miércoles, 24 de septiembre de 2008

El sueño del mundo

Las elecciones en los Estados Unidos son unas de las mayores injusticias del mundo. No sólo es que vote demasiada poca gente, sino que además ¿cómo puede ser que las elecciones en las que se elige al presidente del país que domina la política internacional la tengan que decidir solamente menos de la mitad de los norteamericanos? Y encima los norteamericanos, que son los más provincianos del planeta.

Por suerte, al Economist se le ocurrió probar con lo que tendría que ser realidad: ver cómo resultarían las elecciones norteamericanas si todo el mundo pudiera votar en ellas, así que por un rato, nos damos todos el gusto y elegimos al presidente más poderoso del mundo.

Llaman bastante la atención los resultados en algunos países, sin embargo. Pero se confirma la creencia: si los europeos votaran, los Estados Unidos llevarían décadas sin presidentes republicanos.

Voten, voten y después me cuentan.

10 comentarios:

Unidad de la Izquierda dijo...

me sorprenden los resultados de sudamerica, comparados con los de: Japon,Australia, Europam Canada y Mexico. La explicación típica es la de menor inserción de internet en sudamérica, pero eso no explica todo. Llaman la atención los valores parejos en todo el llamado "Cono Sur".

La polarización política explica los valores en Venezuela y Colombia.

Pero el el Cono Sur hay una polarización editorial: es más probable que un progresista australiano o japonés lea The Economist a que lo haga un progresista Chileno o Uruguayo.

El caso de México tiene que ver más con su dependencia de lo que pase con la economía estadounidense.

Ana C. dijo...

Sorprende lo de América Latina ¿no? casi nos parecemos a Polonia.

horacioac dijo...

Creo que obligar a votar no es una solución.
Mejor sería que entre todos despierten mayor interés por la cosa pública.
Una forma de hacerlo es introducir elementos de Democracia Directa mientras se mejora la representativa. ¿Cómo?

Primo Louis dijo...

Creo que unidad de izquierda tiene razón: en América Latina la gran mayoría de los que leen The Economist no votarían a democratas ni en Estados Unidos ni en sus propios paises...

Rodrigo dijo...

Entiendo el argumento de Ana pero no lo comparto.

Si hoy China fuera la primera potencia, a las autoridades políticas más influyentes del mundo no las votaría nadie.

Si hubiera democracia mundial, el destino del planeta se decidiría en India y en China.

A todos los que se rasgan las vestiduras, con razón, por las torpezas y corruptelas de Bush hijo les pregunto, y si el presidente de la primera potencia mundial fuera un tipo como Kirchner, estaríamos mejor? Estaría el mundo más cerca de alcanzar la paz universal?

El mundo no es justo y hacerlo más justo no es tan fácil como parece a simple vista.

Anónimo dijo...

"Si hoy China fuera la primera potencia, a las autoridades políticas más influyentes del mundo no las votaría nadie."

Excelente comentario de Rodrigo, Gracias a Dios q el imperio es USA y no China. Aunque no les guste a algunos en USA se defiende mucho más la libertad en todas sus expresiones que en gran parte del globo. Por algo son lo que son y lo que seguirán siendo mientras mantengan esos ppios.

Anónimo dijo...

Con la experiencia de 50 primaveras me alegro que los presidentes de USA los elijan los americanos. Es mas me preocupa que va a ocurrir cuando las minoias sean mayorias.

Ana C. dijo...

Bueno, lo de la China es cierto. Para participar en la elección mundial del presidente yanqui, el requisito debería ser tener la ciudadanía de un país con un buen puntaje en el índice de democracia del Economist ;-)

Por ejemplo, podrían quedar excluídos todos los países con regímenes autoritarios, entre los que está China, claro, pero se aceptarían los regímenes híbridos y las democracias imperfectas.

Medio injusto para los pobres chinos, sin embargo, que además de no poder votar en su propio país, ni siquiera podrían participar en la elección mundial.

Primo Louis dijo...

Bueno y así se vuelve a demostrar la correlación latinoamericana entre creencia en el liberalismo y autoritarismo, cuando empezamos a ver quién debería tener derecho a voto y quién no...

Tristes Trópicos estos que nos tocan vivir.

Unidad de la Izquierda dijo...

no es tan loco lo que propone el post, los ciudadanos italianos votamos respresentantes para el paralamento peninsular.

A los fanáticos del Estado de Bienestar, me gustaría que leyeran mi comentario en el último post de Elemaco.