fractura de una coalición débil, cuyo único sustento era la caja, y b) el voto en contra de una medida sumamente impopular, lo cual muestra que los partidos reducen los costos de transacción, pero que lo que pueden consensuar no abarca todo el espacio, sino un subconjunto.

Ana C. dijo...

Estoy leyendo la transcripción del discurso de Pichetto. Para mí, en la primera parte, cuando habla de las retenciones como recursos del gobierno central y hace historia, va muy bien. Después hace una lectura equivocada de la situación, eso de que el rechazo de la resolución iba a ser un golpe para el gobierno. Mi postura es que el gobierno ganaba si 'perdía'. Lo de justificar las retenciones para hacer hospitales tampoco me gustó. La parte de la "doble renta" no tiene ni pies ni cabeza y además en todos lados pasa lo mismo cuando los campos se arriendan, no solo en Argentina, gana el dueño y gana el que produce.

Ahora, con respecto a la disciplina y lealtad partidaria, tiene razón en lo que dice, pero nomás hasta cierto punto. Normalmente, para que haya disciplina partidaria, el partido tiene que estar de acuerdo desde antes sobre lo que está votando. Es cierto que la vice española no votaría en contra de Zapatero. Pero dudo que Zapatero presente un proyecto con el que la mayoría de sus diputados no estuviera de acuerdo.

En fin, este era un caso muy controvertido en que no había el consenso que se necesitaba ni entre los distintos partidos políticos, pero aparentemente, tampoco dentro del partido gobernante. La votación salió como salió y yo me alegro. Era un proyecto demasiado "sucio" para convertirse en ley.

Lindahl dijo...

ana, touché. tiene razón. no había pensado en eso. retiro lo dicho entonces respecto de lo bien que defendió la lealtad.

Primo Louis dijo...

Ana es absolutamente errado su concepto de disciplina partidaria que usted plantea. Lo que usted piensa es un "consenso" partidario, pero la palabra "disciplina" justamente apunta a votar lo que señala el partido, incluso a pesar de las diferencias personales que uno tenga.
Lo que usted crítica en todo caso es la oportunidad del recurso a la disciplina partidaria, teniendo tantos frentes abiertos o sobre un proyecto que (independientemente del consenso o no) movilizó fuertemente a parte del país.

Ana C. dijo...

Primo, se imagina que a alguien que en el espectro político-económico se ubica cerca del Dalai Lama, la disciplina partidaria no le gusta para nada como concepto. Es difícil ser leal si nos obligan.

Primo Louis dijo...

Seguro Ana, esa es, entre otras, una de las razones por las cuales usted no podría ser diputada y probablemente no sobreviviría (al igual que yo) ni un sólo dia en ese medio.

La disciplina partidaria es uno de los componentes "poco simpáticos" de la política, pero es necesario para "el correcto funcionamiento de las instituciones "(hace un tiempo se había posteado por ahi sobre este fenómeno en las europas y es igualito que acá o más duro).

Pero que a usted no le guste el concepto no quiere decir que no exista...

Saludos!

Luaro dijo...

Para hablar de disciplina partidaria habría que analizar si el PJ es un partido político (o al menos uno normal como se entiende en Europa). No creo que lo sea, veo al PJ como un sello que engloba a un montón de partidos provinciales o municipales o aún lineas internas que comparten el nombre, una superestructura mas que debil, y que salen a elecciones bajo el mismo nombre (a veces) por conveniencia y tal vez costumbre. Por ejemplo el PJ salteño llevó como candidata a presidente a Cristina con evidente disgusto por no tener mas remedio, aún peleando la gobernación con los K del FPV, la que perdieron. Los senadores del PJ salteño, ideológicamente alineados con Macri (incluso hay gente de Romero en el gobierno de Macri)votaron lo que se esperaba que votasen. Y es especialmente en senadores donde las lealtades tienen mas que ver con la estructura provincial que en diputados, por lo que no fue raro que ganasen en una cámara y perdiesen en la otra. En síntesis, en lo que respecta al poder nacional el PJ está funcionando como partido único (sello único) sello que elije el presidente en su elección interna (u otro medio, convención, etc) pero con diversas facciones que en las cámaras se guían de acuerdo a propias conveniencias como si de partidos distintos se trataran.
Distinto el caso de Cobos que al haber sido compañero de fórmula de Cristina se lo puede considerar sin más como un traidor, mas allá que la traición resulte conveniente para el ejecutivo.