martes, 7 de octubre de 2008

Historia futurista

Gracias a uno de esos blogs buenos pero intermitentes, que se llama La Jactancia de los Intelectuales y está escrito por un joven (¿?) economista amante de la literatura, llegué a este artículo de Fanelli publicado en junio.

Desgraciadamente el artículo está en inglés y vaya uno a saber si existe en su versión castellana, pero empieza por una revisión de la situación económica y de las posibles soluciones, tal como se presentaba la historia a principios de junio: un boom de los precios de los bienes primarios que parecía interminable o, por lo menos, sostenible.

Lo mejor del artículo, sin embargo, está en la parte final. Fanelli concluye que dadas la situación, los problemas del momento y las medidas tomadas hasta ahí, el gobierno estaba haciendo todo al revés, justo lo contrario de lo que se necesitaría hacer, "lo mismo que haría un idiota", dice, o alguien totalmente irracional.

Pero entonces nos dice que, como economista, no puede nomás asumir que la gente actúe irracionalmente, y que como la política económica implementada hasta ahí no puede de ninguna manera verse como una política racional que maximice el impacto del, hoy ya histórico, shock positivo sobre el desarrollo, la mejor forma de volver a la racionalidad es asumir que ése no es el verdadero objetivo del gobierno. Y se le ocurre un objetivo que parece ser coherente con la situación: que el gobierno esté usando la mejora en los términos de intercambio para maximizar su propio poder político, algo a lo que Lindahl ya hizo referencia en alguna que otra ocasión.

(Lindahl, yo sé que hay ocasiones mejores que las que linkeé, pero ayúdeme a encontrarlas, este blog se está convirtiendo en un arcón sin fondo).

Fanelli sigue, diciendo que en épocas de shocks se crea y se destruye riqueza y se crean y se destruyen derechos de propiedad. Llegar a un nuevo consenso con respecto a la distribución de esa riqueza y a la nueva estructura de esos derechos de propiedad, y donde además se maximice el bienestar y no se pongan en peligro los incentivos económicos necesarios para el desarrollo del país depende del equilibrio entre los actores políticos y también de la calidad de las instituciones. El problema, entonces, es político y la conclusión es maravillosa: cuanto menores sean la ambición y la codicia políticas, mayor es la probabilidad de que todos se beneficien.

Hoy ya no sabemos si esa gran oportunidad de crecer de la que hablaba Fanelli sigue en pie, pero la conclusión sigue siendo igual o quizás hasta aún más válida, cuanto menor sea la codicia política, mayor será la probabilidad de que los que más lo necesitan no sean los que más pierdan.

17 comentarios:

Buenos Ayres Blog dijo...

Me encantó tu post. Me gustaría que me mandes el artículo de Fanelli.

Tengo fe en que la codicia política se termine cuando se acabe la concentración de poderes en nuestro gobierno. Que viene desde Menem, y no se si de antes también. Deposito mucha confianza en los jovenes (y lo digo como joven), para revertir la situación. Que los perjudicados no sean los de siempre, como bien vos decis, los que más necesitan, los preferidos del clientelismo y las campañas políticas.


Un saludo. buen blog.

Ana C. dijo...

¡Gracias! El artículo está linkeado en el primer párrafo.

AGUANTEJAURETCHE dijo...

Desde mi modesta cultura de resúmenes Lerú, yo no tengo por qué dudar de las virtudes de economista que tiene este Señor Fanelli, pero su conclusión política hace agua por todos lados. Hoy mismo la realidad lo desmiente, porque los dirigentes de la mesa de enlace continúan con su lockout a pesar de que se derogó la res125, que SUPUESTAMENTE generó el conflicto. Así como ciertos economistas que leí o escuché se burlaban de los políticos endilgándoles una "ignorancia supina" en la ciencia maldita, bien podríamos colegir que los economistas a la hora de analizar coyunturas políticas son bastante chicatos, y si me guío por cómo auguraron la actual crisis financiera mundial,podemos decir que en todos lados se cuecen habas, no es cierto?

Primo Louis dijo...

Algo así como que los políticos no maximicen el beneficio de sus actividades pero los empresarios si?

El del 0.33% dijo...

Muy bueno el post.

Siempre terminamos en la misma conclusión: No hay voluntad política.

Sin embargo luego de haber vivido varios años en España y estar cerca de la realidad Europea, no me queda claro que todo pase por la voluntad política.

Tincho dijo...

Buen post Ana, Fanelli termina indignado como muchos.

Ya que estas buscando en el blog, fijate los post de Mus en donde se preguntaba para qué querian tanto poder los K.

Saludos

cansarnoso dijo...

me había olvidado de mis (*) comentarios al post de fanelli
en plena conflicto 125

y la hibris de tragedia griega
con nosotros como coreutas

(*) la esencia está en el adjetivo

además, aunque en alguna ocasión me haya vendido al mejor postor, no por eso en castizo me voy a proclamar "gato"

rene orlando dijo...

Muy interesante, Ana C., gracias por sus comentarios y por el link!

Ana C. dijo...

Bueno, lo que se podría decir hoy, Aguantejauretche, es que tampoco hubo bastante racionalidad como para maximizar el poder político.

En cuanto a la crisis mundial, estaba como una de las alternativas posibles desde hace unos cuantos años, pero no se la creía muy probable. Los economistas no somos adivinos y la realidad siempre sorprende a todos.

Por ejemplo, yo no creo que esta crisis tenga efectos reales demasiado serios, aunque otra gente sí. En parte es por la probabilidad que yo le asigno a ciertos acontecimientos, en parte es porque quiero creerlo así.

Primo, siempre terminamos discutiendo sobre lo mismo. Hay políticos y políticos. Está bien que el político maximice sus beneficios si estos no van a contramano de los de toda la sociedad. Si para que un político se de el gusto, nos perjudicamos todos, qué quiere que le diga.

Ampliá un poco eso, El del 0.33%.

Lo voy a buscar, Tincho.

Je, ya me imaginaba de quién eran esos comentarios, Cansarnoso.

Gracias por seguir tomando el somnífero de la casa, René Orlando.

cansarnoso dijo...

comentario desestabilizador:
del argumento de macbeth
(jauretche debe tener la respuesta en lerú de literatura)
cual de los miembros de la pareja real se suicidó primero?

y eso que no era una de las tres brujas

trivia
sharon stone tambien se fue antes que roman polanski

Primo Louis dijo...

Ana,
Iba a donde fue del 33%: siempre caemos en lo mismo.
Si el problema es que el plan es bueno pero no contempló la variable del juego político entonces, que quiere que le diga, el plan no es bueno.
Saludos!

Anónimo dijo...

Que fanelli se dedique alguna vez a pararse frente a algun curso de grado para dar clases y no mande mas a ayudantes de tercera, capaz que asi le queda menos tiempo libre para especular contra el poder politico, y sino que explique como se gobierna una sociedad como esta sin ese poder

Ana C. dijo...

Por lo visto no era bueno, Primo Louis.

El problema, Anónimo, no es que los políticos tengan poder, sino que no lo usen bien.

Andrés el Viejo dijo...

Estimada Ana C.:
¿Usted pretende que tomemos en serio a Fanelli por un artículo que en tres meses quedó más desactualizado que un papiro del reinado de Ramsés II? El profesor citado escribió sobre una situación económica que ya no existía e hizo observaciones políticas insustanciales. ¿Cuál es el mérito?
Francamente, ya que está usted en Europa y tiene más acceso a las informaciones de primera mano, yo estimaría que nos diera una idea un poco más precisa de los graves acontecimientos.
He visto que los belgas salieron a la huelga general y a la calle, algo que creo que sólo ocurrió en 1958, hace justo medio siglo.
Islandia limitó los retiros en su principal banco (¿asesora Cavallo?). Inglaterra ve comprometidos uno a uno sus bancos. Luce un panorama interesante (y, a manera de autobombo, parece que efectivamente España viene aguantando mejor que otros países. Insisto, porque la crisis empezó antes, pero no hay garantías de que el contagio no la tumbe).
Saludos

Ana C. dijo...

Leyó bien el artículo, Andrés el Viejo? A mí no me parece que haya muchos consejos de política económica equivocados, aunque obviamente quedaron un poco desactualizados con la crisis económica.

Sin embargo, no por eso deja de tener razón en lo principal: cuando los shocks son muy fuertes, cuanto más egoísmos haya en resolver la situación, peor para toda la sociedad. En ese momento había un shock positivo que no se aprovechó bien. Ahora posiblemente haya uno negativo del que hay que protegerse de la mejor forma posible.

Que es lo que está haciendo Europa, dicho sea de paso.

chubutense dijo...

El problema no es que los políticos tengan poder ni que no lo usen bien.

El problema es que los empresarios tengan poder. Y los políticos carezcan del poder suficiente frente a ellos.

En una sociedad ideal, para mi, el estado solo existiría para controlar la economía, lo demás sería dejado a la absoluta libertad de las personas. Como un anti Nozick.

Primo Louis dijo...

Grosso el comentario de Chubutense.