sábado, 9 de febrero de 2008

Cantidad vs. Calidad, el eterno falso trade-off de la educación.

Hace unos meses Ana C. nos alertaba sobre los datos negativos de las evaluaciones PISA.
Hoy leemos esto en Clarín. Argentina lidera el ranking de estudiantes secundarios que pasan a la universidad.
Como siempre, si miramos el vaso medio vacío, el tema de la calidad es una urgencia a resolver, pero al mismo tiempo ésta es otra razón que explica porque todavía los números argentinos de distribución del ingreso superan a los de la mayoría de los hermanos latinoamericanos.

Sin embargo, es claro que el dilema o trade-off es falso. Debemos apuntar a ambos objetivos, cantidad y calidad de argentinos universitarios, pero sin abandonar el impulso a las escuelas técnicas con salida laboral a través de vínculos fuertes con las industrias.

11 comentarios:

Ulises dijo...

Dos cosas me preocupan. 1° la presión: "A pesar de que los chicos no manifiestan conscientemente la presión de sus padres, la mitad de los indecisos esconde que elegiría una carrera para darles el gusto a sus padres y no por propia decisión", tarde o temprano, dejan la carrera o se reciben y se dedican a otra cosa. "2° que después de los primeros años de la universidad, abandonan.
Saludos.

Anónimo dijo...

Asi que el Trade-Off es falso..?

En el infierno vas a estar condenado a hacer el CBC en la UBA por toda la eternidad.(chiste)

Anónimo dijo...

Que opinan los Mosquitos del Trade Off?

Ana C. dijo...

El típico artículo desinformante de Clarín.

A mí me parece, Musgrave, que primero habría que intentar que entre un 70% y un 80% de la población terminara la secundaria, y que la terminara sabiendo algo. Lo de la Universidad vendrá solo.

Más que escribir artículos sobre los que van a la Universidad, habría que escribir sobre los que ni siquiera terminan la primaria.

Musgrave dijo...

Ana C, usted tiene razón. Eso me pasa por mi compulsión a postear.

Lindahl dijo...

musgrave, está diciendo que en el blog si hay un trade-off entre cantidad y calidad? ;P

Musgrave dijo...

Eso parece, Lindahl, eso parece.

Pedro Martín dijo...

Lo chicos que terminan la secundaria saben una sola cosa, que no saben nada y por eso tienen que ir a la Universidad. Lo más triste de esta realidad, es que ahora, todo cajero de banco es un contador o economista. Todo meritorio de tribunales es o estudiante de derecho o abogado recién recibido. Es decir se bastardea el oficio y el titulo. Los únicos que pueden ejercer el oficio sin título son los periodistas (muejeje) y se nota!!

PD: Bonelli se recibió de algo? No puede hablar!! Una capacitación en oratoria!!

Rodrigo dijo...

Me parece que sí hay un trade-off.

Los recursos siempre son escasos y lo que se asigna a un área se le quita a otra.

Si ponemos el énfasis, simultáneamente (Corona dixit) en calidad y cantidad, entonces habrá que reasignar numerosos recursos de otras áreas de la administración pública, lo cual suena muy lindo, pero en la práctica, difícilmente suceda.

Tomando lo que dicen Ana y Pedro Martin, a medida que baja la calidad de la educación, la universidad empieza a cumplir el rol que antes cumpliera la secundaria. El asunto es, esencialmente, si esto es eficiente.

Ella dijo...

Creo que es errado intentar que TODOS ESTUDIEN EN LA UNIVERSIDAD. Habrá quienes quieran, habrá quienes no.
Lo importante es que de todos los niveles educativos egresen personas idóneas en lo que estudiaron.

Además, la desprofesionalización del título es una cuestión de oferta y dda. ¿Por qué no los contratan? Porque las empresas buscan técnicos, salen de las escuelas técnicas, que dejaron de existir...

La universidad no es la panacea, la eficiencia se logra con diversidad y libertad de elección.

Robinson dijo...

Me cuesta creer que no existe un trade off en este rubro...

La sociedad argentina se debe un debate serio sobre la educación universitaria, y el rol de los profesionales egresados de universidades públicas.

Personalmente, creo que la universidad pública supo ganarse cierto prestigio, pero que desde siempre fue un bastión de las clases más acomodadas (media/alta). De manera que existe una especie de subsidio cruzado, y es uno de los gastos más regresivos (al menos de manera directa, sin contar los servicios que ese profesional puede prestarle a la sociedad, etc.)

Ultimamente, tomo notoriedad el hecho de la calidad de la educación. Pero es un problema que viene de aguas arriba: escuela primaria, secundaria, y en última instancia, el background hogareño, el rol de las familias, etc.

Interesante post.

Saludos.