miércoles, 8 de abril de 2009

Llorones

Durante toda la década del 90 nosotros teníamos clavadito el cambio en 1 a 1. Vos no decías nada. Nosotros sufríamos y rogabamos para que aquel viejo plan de 1997 que tenías para achicar las importaciones provenientes de Argentina no siguiera adelante.

Luego, a finales del 98, soltaste el cambio y nosotros seguíamos ahí, con nuestra Convertibilidad intacta y bancándonos tu devaluación. Aún así, hacíamos lo imposible por exportar y seguir siendo competitivos. En aquella época, una de las pocas fuentes de dólares que teníamos era nuestra balanza comercial superavitaria con vos. Pero veníamos cada día peor y no te importó.

Ahora, sos un llorón porque parece que te queremos vender leche "muy barata". Bancatelá Brasil, a llorar a la OMC si no te gusta. ¿O te olvidaste de los 90?

¡Llorón!

El del 0.33%

20 comentarios:

María Esperanza dijo...

recién leí la noticia y pensé lo mismo. Le estamos haciendo dumping nosotros por una vez? Buenísimo!

Andrés el Viejo dijo...

Ya lo dice el tango: toda carta tiene contra y toda contra se da.

Ramiro Pascual dijo...

Siempre lloraron. Me acuerdo cuando cavallo habia subido las tarifas de impo a un par de productos los brasileños se quejaron! y mingo les tiro, uds nos aplicaron tarifas a todos los bienes con la devaluacion! no jodas!
igual me parece que hay que cuidar la relacion con brasil y no hacerce el piola, no es el momento...

Kaloma dijo...

Creo q con sentarse en una mesa, explicar el punto historico y debatir como se sigue hacia adelante alcanza.
No suma tratarlos de llorones y decir q esta buenisimo hacerles dumping, suena al Rolfi Montenegro quejandose del arbitro dpues q se comieron 5.
Brasil defiende sus intereses, nosotros los nuestros, y existe seguro un espacio para defender los intereses comunes. De eso se trata.
Ahora q Branco se queje x el agua q le dio Bilardo, eso si es ser lloron !!!!!!!!
Salutti

El del 0.33% dijo...

Kalo, si revisas la historia de los 90 te darás cuenta que siempre que nos sentamos en la mesa nunca llegamos a ningún lado.

Que se jodan y vayan a la OMC a llorar. Discutimos ahí si quieren. Pero claro, que se preparen porque los antecedentes de ellos contra nosotros creo que le ganamos cualquier debate.

Luaro dijo...

En realidad llorar no les sirve de nada y la OMC no puede fallar a favor de Brasil. En el tema lechería van muertos ya que la productividad aquí es enormemente superior a la brasilera, a pesar del cierre de tambos que se ha dado.
En vinos también largaron alguna quejosidad. Pero es lo mismo que la Argentina se queje por el ingreso de café brasilero por defender una o dos plantaciones en el norte de Salta.

sin dioses dijo...

Yo crei que hablaba de los agrarios. Mira vos.

Anónimo dijo...

sin dioses: porque? no sabes leer?

emilio dijo...

Lo que debería ser un arreglo entre socios, con mutuas concesiones, derivó en comentarios antibrasileños. Cada día mejor, volvemos a los tiempos de las visión geopolítica con desconfianza hacia los vecinos. Ya que estamos, mandemos tropas a la frontera, reforcemos Misiones con milicos, tracemos hipótesis de conflictos, planes para dislocar a las FFAA brasileñas, como en la Segunda Guerra Mundial. Buenísimo.

Ulschmidt dijo...

Son genialidades K. Con la tonelada de leche en polvo a u$s 5000 - diez meses atrás nomás - cerramos la exportación para controlar mercado interno - que igual nunca bajó - y ahora, cuando está a menos de u$s 2000, exportamos para descargar un poco porque el mercado está pinchadísimo, los tambos cierran igual y como tenemos montado un subsidio trucho de 0,10 $ por litro - trucho digo porque es mucho menos de lo que se quita por retenciones - igual nos comemos la acusación de dumping por nuestro socio principal. Son genialidades K, ustedes no lo entienden porque apenas son economistas.

El del 0.33% dijo...

Ulschmidt ¿qué tiene que ver las restricciones de exportación con una acusación de dumping?

¿O solo tenías ganas de darle un palo a Nestor al pasar?

Te pregunto porque soy economista y no lo entiendo.

Erik Lindahl dijo...

llorón? defienden su interés. es lo que hacen los países. me parece que el llorón sos vos.

en cambio, como dice ulschmidt, nosotros nos empeñamos en el autoboicot. cualquier país lógico exportaría a roletes cuando el precio está alto, cobraría una retención razonable y repartiría tarjetas alimentarias.

El del 0.33% dijo...

Lindahl, decís lo mismo que Ulsch.
¿qué tiene que ver las restricciones de expo con una acusación de dumping?

Nada. Si hacemos o no hacemos autoboicot es una apreciación de ustedes o ganas de criticar algo con bastante poco fundamento la verdad.

Erik Lindahl dijo...

0,33, los comentaristas tenemos derecho a tocar más de un tema, incluso uno que no está 100% correlacionado con su post. tómelo como un halago. nos hizo pensar.

dicho eso:

cuando p alto, prohibo exportar.

cuando p bajo, abro la exportación.

necesitás más evidencia?

El del 0.33% dijo...

Podés comentar lo que tengas ganas Lindahl, nadie lo discute.

El punto es que veo que ultimamente en este blog y en otros te ponés a hablar de los peces de colores y salta siempre uno a decir cosas del tipo:

"Claro, hablando de peces de colores, que tremendo lo que hizo el inutil de Nestor con la industria pesquera en mar del plata eh".

No defiendo a Nestor, pero un cachito de objetividad le vendría bien a todos, de lo contrario perdemos el norte y el post de debate.

Ana C. dijo...

Bueno, El del 0.33%. Objetivamente, la política de comercio exterior de los últimos años no ha sido demasiado brillante tampoco.

Erik Lindahl dijo...

hmmm. me pregunto por qué te molesta que critiquemos la política comercial de néstor en un post en el que discutís una consecuencia de la política comercial de néstor...

Ulschmidt dijo...

Las retenciones de fines del 2007 se aumentaron - luego se aumentarían de nuevo tras las elecciones, en noviembre y luego se intentaron aumentar y volver móviles en marzo del 2008... - so pretexto de crear un fondo para subsidiar el consumo interno. Las retenciones lacteas fueron muy superiores a la de soja porque se basaron en un precio de corte: se pagaba un max. de 2000/2500 u$s la tonelada de leche en polvo exportada y el resto a ese Fondo. Como llegó a valer más de u$s 5000,- en algún momento tocó el 60% de retención. El otrogamiento del subsidio basado en ese fondo estuvo en manos de Moreno, que lo condicionó a su listado de precios y empresas amigas y no lo entregó durante al menos la mitad de ese tiempo. Nunca se devolvió la masa de guita recolectada, ni cerca. Amén de ello hay un 15% de retención sobre todo otro tipo de lácteo. Ahora, en un momento de derrumbe de precios y cierre de tambos, adicionan 0,10 $ por litro de subsidio, que no alcanza, que no todas las fabricas pagan y que sí sirve para una acusación de dumping, formal o informal. Pero los tambos son negocios de largo plazo, mucha inversión, mucho capital en genética acumulada en rodeos por años y pueden bancarse oscilaciones. Siempre lo hicieron. Ocurre que aquí el sistema es recortarte la curva para arriba y soltarte casi a pleno en la curva para abajo con lo cual el resultado final es el retroceso del rubro. Estamos hablando de un rubro que a campo es mano de obra intensivo, y mano de obra calificada, y que debe ser industrializado por completo antes de exportar - siquiera deshidratando la leche, en otros casos elaborando quesos o dulces - con bastante inversión y mano de obra también. Se lo persiguió más que a la soja.

El del 0.33% dijo...

Lindahl, porque me parece que Brasil protestando y nosotros haciendonos los boludos me parece bien.

Y en general los comentarios en este post no fueron en contra o a favor de hacerse los boludos sino atacando cosas que nada tiene que ver con el post.

Pero bue, no da para más, ni el post ni la discusión.

Ana C. dijo...

Todo un tema este. Aparte de que las políticas agrícolas y de comercio exterior del actual gobierno y su precedente son un desastre, lo del Mercosur es otro.

Ni Brasil ni Argentina se deciden de una vez a integrarse comercialmente por completo como para hacer realidad esa Unión Aduanera que son en los papeles. Para todo esto, si los dos grandes no se ponen de acuerdo, los chicos se ven perjudicados y no obtienen ninguna de las ventajas de un gran mercado interior.

Tanto Brasil como Argentina tendrían que dejar de lado todo ese proteccionismo. Los brasileños normalmente tienen superávit con nosotros y cuando no lo tienen, se quejan y es el fin del mundo. Los argentinos tendrían que ponerse a explotar al máximo las ventajas comparativas que tenemos con ellos que no parecen ser muchas, de todas formas, ni como para hacer sostenible una balanza equilibrada.