domingo, 19 de octubre de 2008

Los consejos de Musgrave

Musgrave no postea pero nos manda a releer a Leijonhufvud. Tiene razón. Entre las ideas que recolectamos esta vez, hay un cuestionamiento a la independencia del Banco Central, a la que, como es ampliamente sabido, esta señora es adepta. De vuelta, creemos captar un leve malentendido sobre lo que significa independencia en relación a democracia.

En momentos graves como este, dice Leijonhufvud, las soluciones de política monetaria implican elegir quién pierde y quién gana, elegir entre producir inflación o deflación, elegir beneficiar a los deudores o a los acreedores y, por eso, en un país democrático no se puede dejar ese tipo de elecciones a técnicos no electos.

Pero no olvidemos que, como dijimos acá, el Banco Central independiente no hace lo que quiere, hace lo que le dicen los políticos. Y la solución pasa por reforzar y hacer efectivos los mecanismos de rendición de cuentas del Banco a los políticos electos y no por convertir al BC en una dependencia del PE.

Después de tales consejos, solo nos queda llamar al banquero precavido a los gritos.

¡Musvolvé Apostear!

8 comentarios:

el_bost dijo...

La Corte Suprema tambien debe elegir entre quien gana y quien pierde. Quien cuestiona su independencia?

Ana ya explico su legitimidad democratica (indirecta) y las ventajas de su impermeabilidad a presiones de corto plazo.

Primo Louis dijo...

Es bien distinto: la corte suprema define cuando hay dos partes que se presentan y se dicen perjudicadas.
Aca es el día a día.
Ana, entonces porque en lugar de un BC no pone una comisión mixta entre diputados y senadores?

el_bost dijo...

Es una sola parte la que se siente perjudicada.

La esencia, privilegiar algun interes sobre otro, es la misma. Pensa en un fallo como el de la movilidad de jubilaciones.

El del 0.33% dijo...

En los últimos 2 meses me estoy replanteando lo del BC independiente.

Anónimo dijo...

Dedicado a Ana C, a ver si comprende la clase de persona que es Alfonso garc-gay:

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-113646-2008-10-20.html

cansarnoso dijo...

"nos manda a releer"
quien lo dice ¿paladino?

Robinson dijo...

...o sea, independencia de instrumentos pero no de objetivos?

CV dijo...

El mismo problema general (el precompromiso), se discute también a nivel Corte Suprema: se trata de una institución no sujeta al escrutinio popular periódico y detenta la facultad de controlar la constitucionalidad de las leyes.
Y aquí existen varias críticas a la legitimidad democrática de su tarea.

Un Banco Central independiente es un mecanismo de precompromiso (precommitment) para salvar la inconsistencia temporal causada por la interacción estratégica.
Saludos!