jueves, 2 de diciembre de 2010

Pita y Pedernera

1990.
Hernán Pita era teniente coronel. Federico Pedernera mayor.
Yo militaba en la juventud de una agrupación peronista que el año anterior había enfrentado al menemismo gobernante por los indultos y que en el mes de junio en Villa María participaría en la fundación del grupo de los ocho diputados disidentes.
Y me tocó la colimba.
Ahí en Patricios, Regimiento I, donde Pita era el segundo jefe y Pedernera el jefe de operaciones.
Un mes de instrucción. Dos o tres meses más saliendo sólo los fines de semana y después ya era como ir a laburar pero más temprano y con poco que hacer.
Los primeros meses hubo varios bailes de esos que todavía me acuerdo y nunca me sentí como en ese momento el último orejón del tarro, a merced de las arbitrariedades de cualquiera con rango, insultado con epítetos desconocidos tipo “tagarna”, amenazado con ser deportado a guarniciones en lugares tambien desconocidos como “Rospentek” o un par de veces con que mi vieja iba a ir a dar vueltas a plaza de mayo con un pañuelo blanco en la cabeza.
Después ya sallía todos los días y por las noches y los fines de semana seguía militando.
En el Regimiento había en forma casi permanente más de mil personas.
Igual que en todo grupo grande, había de todas las calidades humanas posibles.
Me acuerdo especialmente de Pita.
Andaba en un Fiat viejo blanco (creo que un 1500) muy destartalado.
Vivía por Cabildo, cerca del regimiento y tenía varios hijos.
De buen trato con la gente, parecía honesto y frontal.
Con Pedernera tuve menos trato, pero no recuerdo nada malo de él.
El lunes 3 de diciembre a las 2 de la mañana, un grupo de oficiales y suboficiales relevó los puestos de guardia y se parapetó en distintos lugares mientras ingresaban oficiales y suboficiales de otras unidades para sumarse al levantamiento.
Unas horas antes se había sublevado el jefe del Distrito Militar Buenos Aires, que estaba al lado del regimiento, donde se hacía la revisación médica para ver si te salvabas o no y ahora esta Jumbo.
Por un llamado telefónico la plana mayor del regimiento se enteró temprano del levantamiento y se fue para el cuartel.
A eso de las 4, en la Plaza de Armas, una especie de playón donde diariamente era la formación, desfilabamos y ocasionalmente nos bailaban, hubo un tiroteo en el que fueron asesinados Hernán Pita y Federico Pedernera.
En el tiroteo tambien murió un cabo primero Morales del lado de los sublevados.
Durante todo el día siguieron los tiros en Patricios, en el edificio del estado mayor del Ejército, en el puerto y en Entre Ríos, hasta la rendición de los sublevados.
La suerte de los sublevados estaba echada desde que circuló la noticia de la muerte de Pita y Pedernera. Según las crónicas muchos desistieron de sumarse a la sublevación ante la noticia.
Entre todas las acciones hubo alrededor de 15 muertos (entre ellos dos colimbas, uno de Granaderos y otro de una guarnición de Entre Ríos) y muchos más heridos.
Muchas cosas se discutieron despues en relación a lo que pasó ese día: la responsabilidad sobre las muertes y heridos; si hubo o no intento de golpe; si ya estaban infiltrados y los dejaron hacer; los sucesivos pactos e indultos de Seineldín con Menem y Duhalde; las actividades de uno de los jefes de la sublevación, Baraldini, que está siendo juzgado en La Pampa por crímenes de lesa humanidad, prófugo de la justicia y que fue acusado recientemente de participar en un complot para matar a Evo Morales; la negativa del Estado a indemnizar a las familias de Pita y Pedernera hasta que hubo sentencias en contra; la abolición del servicio militar obligatorio; la estupidez del diputado Olmedo de proponer el regreso del servicio militar, y siguen…
Vivir en democracia es el resultado del esfuerzo, la sangre, el sudor y las lágrimas de muchas personas, entre ellas, de los que murieron defendiendo el orden constitucional el 3 de diciembre de 1990.
Mi homenaje para ellos.

10 comentarios:

Jorge Devincenzi dijo...

Menem los alentó y luego los destruyó sin contemplaciones. Una bala de esas que se dispararon, sigue alojada en el cráneo de un periodista que está diariamente en TN, por la tarde

Carlos dijo...

Seineldín era peronista y un criminal (a decir verdad los dos términos son sinónimos)
No debemos olvidarlo jamás, no debemos olvidar tampoco quienes estuvieron detrás de los saqueos al final del gobierno de Alfonsín, los militantes del peronismo como el señor Jim Hacker también fueron parte de esa abominación.

Mariano T. dijo...

Fue un día clave en a construcción de nuestra democracia, qu8e marca un antes y u después: El fin del "Partido Militar".

elbosnio dijo...

Carlos, escucharte sostener que criminal es sinonimo de peronista puede deleitar las veladas de muchos criminales. Porque no te propones alegrarles la vejez a los genocidas diciendoles que son lo mismo que peronistas. Los igualas a otros 20 millones de argentinos. Te lo van a recompensar.

Mariano, que este tiroteo carapintada marque un antes y un despues y que marque el fin del partido militar, lo veo exagerado. Primero el partido militar no llega a su fin por no actuar en 20 años pero hubo tantos hechos mas aberrantes antes, que no veo porque este marcaria algo.

misterzeta dijo...

Lo que no podemos permitir es que estas cosas vuelvan a suceder, hoy no hay represión, hoy esos lugares oscuros y tenebrosos son de todos nosotros.
La represión tiene que ser un mal recuerdo, alguien tiene idea hoy como se llama el jefe del ejército, de la marina, es lo mejor que nos puede pasar incluso a las fuerzas armadas también, que sean solo eso las fuerzas de defensa de la nación.
Vengo por lo menos una vez al año a Bogotá, es horrible ver a los milicos dando vueltas por la calle, todo el tiempo exhibiendo las armas, estuve el mes pasado en Rio de Janeiro, operativos militares a toda por la calle.
Ese es el gran miedo de la derecha argentina, que los pibes se acostumbren a vivir libres, por eso no quieren este gobierno, ta bien no lo querés pero no vuelvas para atrás, vamos para adelante, basta de Pitas y Pederneras.
Salutte

Ale z

guido dijo...

Muy bueno eso, Jim. Son muy importantes recordatorios como este, y sería importante que desde el estado hubiera una reivindicación explícita.

No estoy muy de acuerdo con JD, me acerco más a MT. Sea lo que sea el back stage de los últimos levatamientos y lo que haya o no rosqueado, dejado hacer, pactado o no pactado CSM lo que está claro es que fue el último. Es probablemente el principal aporte del menemismo a la democracia. Creo que hay que reconocércelo, igual que otras cosas (como el trazado definitivo de límites con Chile). No cuesta mucha, son cuatro o cinco cositas, nomás, che. A nadie le van a crecer berrugas por decir bien ají el turco.

Ana C. dijo...

Es raro. Yo desde el 10 de diciembre del '83 tuve la sensación, que no se me va nunca, de que la democracia había vuelto para siempre. Y sin embargo, a veces me olvido que todavía costó muchas vidas que se establezca del todo.

Razón de más para cuidarla con fuerza.

Muy bueno y muy emotivo el post.

elbosnio dijo...

Guido, Menem acabo con el poder politico del partido militar. Termino con el servicio militar obligatorio y los desfinancio. Es un logro del menemismo.

Ana, no creo que la democracia, en terminos de consulta electoral periodica, haya estado en peligro. Y el peligro de erosion democratica, esto de que un grupo con poder no electoral imponga condiciones, que si creo que se trato de eso, es efectivamente una amenaza que no ha dejado de existir, y de cumplirse, en estos 30 años.
Algunos intentos cuando provienen de sectores de fuerzas de seguridad incluyen armas. Pero no tienen por objetivo el golpe tradicional, solo la erosion. En un ejemplo anterior, no creo que Rico haya buscado ser presidente y si creo que lo que buscaba lo obtuvo.

Hoy queda claro que es mas economico y sustentable erosionar una democracia que destituir a sus gobernantes. De eso tenemos que cuidarnos.
Esos son los nuevos golpes, empujan sin detener.

cansarnoso dijo...

gracias jim
además del destrato a pita y pedernera
según recuerdo, algún fallo judicial en sede laboral le negó el derecho al accidente in itinere a uno de los pasjeros heridos en el vuelco del 60 en marquez y pnamericana por un tanque

y por el fin de la colimba, no nos olvidemos al martir san carrasco

ayjblog dijo...

asi es, creo que Mariano solo trata de decir que hay un hito, nada mas. Ese hito debiera haber sido en 1987, pero bueno, lo fue en ese momento.

Y, felicito a Jim en poner lo de la colimba, quizas es eso, junto con el desmantelamiento, lo unico que hay que agradecer al susodicho, bueno, agreguemos el que se haya ido