martes, 15 de junio de 2010

Los Diez Mandamientos reloaded

Ana suele decir que sus mejores posts los escribió cuando este blog estaba naciendo y nos leía muy poca gente. Yo no si tiene razón, de lo que si estoy seguro es que este post es genial.

En estos tiempos de crisis fiscales allá en el Norte bien vale la pena darle una relectura a este gran post.

Poca gente sabe que a principios de los años '90, Suecia pasó por una crisis parecida a la que Argentina pasó en el 2001 aunque, claro, un poco más suave. Durante tres años seguidos el PIB de Suecia cayó lo suficiente como para poner nervioso a cualquier país desarrollado y mucho más a los suecos que estaban orgullosos de ser uno de los mejores países del mundo en unos cuantos aspectos. Lo peor de todo era la situación de las finanzas públicas. Durante la década de los ochenta éstas habían presentado déficits permanentes que se estaban haciendo notar en una relación deuda/PIB bastante exagerada, casi insostenible.

En 1993 el déficit del gobierno central llegó nada menos que al 13% del PIB, mientras que el año anterior el gasto público en porcentaje del PIB había alcanzado su máximo histórico del 75%, lo que da la pauta de la participación del Estado en la economía sueca. El sueño del Estado de Bienestar parecía hacerse trizas. En 1994, la socialdemocracia sueca, el partido socialdemócrata más exitoso del mundo si se consideran los años en que ha gobernado de los últimos setenta años, recuperó el poder después de un breve impasse. Lo más llamativo era que un partido de izquierda lo recuperara, y sucediendo a un gobierno de centro derecha, nada menos que con un programa de consolidación de las finanzas públicas. El Ministro de Finanzas, Göran Persson, se convirtió dos años después en Primer Ministro gracias, en parte, al éxito de ese programa.

Uno de sus asesores durante ese período de consolidación, Jens Henriksson, acaba de publicar un ensayo precioso en un think tank de Bruselas. El ensayo, que se llama Diez Lecciones de Consolidación Presupuestaria, es una pequeña joya que tendría que formar parte de las lecturas de antes de irse a dormir de cualquier Presidente, ministro de Economía o político en ciernes y del programa de estudios, opcional pero disfrutable, de cualquier curso de Finanzas Públicas.

En él, nos presenta lo que Persson dió en llamar "los diez mandamientos del equilibrio presupuestario" que, traducidos libremente por mí, vienen acá:

1. Las finanzas públicas sanas son un requisito esencial para el crecimiento.
2. Un país endeudado no es un país libre.
3. El responsable de la consolidación tiene que jugarse el puesto a los resultados de ésta.
4. Poner metas y respetarlas.
5. Diseñar la consolidación como un paquete coherente de medidas coherentes.
6. Actuar estructuralmente pero siendo consistente.
7. No dejarle los problemas a las autoridades locales.
8. Ser honesto con los ciudadanos y con los mercados financieros.
9. Tener un mensaje único.
10. No salirse de la senda del equilibrio presupuestario.

Aunque los detalles de su implementación no son directamente aplicables a la Argentina, que no tiene un exceso de gasto sino un defecto de ingresos, las líneas generales sí lo son. Las ideas básicas son que un país puede elegir el modelo de bienestar que se le ocurra sin necesidad de poner en peligro la sostenibilidad de su balance fiscal y que para crecer en forma sostenida las cuentas públicas tienen que estar en orden. Al fin y al cabo, los desequilibrios fiscales ponen en peligro el futuro de cualquier país de cualquier mundo y con él, el de sus habitantes.

26 comentarios:

Jhon Galt dijo...

11. Eliminar el Estado, el cáncer de la humanidad.

12. No reactivar el mercantilismo del siglo XIV bajo el eufemismo del Estado de "Bienestar".

13. Privatizar absolutamente todo, porque la burocracia sólo genera miseria y clientelismo parasitario.

14. Enseñarle a la sociedad que el sector político no debe ser financiado por el sector productivo, ya que si el Estado fuera realmente útil, tendría ganancias.

Ana C. dijo...

Jhon Galt, encima de religioso, supersticioso!

Todas las supersticiones se originan en la ignorancia, así que vaya y estudie.

Hal dijo...

Pero Jhon Galt habla en serio o viene a animar el blog con un toque de buen humor?

Hal dijo...

Me olvidé de lo importante: el post está impecable, una verdadera joyita.
Y el mandamiento que más gusta, obviamente, es el 8.

fernando dijo...

Cuál es la diferencia entre exceso de gasto y defecto de ingresos?

Alejandro Aníbal García dijo...

No se, no me parece nada novedoso su aporte. Solo hace una apologia de una politica publica sostenible, y de un comportamiento etico y responsable que cualquier funcionario publico en cualquier área debe tener. Aunque es cierto que en Argentina esos 2 requisitos son toda una novedad! Abzo ;) AAG

Ana C. dijo...

A mí lo que más me gusta es la de "que un país puede elegir el modelo de bienestar que se le ocurra sin necesidad de poner en peligro la sostenibilidad de su balance fiscal y que para crecer en forma sostenida las cuentas públicas tienen que estar en orden", Hal.

Que Suecia tenía un gasto público del 75% del PIB y Argentina una presión tributaria del 30%, Fernando.

Para ser interesante no hace falta que sea "novedoso", AAG. Pero es cierto, es sólo sentido común. Lástima que no sea el más común de los sentidos, y no sólo en Argentina, eh?

Musgrave dijo...

A mi la parte que más me gusta es esa que dice que el método del superávit estructural no es una buena herramienta práctica para diseñar una política de ajuste fiscal.

Y la otra esa que dice que el ajuste debe ser como aquel viejo juego de la perinola, "TODOS PONEN"

AAG, leiste el pdf sólo el post de Ana C?

Ana C. dijo...

En Suecia estaba bien el "Todos ponen" porque no tenía problemas de inequidad. En otros casos, el ajuste tiene que proteger a los más vulnerables.

(Lo que sí hacen el griego y el español, pero no el alemán, por ejemplo)

elbosnio dijo...

AAG no veo donde se habla de la etica en el post. Los mandamientos son de finanzas publicas y de gestion de la consolidacion. No vi la etica.

Ana, creo que los K cumplen varios de estos puntos.

Mi unica objecion es que la sustentabilidad politica esta solo mencionada en el 5. dentro del termino coherente. Y creo que todo necesita una consistencia politica (si buscamos un estado 70% del PBI o un sub 30), suficiente como para tener su propio mandamiento.

Ana C. dijo...

Elbosnio, los gobiernos K no tuvieron que hacer ningún ajuste fiscal, sino todo lo contrario. En cuanto a las características de su política fiscal, la veo de todo menos coherente o con una visión estructural.

Alejandro Aníbal García dijo...

Lei y comenté solo el post de Ana! La belleza de los conceptos esta en su simpleza. Cuesta mucho leer algo extenso hoy en dia, un paper en un blog no me da aun! Quizas el finde digiera el paper q citan ;) Muy bueno el blog! toy leyendo entradas antiguas asi me pongo al día.

Tincho dijo...

Podes ser de izquierda, derecha, centro o lo que sea; pero no boludo

Jhon Galt dijo...

¿Es viable el Estado de Malestar en una sociedad que ahorra en USD y en el exterior?

¿Acaso el Leviatán insaciable no destruyó sistemáticamente la moneda nacional, desde 1946 hasta la fecha?

¿Acaso existió alguna vez el libre mercado en Argentina? A principios de siglo, cuándo éramos del primer mundo...

Gracias heterodoxos por la tragedia nacional...seguramente una solución al 30% de inflación anual sea una receta heterodoxa como la aplicada por Sorrouille.

¿Cuba o Hong Kong?

Ana C. dijo...

La verdad que yo prefiero Suecia.

Walter M dijo...

Quien es Jhon Galt?

Hal dijo...

Jhon Galt es un hombre de fe, irreductible ante la evidencia

elbosnio dijo...

Ana, no veo donde no haber hecho un ajuste pueda ser tomado como un argumento de no cumplimiento de los mandamientos. O hacer un ajuste es un mandamiento?

Pero los K plantearon una politica fiscal sustentable, superavit fiscal y crecimiento en la recaudacion fiscal (lo que significa reconocer el mandamiento de la sustentabilidad en finanzas publicas y el mandamiento politico -faltante- de la sustentabilidad politica en un pais con un estado tan deficitario en derechos).

Creo que su politica fiscal ha sido muy coherente. Podes encontrar algunos puntos, pero en la gran foto todos sus movimientos han sido orientados a una mayor recaudacion. Y es bastante previsible. Lo que no quiere decir que te guste, pero sus movimientos han sido previsibles. Algunos de los previsibles faltan, pero los movimientos que hicieron estaban en la lista.

Ana C. dijo...

Elbosnio, "Budget consolidation" quiere decir ajuste fiscal.

the_heat_is_on dijo...

@Hal,
"Jhon Galt es un hombre de fe"
Yo diría que es miembro de una secta bastante peligrosa liderada por una sociópata [1, 2]
Excelente post Ana, totalmente de acuerdo con "los diez mandamientos del equilibrio presupuestario"
Me gustaría conocer su opinión de un paper que trata sobre el sector informal, políticas públicas e instituciones:
"Aruoba's paper notes some interesting regularities in a data set of 118 different countries. One measure he looks at is the size of the underground economy in different countries. If you carry out your business in the underground economy, you will benefit by avoiding taxation, but you lose the legal and contract protection that you would have had if you'd instead been working in the formal sector. If only the first effect mattered, you'd expect to see countries with higher tax rates have a greater role for the informal sector. But Aruoba finds just the opposite-- the bigger the informal sector, the lower tax receipts as a percent of formal-sector GDP. Aruoba attributes this to the fact that in countries with better legal institutions, the benefits of conducting business above board outweigh the taxation costs, and the governments can afford to raise more of their revenue through traditional taxation. " [3]
Me pregunto cuánto de esto se aplica al caso argentino, donde el sector informal es importante.

1- http://www.slate.com/id/2233966
2- http://www.tnr.com/print/article/books-and-arts/wealthcare-0
3- http://www.econbrowser.com/archives/2010/05/inflation_taxat.html

Ana C. dijo...

The_heat_is_on, muchísimas gracias por los tres links que pusiste. No sabía muy bien quién era Ayn Rand y ahora me desasné.

El artículo sobre impuestos, sector informal e inflación me parece muy interesante y con unas conclusiones de lo más atractivas.

Ulschmidt dijo...

Parece que el nuevo paradigma es: basta que los números al Estado le cierran y todo estará bien. La posibilidad de que un Estado malgastador y corrupto agote con excesivos y malos impuestos y gabelas a la sociedad no existe. Pero si dejásemos de crecer, mértio exclusivo del sector privado sin dudarlo un segundo, todas esas teorías se van al tacho, porque el gasto estatal es casi inflexible a la baja salvo que medie destructiva devaluación. Es decir: este no es el unico meollo de la cuestión, gastar bien, administración honesta, cobrar impuestos razonables y equitativos todavia es un objetivo.
Dicho todo lo cual festejemos que la Corte le impidió a la AFIP seguir embargando cuentas sin orden judicial. Un abusito menos del Estado.

Ana C. dijo...

Elbosnio, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Si te ponés a revisar la lista de los diez 'mandamientos', la política fiscal kirchnerista cumple quizás con el 1) y el 2). En cuanto a los demás, no hay metas, no hay coherencia, no hay visión estructural de largo plazo, la coparticipación funciona para el diablo, no hay honestidad sino dobles mensajes, y el equilibrio presupuestario está en riesgo. No seas más papista que el Papa que parecés obsecuente.

Ulschmidt, la calidad del gasto también es importante. No pensemos en lo que es Argentina, sino en lo que podría ser cuando mejore. Hay muchísimas razones de eficiencia que justifican el gasto público y el equilibrio presupuestario es necesario para hacer sostenible ese gasto público.

elbosnio dijo...

Ana, creo que el 1 y 2 son los mas importantes. Ademas creo que cumplen el 5, 6, 7, 9 y 10. No se salen del equilibrio presupuestario, tienen un mensaje unico (guste o no) en las grandes lineas.
Sin duda soy mas papista que el papa. Creo que CFK, en la soledad del poder, llega a dudar de ella. Yo no.

Antes me mencionaste que "budget consolidation" era "ajuste fiscal".
Cuando mencionaste que los K no habian tenido que hacer ajustes fiscales, usabas el termino ajuste como reduccion de gastos (tal cual lo usamos por aqui) no como traduccion del termino budget consolidation que podria ser "consolidacion presupuestaria" que se logra por reduccion de gastos o por suba de impuestos, como los K vienen haciendolo. Asi que o los K hicieron ajustes fiscales (con suba de impuestos) o Ajustes fiscales no son budget consolidations y no son parte de ningun mandamiento razonable de buen gobernante.

Ana C. dijo...

Ay, ay, ay. La política fiscal kirchnerista ha sido constantemente expansiva, Elbosnio. Aún cuando no hacía falta y lo recomendable era que no lo fuera. Eso no es buena política fiscal desde que Moisés le interpretó los sueños al faraón, así que abrí los ojitos.

(Divertido, eh, digo que a lo mejor cumplieron el 1 y el 2 y salís diciendo que son las más importantes. Pero bueno, por lo menos reconocés que no son honestos).

elbosnio dijo...

Coincido con vos que la politica fiscal K ha sido expansiva, pero aceptas que ha mantenido el presupuesto consolidado (budget consolidation) lo que significa que cumple el mandamiento?

Acotar tu propia opinion sobre que no hacia falta y que no era lo recomendable, solo agrega ruido negativo en la discusion primera sobre si cumplen o no tus propios mandamientos. Porque no reconocerles el merito de cumplir con esto.

Ademas no comparto tu opinion que no hacia falta. El crecimiento saca hogares de la pobreza y la politica expansiva logro el crecimiento. En un pais donde de la demora en el crecimiento significa demora en estados de miseria, es complicado argumentar demoras para asegurar alguna sustentabilidad.

Si sostener que otro gobierno podria haber manejado el joystick mucho mejor, manteniendo el crecimiento sin inflacion no lo dudo. Solo dudo que ese otro este dentro de la nomina de los posibles candidatos y no creo que ninguno de los ultimos 10 gobiernos lo hubieran hecho mejor. Pero es tecnicamente posible. Y no es truncando los sueños de los otros que la argentina mejora.

En cuanto al mandamiento que vos mencionaste es: "Ser honesto con los ciudadanos y con los mercados financieros".
No podria argumentar que han sido honestos con los mercados financieros, sin saber muy bien que significaria eso.

Ademas, por si una confesion noctura te levanta el animo, no creo que del equipo K lo que destaque sea la honestidad otra que la politica. Como honestidad del tipo personal, no robaras, no mentiras, no blasfemaras, te confieso que creo mas en Norberto Laporta y aun mas en Farinello.