domingo, 6 de enero de 2008

Laboratorio Estatal de Producción de Medicamentos



Mientras este servidor batía el parche defendiendo la suba del ABL, hacían pasar un elefante en silencio y sin que nadie lo viera. Por suerte los ladridos de Mendieta dieron la voz la alerta. Aunque claro como informa esta nota el veto a la ley que crea el laboratorio parece irreversible.

Desde las finanzas públicas llamamos "bienes preferentes" a aquellos bienes que sin ser bienes públicos en el sentido de Samuelson, es deseable que el Estado intervenga en el proceso de su producción por poseer algunas características que hacen deseable que toda sociedad tenga garantizado su acceso. Algunos autores hablan en estos casos de la existencia de "externalidades positivas". Los ejemplos prácticos más evidentes son la educación y la salud públicas.

Como sabemos, aquellos países que lideran el ránking de IDH tienen sistemas de educación y salud públicas de excelencia.

Entre los argumentos que pueden encontrarse entre los considerandos del veto a la ley de brillan los presupuestarios, gracias Mendieta.

Yo no se cuando sale poner en funcionamiento este Laboratorio Estatal de Producción de Medicamentos, pero estoy dispuesto a compensar los bolsillos de Hal, si alguien me demuestra que los 1.600 millones de pesos de deuda que la Legislatura habilitaría a Mauricio a emitir no alcanzan para financiar dichas obras.

Además no olvidemos que el Laboratorio tiene por objeto proveer a la red de hospitales de la Ciudad, por lo que se puede anticipar que una vez en funcionamiento habría una considerable reducción en los gastos por compras de medicamentos y entonces uno imagina una compensación entre las erogaciones del fisco porteño.

En fin esta decisión de Mauri no puede defenderse con el latiguillo de "estamos mejorando la gestión" sólo se entiende como una postura ideológica "el estado productor es malo" o peor aún por la defensa de los intereses atacados por la creación del Laboratorio. Seguramento la CABA debe rankear entre los primeros clientes de los laboratorios privados.

Y ya que estamos, ayer escuchaba que las razones por las cuales MM quería cerrar Ciudad Abierta, el canal de la ciudad tambien eran presupuestarias. Pasénle esta nota a Maurizio, leyendola se dará cuenta que los dos grandes canales de tv abierta tambien dan perdidas. La cultura también suele catalogarse como bien preferente. ¿Saben que el presupuesto de cultura de la CABA es mayor al del gobierno nacional?. ¿Por qué? Teatro Colón. La cultura es otro de los casos de bienes preferentes.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Si, evidentemente Macri se equivoco. Deberia haber seguido adelante con el proyecto y gestionarlo como hicieron lss cosas las anteriores administraciones, a fuego lento, y para la tapa de Pagina12. Con solo fabricar algunas aspirinas hubiera bastado. Inclusive, dando un paso mas, hasta le hubiera podido sacar mercado al Sr. Ginez Gonzalez y su laboratorio.

Jorge Y. de la G. dijo...

Musgrave:
Ya desde el debate de la ley era evidente que este tema no le caía nada simpático a Mauricio y los muchachos PRO. Lo que no quiero dejar de señalar es la actitud engañosa de muchos adeptos al Gobierno nacional. Que por un lado critican con justicia al macrismo por este asunto, pero no dijeron nada cuando Ginés (ídolo de otros bloggers, no mío) cajoneó y ninguneó todas las iniciativas para la producción pública de medicamentos y vacunas a nivel nacional. El comentarista anterior tira una punta al respecto, sería interesante tener más datos.

Un abrazo.

Mariano T. dijo...

Pretender que Macri se ponga a fabricar entusiastamente medicamentos desde el Estado es como pretender que el Obispado financie un cabaret o una clínica de abortos.
Si los porteños quisieran medicamentos estatales deberían haber votado a Filmus Gines Gonzalez...pero como, teniendo el Ministerio de Salud tampoco lo implementaron a nivel nacional? No me cierra. Entonces los porteños deberían haber votado al PO.

Diego F. dijo...

Ahora, no podemos negar que está haciendo lo que está haciendo con mucha rapidez. Luego, con la superpoda de "ñoquis" hecha (que surgirá del censo que definirá quién es útil y quién no), el desguace y mucho dinero para gastar debido a los ahorros y el endeudamiento, hace un par de obras grandes durante el resto del período (total lo duro ya fue hecho al principio) y buena publicidad y termina la gestión con imagen positiva (digamos que somos algo amnésicos los porteños). El plan es bueno y sólo requiere pasividad del otro lado.

Saludos!

Andrés el Viejo dijo...

Mariano T.: es más fácil que el Obispado sostenga ese tipo de negocios (y no faltan precedentes).
Musgrave: No he de volver a dar la lata largamente sobre el ABL. Sólo insistir que, si el aumento era y es necesario y correcto, la forma del mismo es un mamarracho que no sirve al propósito de mejorar la estructura impositiva ni de distribuir más correctamente la carga. Por lo tanto, no encuentro motivos para defender el aumento. Pero lo más importante es que, si coincido con usted acerca del veto a la producción de medicamentos, es artificial separar ese estropicio de los de ABL y despidos. Las tres medidas son parte de un conjunto coherente: lo del ABL no aumenta todo lo que debería a las empresas y a las viviendas suntuarias ni reduce la carga a las viviendas más modestas (claro sesgo clasista), la no producción estatal de medicamentos es manifestación de liberalismo puro y duro y los despidos arrojan la carga de la ineficiencia municipal sobre los trabajadores más desprotegidos (que, en la mayoría de los casos, son los que más trabajan y menos cobran). Por supuesto, se puede separar alguna pata del trípode si uno quiere "apoyar lo bueno" y "rechazar lo malo", pero se trata de una separación artificial que, lo pretenda o no, encubre los planes de Macri, Michetti y el muppet.
Saludos