miércoles, 17 de octubre de 2007

El Segundo Gran Renunciamiento Histórico

Y vaya si midió la copa!!!. Y claro, como los profes de finanzas públicas sabemos, el federalismo fiscal es uno de los temas donde es imposible seguir jugando a la mentirita vigente de que la economía y la política no tienen nada que ver. Por eso por los comments pasaron muchos de nuestros amigos bloggers. Y por eso, a nosotros nos encanta la economía política.

Ayer, en una actitud de muy poca caballerosidad de mi parte, me hice el otario ante la gran pregunta gran que me hizo Escriba. Hoy, después de leer este gran post que escribió y sus coments, habiendo pasado antes por lo del gran Manolo y mirando el almanaque, se me ocurrió que era el día adecuado para escribir un post con este título.

Escriba me preguntó ¿Cómo negociaría usted una nueva coparticipación para que la provincia de Buenos Aires se lleve más o menos lo que se tiene que llevar?




Estos mapitas que le robé a Kollmann de P/12 que dice que le robó a Artemio son claves para enteder mi respuesta.

Mi amigo y compañero el gran Pietru, mi politólogo de cabecera, que no sabe finanzas públicas pero de que política manya un montón, me dijo una vez "Claro, ahora que vos me explicás cómo es todo ese lío de la coparticipación, yo te aseguro que ningún presidente va a cambiar las cosas", "¿Quién va a renunciar a tener la llave del poder?". Su pregunta retórica me dejó pensando un par de meses.

Hasta que un día, cuando vi los primeros actos de campaña de Scioli y Cristina, se me ocurrió un gran delirio que he dado en llamar "El Segundo Gran Renunciamiento Histórico".

La PBA recibe menos plata que la que se merece y necesita. Se merece más porque genera el 40% de PBI, necesita más porque el GBA bate records de NBI.

La respuesta a la pregunta del Escriba parte de reconocer una clave. La ley que reforme la Coparticipación debe ser una ley-convenio, según la normativa vigente. Una ley-convenio no sólo requiere su sanción por el Congreso Nacional, sino también su ratificación por cada una de las legislaturas provinciales. Por lo tanto, la llave para resolver el problema es una sola, es la Nación la que debe sacrificar recursos a favor de las provincias más perdidosas en el actual régimen.

Prat-Gay tenía parte de la razón cuando por acá yo quería mostrar sus contradicciones. El poder del gobierno actual se basa en su caja, obvio. Y su caja se llena en parte con las retenciones, obvio al cuadrado.

De ahi que si juntamos lo que dice Pietru y lo que dice Prat-Gay, sólo una vez que nos damos pie para el delirio podemos resolver el dilema.

El delirio es el siguiente. Con la ayuda de Scioli y Ballestrini, CFK logra armar una fuerte base territorial en la PBA. Con ese reaseguro entonces, CFK que dijo públicamente que se identifica con la Evita del puño crispado, hace su propio renunciamiento.

Le cede a la PBA los recursos que ésta necesita y que hoy forman parte de su caja. La lógica es media retorcida. ¿Quién va a renunciar a la llave del poder? Nadie, o mejor dicho, ¿porqué no pensar que en lugar de renunciar a la llave, la cambiamos de lugar? Si CFK logra hacerse fuerte territorialmente en el GBA, no tendría problemas, creo, en perder parte del instrumento con el que logró formar su poder. Porque en realidad al transferir los recursos a la PBA se los estaría transfiriendo a ella misma o a su mismo grupo político.

Una solución alternativa o complementaria es volver a mirar el mapa panzudo de Artemio. Si se reformara el sistema electoral o la constitución nacional, no tengo claro que se necesita, para volver al sistema anterior de colegio electoral u otra alternativa que elimine el voto directo y por lo tanto logre adelgazar la panza bonaerense, se estaría eliminando en parte el incentivo actual (Ana C. esto no es selección adversa??) a que con el presupuesto nacional se financie la instalación de una red cloacal en un partido del GBA y el gobierno nacional haga un acto de inaguración para capitalizarla políticamente.

Escriba que le parece?

13 comentarios:

escriba dijo...

No es fácil. El problema es el Senado. Yo eliminaría el Senado. Tres votos para Formosa y tres para Buenos Aires. No va eso. No jodamos. Sinceremos un poco el país. O hagamos que la Corte Suprema pueda juzgar a los gobernadores, qué se yo. ¿Me estoy volviendo gorilón?
Saludos

Ana C. dijo...

Musgrave, usted se olvida que se trata de encontrar un sistema que funcione en la Argentina en el largo plazo y no uno que satisfaga los intereses electorales de una persona o un partido cualquiera en el corto.

Economía Política, sí, pero no de esta forma.

Y yo no veo el problema en el Senado. La representación por población ya está en la Cámara de Diputados. El Senado le da peso político a cada provincia. ¿porqué algunas provincias tendrían que valer más que otras?

Es lo mismo que decir que los países grandes tendrían que valer más que los chicos en las Naciones Unidas.

Ulises dijo...

Ese sobrepeso que hay en Buenos Aires, no se arregla cambiando el sistema de reparto solamente.
El problema de base son los bolsones de pobreza del conurbano, eso sale caro y lo pagan todas las provincias.
Si ,además de buscar una mejor forma de repartir, se incentiva la descentralización de la masa laboral. En lugar de estar amontonado todo en Buenos aires, se dan incentivos para repartir de mejor manera el factor trabajo. Para esto incentivar el desarrollo de industrias locales, hacia el interior del país.
Se que suena utópico, pero cambiar de un sistema a otro no arregla el problema.
Saludos.

Musgrave dijo...

Escriba, me parece que se le va la mano. En todo caso podríamos reflotar la vieja propuesta del amigo Carlos Vladimiro de regionalizacíón del país.

Ana C, recuerde que desde Schumpeter, el conservador más sofisticado, o Downs más aca, las decisiones de politicada económica la toman personas con intereses personales.

Ulises, el amigo Manolo escribió un excelente post con una propuesta en linea con tus ideas
.

Kaloma dijo...

Muy buen tema Mus,
me gusta la regionalizacion, como primer paso a un federalismo mas realista.
La sobrerepresentacion de algunas Provincias es la contracara de la concentracion de PBA y Ciudad BA, derivada de las malas administraciones economicas.
La politica ha colaborado con este desastre imponiendo estructuras feudales. No hay q temer la incertidumbre del cambio, pero no habra cambio alguno, si la opcion es mas clientelismo Mus, x ahi no vamos a salir.
Tu propuesta propone cambiar para q nada cambie. No sirve asi
Saludos

Ana C. dijo...

Por eso mismo, Musgrave, el interés personal de los políticos es perpetuarse en el poder, pero eso no quiere decir que lo que hagan para conseguirlo sea necesariamente lo mejor para el bienestar general.

El político y el dictador benevolente casi nunca son iguales, aunque nos gustaría y a veces nos confundimos.

¿Eso de la regionalización sería igual a introducir un cuarto nivel de gobierno o a reemplazar las provincias por regiones?

Anónimo dijo...

Hola, soy tonto, diganme si comprendí correctamente


Reformar la coparticipación para darle a Buenos Aires lo que se merece es imposible, porque los Santiagueños, Formoseñs etc se negarían a dejar de recibir el dinero que a traves la coparticipación le drenan a Buenos Aires.

Entonces la solución es que el gobierno nacional le de + guita a Buenos Aires.
Más o menos comoe el fondo del conurbano Duhaldista?



No entiendo la segunda solución, como ayudaría a una Buenos Aires ya muy perjudicada, volverse aún más sub representada?

Creo que si Buenos Aires tuviera independencia fiscal podría encargarse de la cloacas y la deuda ella misma sin ayuda del gobierno nacional.

gatorall dijo...

ESCRIBA: Mire, otra opciòn tambièn podrìa ser la secesiòn.
Tampoco hay que olvidarse que la personalidad jurìdica de derecho pùblico preexistente es de las provincias y no se como engancharìan alli las regiones.
Para un argentino de cuarta como uno,que opciones hay: Bachelet o Lula?
Saludos

Musgrave dijo...

Ana C. lo mejor es enemigo de lo bueno.

Regionalizar sería disolver provincias en una región, no se suma un nuevo nivel gobierno. sale provincias entra regiones

Anonimo, la PBA tenía un historico de 32% o 27% que Alfonsín cedio en el 87.


la logica de la 2da es la siguiente, si los votos de la PBA definen la presidencial, el gobernador tiene un poder de veto importante. Entonces lo tengo agarradito como hacen con Solá.
Si el colegio electoral reduce el peso de la pba en la presidencial, se disuelve el problema de incentivos. Es algo inspirado en Ulises y las sirenas, vio. O si quiere en Thomas Schelling

Primo Louis dijo...

Uy habia dejado un post largo pero no se uqe pasó. Será la próxima...

Mariano T. dijo...

Una alianza con la CABA, apoyando el tema transferencia de la policía CON su presupuesto, a cambio del aumento de la coparticipación, a expensas de lo que le toca al gobierno central?
También reemplazar 5 ptos de retenciones por un aumento grosso del inmobiliario rural(solo alcanza con revaluar), lo que sumaría a los aliados a Cordoba, Santa Fe, La Pampa, Santiago, Entre Rios y Salta.(lo fulero de esto es que a los gobernadores nunca les gustó recaudar adentro de sus provincias).
Y bueno, que todos esos juntos sumen diputados para extorsionar a las provincias restantes.

Musgrave dijo...

Bien Mariano T, veo que estamos en sintonía, El día que se empiece a cobrar el inmobiliario rural....
Pero ese es un impuesto provincial y las retenciones, nacionales, cuac.

Anónimo dijo...

Reformar la ley de coparticipación es imposible porque el art. 75 inc. 2 CN exige la ratificación de todas las provincias, es decir un nivel de consenso imposible, sobre todo en esta etapa. (por ej. Rodríguez SAA dice que no y ya está)
Lo que pueden hacer, y se ha hecho siempre, es hacer reformas indirectas, votando asignaciones específicas en algun impuesto (art. 75 inc. 3), o que la Nación ceda a la PBA fondos propios (esto es fácil, basta con un decreto). Pero claro el tema es que después de 2011 el próximo presidente puede intentar revertir lo que se haga.
Saludos.
Ramiro