viernes, 10 de diciembre de 2010

Un libro para recomendar

"La Argentina parece ser dueña de una corrupción estructural y permanente: no importa quién gobierne, en todas las gestiones hubo resonantes casos de corrupción y casi el ciento por ciento de ellos quedaron impunes." Adrian Ventura, La Nación, 9/12/2010

El tema de la corrupción, cuyo tratamiento suele ser específicamente eludido por los oficialismos, y específicamente exacerbado por las oposiciones, es uno de los grandes temas que merece ser tratado como política de estado.
Desde el punto de vista de las FP, y tambien de la polítca hay mucho para debatir sobre el tema.
En su libro "Los bancos se roban con firmas. Corrupción y crisis en 1890", Cacho Lotersztain, ingeniero, físico e historiador, estudia el fenómeno en la época de Juarez Celman.
Entre otras cosas aparecen en el libro la compra del terreno donde se contruyó el Congreso de la Nación, los préstamos del Banco Provincia y del Banco Nacional a la clase dirigente de la época, el festival de las cédulas hipotecarias y más.
Como decía Borges, un libro buscando a un lector.

6 comentarios:

werte dijo...

Me lo vendiste. Parece interesante. Los créditos son un clásico de las corruptelas. Pienso en La Coordinadora, en la caja negra de "préstamos" que habían armado para los "amigos" en el Banco Hipotecario.

Horacio Daniel dijo...

Es el cuento de los 3 presidentes:

Estaban reunidos los presidentes de Alemania, Brasil y Argentina. Comienza el de Alemania, les guiña un ojo a sus pares y le dice: Ven aquel aeropuerto de Bonn? el 5% esta aca!(señalando su bolsillo).

El de Brasil sale de su silecion y le responde: Observen el Hospital de Minas Gerais, el 10% esta acá!(palpandose el bolsillo)...

El Presidente argento, los mira por arriba del hombro y les dice con un sesgo de superioridad: Ven el puente sobre el Rio de la Plata? Todos los miran perplejos... no ven nada.... El 100% esta aca!!!! replica el presidente argento...

Que corrupción hay desde que se inició la "res pública" es cierto.... el tema es el grado de magnitud de la misma y su comparación con los déficits de la "res pública".

elbosnio dijo...

Hay un intensionada confusion entre corrupcion y coima. La coima es corrupcion, pero la mas banal de ellas. Es la corrupcion de los pobres diablos, los que no se dan credito entre si. La corrupcion contado.

El banco mundial tiene un cursito sobre corrupcion. Define la corrupcion publica como la accion de alquien con poder delegado que la realiza por interes privado. Menciona la coima (bribe), pero aclara que la mas importante es la politica y lo ejemplifica con el caso de leyes a favor de un sector o empresa en contra del interes general.

Si un diputado no vota la legalizacion del aborto, aun suponiendo que sus electores asi lo quieren, por temor a enfrentarse con la iglesia. Eso es corrupcion. Pero no hay ni plata, ni siquiera un llamado amenazador del obispo. No necesita hacerlo porque todos saben de que es capaz. El estimulo es por la negativa y no necesita ser explicitado porque es un poder centenario. Goza de credito.

Si un diputado recibe a un lobbista y acepta ser influenciado por su diatriba, sabiendo que tiene grandes chances de ser tomado por esa empresa de lobbie al salir del capitolio (aqui no hay lobbistas), es corrupcion. Pero no hubo cash y probablemente no hubo ni siquiera una promesa explicita, cosa grosera entre poderosos de alcurnia. Cuando proviene del poder centenario, solo la experiencia historica de los premios y castigos, actua como plata contante y sonante.

La identificacion entre corrupcion y coima ayuda a todos los que abrevan en la corrupcion no coimeada. Que son los mas poderosos. Cuando dos oferentes de la patria contratista acuerdan licitaciones, no viajan valijas de aqui para alla todas las semanas, ni llamados. Saben que uno gana los de zona sur, el otro las del norte, y todos en paz.
Si llenamos de canas avispados para agarrar a cualquier sobre o valija, agarraremos al de la quiniela clandestina o el pibe que gerentea trapitos. A los otros no.

elbosnio dijo...

Relativo a este tema. Transparency Internacional tiene un indice que mide la percepcion de corrupcion. Los medios aqui, y el poder, lo repite como si fuese un indice de corrupcion. Como si midiera la corrupcion en si. Lo que es falso.

El indice mide el prejuicio que tienen las personas elegidas por la ONG en cada lugar. Eso significa que los empresarios argentinos creen que la corrupcion es mayor en argentna que lo que creen los empresarios de EEUU es la corrupcion en EEUU.
Habla mucho mas de la pisquis de los encuestados que de la realidad.

No solo es un indice que no mide lo que le adjudican que mide, sino que tiene un error de medicion. No desindexa por cultura. Deberia preguntarle a los dos grupos, en el ejemplo, si creen que el Papa roba guita del diezmo. (Algo que ninguno tiene alguna chance de conocer). Si vemos que la mitad de los argentinos dice que si pero ninguno de los americanos dice que si, deberiamos afectar la medicion general por un factor de candor.
Nosotros siempre vemos corrupcion, los anglosajones no. La mafia ya no existe, Maddoff fue un francotirador laburando en solitario y unico, la crisis financiera no fue delito ni malintencion, quizas impericia. Aqui viene un tsunami y gritamos que se vayan todos, chorros y asesinos.

Que medimos cuando medimos?

elbosnio dijo...

A Adrian Ventura lo perdono. Laburando en La Nacion es imposible no creer que la corrupcion es estructural y va a quedar impune.
Es posible que la de La Nacion quede impune y sea estructural, pero la generalizacion que hace Adrian, aunque comprensible porque es el mundo que el tipo ve a diario, me parece exagerada.

El resto no tiene el poder de LN y sus actos de corrupcion pueden caer o disminuir, erosionarse.

el del sur dijo...

Gracias Jim por la recomendación. Un poco de aire entre tanto cruce de ideologías.

Un placer acompañarlos