miércoles, 27 de agosto de 2008

Cristina, ¿y si empezamos a redistribuir en serio?

Me entero acá que el coeficiente de Gini pre-intervención estatal en la Argentina es de 0,5 y que post-intervención estatal (tomando los impuestos y las transferencias monetarias) es de 0,48. En Europa en cambio el Gini pasa de 0,46 a 0,31 luego de la intervención estatal.

Arriesgo hipótesis:

- en Europa se recauda más como porcentaje del PBI, ergo hay más para repartir.
- cobran más impuestos a las ganancias personales y menos IVA. ergo el sistema tributario es más progresivo.
- un porcentaje mayor del gasto es transferencias, y éstas llegan más a los más pobres.
- mayor calidad de bienes públicos, en particular salud y educación, que aumentan la movilidad social.

¿Qué hacer? Y, va a llevar tiempo, porque como ya hemos explicado, en una economía con alto porcentaje de informalidad e ingresos más bajos no se puede pasar de un día para el otro a cobrar mucho impuesto a las ganancias.

Pero podríamos empezar HOY con

- gravar rentas financieras
- dejar de subsidiar el consumo energético de los ricos y subsidiar el de los pobres
- reducir las desigualdades en el gasto en salud y educación
- sentar las bases de la revolución fiscal.

18 comentarios:

Ana C. dijo...

Oiga, Lindahl ¿A usted le hacía falta enterarse en El Economista de eso? Le voy a aconsejar un buen blog, que suele venir con primicias ;-)

Realmente bueno el artículo de ese tal Braun.

Lindahl dijo...

uh, me había olvidado de ese post!

El del 0.33% dijo...

Por lo menos pasa el tiempo y no se contradicen!!!! Algo positivo hay, Ana C.!

Ana C. dijo...

Y, sí... De a poco no sé si somos convencidos o fanáticos!

Igual, el artículo de El Economista es tan bueno que es mejor así. Si no, yo me lo hubiera perdido.

Horacio H.C. dijo...

Lindahl, Ana
-No se acomplejen mucho por su error, pues el mismo es compartido también por la mayoría de los economistas y presidentes.
-El factor que más influye en el Gini es el desarrollo de las naciones. Por supuesto el índice baja con el desarrollo. La correlación es bastante estrecha.
-Soy fanático de mejorar la distribución, por eso he estudiado el tema: Es el mercado (como factor fundamental) el que determina el índice de Gini y NO las leyes impositivas.
-Es muy simple: si el Estado saca a los productores para transferir a los asalariados, Aquellos aumentan los precios. Y si los joden mucho dejan de producir y se hacen asalariados.
-Como mis afirmaciones en este blog no son casi contestadas es probable que ignoren mi postura. Si hubiera interés podemos seguirla. Me interesaría muchísimo un debate, por ser este un error que origina inconvenientes a tal punto de ser un impedimento importante al desarrollo nacional.

Ana C. dijo...

Pero no, Horacio! No hay ningún error, el Gini antes de impuestos es más o menos igual en todos lados, desde Dinamarca hasta Argentina, lo que lo corrige es la estructura de impuestos y beneficios sociales. El Gini mejora después de cobrar impuestos y repartir la torta con beneficios.

Vea la tablita que sale en el post que linkeé arriba.

Saludos, si a veces no le contestamos es porque no tenemos mucho para discutirle.

Anónimo dijo...

Cual es un índice Gini ideal para ustedes??

Horacio H.C. dijo...

Ana:
Dinamarca tiene una buena distribución por su desarrollo económico y cultural, y no por la estructura impositiva. Los países africanos tinen un Gini de 0,8 porque están muy atrasados. Argentina está en una situación media en ambos sentidos. Si suprimimos ganancias y recaudamos todo por IVA, no va a cambiar el Gini (salvo en el corto plazo de reacomodación). Lo mismo pasa si suprimimos todos los impuestos y recaudamos lo mismo poníendo un impuesto a la facturación de las empresas. El gini depende muchísimo más del desarrollo que de la estructura impositiva.

Anónimo anterior:
Modestamente creo que el gini es un resultado del funcionamiento de la economía y NO una variable que un gobierno pueda controlar en forma independioente. El mejor gini es aquel que tiene una población conforme, una economía en la cual cada uno se ubica en lo que le gusta y para lo cual se siente apto. Algunos serán productores a gusto, y otros serán empleados gustosos también. Y PARA LOGRARLO SE PUEDE HACER MUCHO MÁS DE LO QUE SE HACE.

Aparte creo que una política importante, que a la larga mejorará el Gini es QUE HAYA UNA MUY BUENA DISTRIBUCIÓN DE LA EDUCACIÓN Y LA CULTURA. Y eso si es controlable.

Ana C. dijo...

Usted crea lo que quiera, Horacio, pero Dinamarca tiene el Gini que tiene porque tiene una presión impositiva de 50% del PIB y con lo que recauda de impuestos financia:

– un sistema de salud universal y casi gratuito (las obras sociales no existen).

– un sistema de educación también gratuito (hay escuelas privadas pero las financia 100% el Estado y todas las universidades son públicas).

– un seguro de desempleo financiado en un 80% por el Estado.

– un servicio público de empleo que es modelo para Europa.

– un "sueldo" para los estudiantes a partir de los 18 años que se triplica para los estudiantes de doctorado.

– un sistema de guarderías infantiles que cubre el 80% de los infantes desde 1 hasta 3 años y el 100% de los que tienen entre 3 y 6, donde el Estado cubre el 70% de lo que cuesta y que es gratis para los pobres.

– un año de licencia por maternidad pago.

– una asignación universal por hijo que se le paga a las madres, sea cual sea su ingreso.

– un sistema de pensiones universal.

– subsidios a los alquileres para los pobres, los jubilados y los estudiantes y

– un ingreso garantizado a los que no tienen trabajo ni derecho al seguro de desempleo.

Eso es lo que mejora la distribución del ingreso, no que sean más desarrollados. De paso todo eso contribuye a que sigan siendo desarrollados y ricos. Desarrollados también son los EE.UU., si es por eso, y sin embargo, la distribución del ingreso no es la misma.

Anónimo dijo...

Si pueden cobrar el 50% del PBI es porque son más desarrollados.

Horacio H.C. dijo...

Coincido con el anterior anónimo! Pero también es muy importante la excelencia del uso de los recursos del Estado en Dinamarca. El poder usarlos de esa forma significa ni más ni menos que han podido distribuir la cultura concomitantemente. Creo, como vos Ana, que el dinero que recauda el Estado puede distribuirse de tal forma de solucionar eficientemente muchos problemas y me parece muy bien que lo puedan hacer. Allí el productor está conforme con la porción de la torta que recibe. Gana más, pero no tanto más que los asalariados, y está conforme. No existe un Estado y una sociedad que los atosiga, (por no decir que los jode y jode). Y justamente eso viene como anillo al dedo para mostrar que allí se ha conseguido una excelente distribución de la cultura, una sociedad donde la gente se acepta mucho más que acá, donde los que tienen más dinero se lo han ganado de buena ley y eso es aceptado por los asalariados, que también viven bien y tranquilos. Está todo bien. ¿Cuál es el camino para Argentina entonces?
1-Administrar mejor los recursos del Estado (mucho mejor)
2-Dar mucha más preponderancia a la educación y cultura para todos.
3-Fomentar una cultura de aproximación entre las clases sociales y bajar las diferencias.
4-disminuir mucho el abuso del poder de muchos políticos.
5-Dejar hacer dinero al que sabe producir bien y fuera del Capitalismo prebendario.
6-Propiciar una política de acercamiento de todos los sectores.
7-Focalizar los enemigos en aquellos que quieren vivir sin trabajar, sin hacer otra cosa que charlar. ... Y muchas otras cosas.
Y dejarse de “argumentar” con eso de que hay que distribuir a toda costa, metiendo mano a cualquier recurso, y de paso, capitalizar esos pesos en caudal electoral.
Los daneses llegaron a eso mediante muchos años de valorización del trabajo y del pleno empleo, y no mediante impuestos forzados. Estos solo se pueden ir aumentando de apoco a medida que se van viendo los resultados en la sociedad.

Ana C. dijo...

Si se considera ser desarrollado como ser capaz de ponerse de acuerdo para resolver en común problemas comunes, sí.

Y sino estoy de acuerdo en casi todo, Horacio, aunque hay que decir que existen algunos daneses que consideran excesiva la presión impositiva, también.

Horacio H.C. dijo...

Me satisface Ana haber podido argumentar con cierto detalle en este blog. Debo confesar que aprendo bastante leyendo lo de ustedes, incluyendo a Lindahl y también a los otros participantes. Se me ocurre destacar que en nuestra comparación Dinamarca-Argentina no hizo falta para nada analizar la Estructura del sistema impositivo. Gracias.

Ana C. dijo...

Pero también hace falta, Horacio, no se haga ilusiones.

La mitad de la recaudación danesa, 25% del PBI, son impuestos progresivos a los ingresos personales. En Argentina eso no llega al 2%.

La distribución del ingreso se hace a través de los impuestos y los beneficios y no hace falta inventar cosas raras.

Primo Louis dijo...

Horacio,
Puede ejemplificar "una politica de acercamiento de todos los sectores" que no empiece por una mejora en el ingreso de los sectores asalariados y vulnerables? Mejorar la distribución del PBI entre capital y trabajo es básico para eso.

y esta frase: "Focalizar los enemigos en aquellos que quieren vivir sin trabajar" da cuenta de su prejuicio de clase. Ni más ni menos. ¿donde se fue su "politica de acercamiento"? ¿cuál es su parte en ese acercamiento, que es lo que usted deja de lado si ni siquiera puede dejar su prejuicio?

Horacio H.C. dijo...

Si primo.
Creo que el proceso de mejorar la distribución de los asalariados que a la vez significa una disminución del ingreso de los productores, es algo que en la historia, se ha dado lentamente. Esa mejora que ambos deseamos, creo que es de resultado varios factores: desarrollo educacional, cultural y económico, conducción armónica que significa que el gobierno no pone trabas al trabajo ni a la producción, colaboración entre ambos sectores en ambas direcciones, buena ciencia y tecnología, y otros. La mejora debe ser simultánea y gradual. Creo yo al menos, que todo intento por forzarla de parte de unos u otros es contraproducente. Para lograrlo es necesario que el estada emplee mucho mejor los recursos dando instrucción y educación en especial a esos sectores vulnerables. La mejora de la distribución es una consecuencia de todas esas políticas (le pido relea mis comentarios anteriores).
No creo tener prejuicios y menos de clase. Creo que para afirmar eso es indispensable conocer mucho a una persona. No viene al caso contarle mi historia, pero si se diera no tendría problemas en un grupito reducido y personalmente. No estaría mal una reunión, así nos conoceríamos mejor. Vivo en Villa Crespo. El resto sinceramente no lo entiendo. Creo que su impresión se debe a mi mala redacción. Por eso le pido por favor que lea nuevamente lo mío siendo más benévolo. Creo que tenemos ideales parecidos pero diferentes formas de aproximarnos a ellos.

Primo Louis dijo...

Horacio,
Perdón por el tono, pero hablar de "enemigos" despues de hablar de politicas de acercamiento me suena muy contradictorio.

Por el otro lado asumir que el grupo de "aquellos que quieren vivir sin trabajar" (reconozco que asumi se refiere a gente de sectores vulnerables y no a quienes viven de rentas, que tampoco trabajan) es lo suficientemente grande como para que se instituya en "el enenmigo" de las politicas de Estado me parece que si, es un prejuicio. Porque además tampoco ahonda en las razones por las cuales alguien puede pensar que se puede vivir bien sin trabajar. Esas razones si son parte de ese proceso que es mucho más lento que el otro (que, fijese que notable, para este lado se dio en sólo cuatro años de fuerte represión).

Sólo señalar esto: ese no es un proceso que "se de naturalmente" ni mucho menos por via del crecimiento y derrame, es necesario un estado activo e inteligente, pero también reconocer que hay gente en argentina que hace negocios con una tasa de rentabilidad muy por encima de lo que ganaría en otro pais con un Estado cumpliendo su deber. Ese Estado fuerte poniendo las cosas en su lugar hoy no podria tener lugar en Argentina por el peso de las corporaciones y no de "los vagos".
Saludos!

Horacio H.C. dijo...

Primo, no hay problemas. Y es que fui poco claro en decir que nuestros enemigos son los que quieren vivir sin trabajar. Quise decir que si es que tenemos enemigos, ellos NO son los de una clase a la que NO pertenecemos, sino aquellos que 1) roban con guante blanco (o sin), 2)que estafan, 3)que hacen negocios sucios (droga y otros), 4)que trafican influencias, 5)que simulan hacer cosas en la política u otras actividades y no hacen un carajo, solo molestar, y muchos otros vividores que se amparan en los intersticios de las leyes. Nuestra legislación también está mal estructurada en algunos aspectos, y permite que existan muchos privilegiados por las leyes. HAY QUE MEJORAR LAS LEYES. El que no consigue laburo, NO es un vivillo, por supuesto. Yo Estado, lo ayudaría a conseguir.

Tal vez decimos cosas parecidas: También hay muchos encumbrados que cumplen todas las leyes y son elementos improductivos, etc, etc. Es un tema complejo discutir y decidir como debieran ser las leyes para no tener tanta burocracia inútil y poderosa, pero hay que encararlo.

Ahora, yo sé de gente, algunos con poco capital y otros con bastante, con buenos o muy buenos ingresos, a mi modo de ver MERECIDOS. Merecidos porque se rompen laburando bien, arriesgando a tomar empleados, metiéndose en mil complicaciones, y tratando de ofrecer buenos productos o servicios. No engañando a nadie. Compitiendo sanamente. Yo ahora soy jubilado y siempre fui empleado, pero sin embargo a ese Capitalismo le saco el sombrero. Pero no todos son así y reconozco que existen empresas de mierda. El tema, de nuevo, es ver que legislación modificamos y cómo, para favorecer al buen capitalismo frente al malo.

En definitiva, Primo, creo que tanto los buenos como los malos están en todos lados, son de todos los colores, pertenecen a todas las clases sociales, son de cualquier nacionalidad, y pertenecen a cualquiera de los sectores. El problema es legislar bien y enseñar buenos principios.