martes, 26 de octubre de 2010

Presupuesto 2011: Sanz no lee FP

Que los políticos sean en su mayoría abogados es un problema grave porque la mayoría de ellos no saben un pomo de economía, pero que un abogado senador no sepa de derecho publico administrativo ni de la legislación  vigente en materia presupuestaria ya es una cosa muy seria.

Hoy leemos estas declaraciones del senador radical mendocino Ernesto Sanz  en Ámbito:

"El titular de la UCR planteó que la intención de su partido "no es dejar al Gobierno sin Presupuesto" para el año que viene, ya que -afirmó- "se corre el peligro de que no tenga un cálculo y pueda manejar unos 400.000 millones de pesos con discrecionalidad".

Hace un tiempo cuando se dió inicio al minué prespuestario, explicabamos que podría pasar si no se aprobaba el prespuesto 2011.

Decir que si no se aprueba el presupuesto el gobierno tendría discrecionalidad total para manejar los recursos públicos sólo puede entenderse viniendo de un radical nostalgioso de los años 80 donde los presupuestos eran en realidad prosupuestos.

8 comentarios:

el de adentro dijo...

Son una plaga, estos licenciados en derecho. Hay un poder del Estado en el cual directamente está vedado el ingreso de no-licenciados en derecho; en otro en la práctica todas las cabezas de ese poder de los últimos casi 30 años han sido licenciados en derecho; y en el tercero igual son mayoría. Tienen tanto poder institucional que estudian una tecnicatura y quieren que se les diga doctores. Y lagente se queja cuando hay mucho diputado sindicalista u obrero.......

cansarnoso dijo...

no hay que pedirle peras a un ganso

pero admitamoslo
el deja vu al 80 es inevitable
en un presupuesto fijado en peso nominales
donde un peso recaudado/gastado en diciembre es lo mismo que un peso recaudado/gastado en enero
aunque el segundo valga 25% más

Emiliano dijo...

Como estudiante de Derecho y ex estudiante de Administración, me siento un poco ofendido por sus comentarios.

En la mayoría de las facultades de Derecho del país existe al menos una materia referida a la Economía, por supuesto ello no significa que un abogado "sepa" de Economía (¿debería saberlo?).

La Economia y el Derecho son ciencias sociales, con muchos puntos de contactos (en general ese contacto tiene que ver con el régimen jurídico de la actividad económica de una nación) pero son disciplinas autónomas: ni un economista tiene porqué ser un especialista en Derecho, ni un abogado tiene porqué ser un experto en Economia (para ello existen los estudios y trabajos interdisciplinarios).

Más alla de esto, el preocuparse o no, como profesional, por profundizar y enriquecer los conocimientos, es más que nada una cuestión ética. Puedo citar como caso la mayoría de los jueces de la corte suprema de justicia, en particular a E. Zafaroni, quien además del título de abogado ostenta 5 títulos universitarios más (posgrados).

En el caso de un abogado o de un juez, es una obligación ética estudiar y asesorarse acerca de cuestiones que escapan a su entendimiento. Por ello creo que el caso del senador Sanz es una falta ética de doble índole: profesional y política.

Dudo mucho que el senador Sanz desconozca el Derecho Publico argentino, ocurre que al ser eminentemente un político, no tiene demasiados reparos a la hora de tergiversar la realidad frente a un micrófono, sobre todo cuando ese micrófono casi siempre es propiedad del monopolio mediático opositor, siempre disponible para cualquier voz dispuesta a crear en la población desánimo, miedo, pánico, esceptisismo, desconfianza o lisa y llanamente desprestigiar o difamar al gobierno nacional.

Saludos cordiales.

Emiliano dijo...

Como estudiante de Derecho y ex estudiante de Administración, me siento un poco ofendido por sus comentarios.

En la mayoría de las facultades de Derecho del país existe al menos una materia referida a la Economía, por supuesto ello no significa que un abogado "sepa" de Economía (¿debería saberlo?).

La Economia y el Derecho son ciencias sociales, con muchos puntos de contactos (en general ese contacto tiene que ver con el régimen jurídico de la actividad económica de una nación) pero son disciplinas autónomas: ni un economista tiene porqué ser un especialista en Derecho, ni un abogado tiene porqué ser un experto en Economia (para ello existen los estudios y trabajos interdisciplinarios).

Más alla de esto, el preocuparse o no, como profesional, por profundizar y enriquecer los conocimientos, es más que nada una cuestión ética. Puedo citar como caso la mayoría de los jueces de la corte suprema de justicia, en particular a E. Zafaroni, quien además del título de abogado ostenta 5 títulos universitarios más (posgrados).

En el caso de un abogado o de un juez, es una obligación ética estudiar y asesorarse acerca de cuestiones que escapan a su entendimiento. Por ello creo que el caso del senador Sanz es una falta ética de doble índole: profesional y política.

Dudo mucho que el senador Sanz desconozca el Derecho Publico argentino, ocurre que al ser eminentemente un político, no tiene demasiados reparos a la hora de tergiversar la realidad frente a un micrófono, sobre todo cuando ese micrófono casi siempre es propiedad del monopolio mediático opositor, siempre disponible para cualquier voz dispuesta a crear en la población desánimo, miedo, pánico, esceptisismo, desconfianza o lisa y llanamente desprestigiar o difamar al gobierno nacional.

Saludos cordiales.

Emiliano dijo...

Como estudiante de Derecho y ex estudiante de Administración, me siento un poco ofendido por sus comentarios.

En la mayoría de las facultades de Derecho del país existe al menos una materia referida a la Economía, por supuesto ello no significa que un abogado "sepa" de Economía (¿debería saberlo?).

La Economia y el Derecho son ciencias sociales, con muchos puntos de contactos (en general ese contacto tiene que ver con el régimen jurídico de la actividad económica de una nación) pero son disciplinas autónomas: ni un economista tiene porqué ser un especialista en Derecho, ni un abogado tiene porqué ser un experto en Economia (para ello existen los estudios y trabajos interdisciplinarios).

Más alla de esto, el preocuparse o no, como profesional, por profundizar y enriquecer los conocimientos, es más que nada una cuestión ética. Puedo citar como caso la mayoría de los jueces de la corte suprema de justicia, en particular a E. Zafaroni, quien además del título de abogado ostenta 5 títulos universitarios más (posgrados).

En el caso de un abogado o de un juez, es una obligación ética estudiar y asesorarse acerca de cuestiones que escapan a su entendimiento. Por ello creo que el caso del senador Sanz es una falta ética de doble índole: profesional y política.

Dudo mucho que el senador Sanz desconozca el Derecho Publico argentino, ocurre que al ser eminentemente un político, no tiene demasiados reparos a la hora de tergiversar la realidad frente a un micrófono, sobre todo cuando ese micrófono casi siempre es propiedad del monopolio mediático opositor, siempre disponible para cualquier voz dispuesta a crear en la población desánimo, miedo, pánico, esceptisismo, desconfianza o lisa y llanamente desprestigiar o difamar al gobierno nacional.

Saludos cordiales.

Alejandro María Cardoso dijo...

En este contrapunto entre Musgrave y Sanz, no termino de comprender el uso metafórico o literal del lenguaje de Sanz, frente a la interpretación metafórica o literal de Musgrave.

En cambio, no me queda dudas de que muchos de los post se hacen con un nivel de sorna que impide tomar muy seriamente lo que se afirma.

Veamos, Sanz dice que el presupuesto de 2011 sería de unos 400.000 millones, según expresa este post. Y que si no se aprueba la ley de presupuesto 2011, el gobierno ganará una discrecionalidad total (metáfora) al utilizar la prórroga que autoriza la Ley de Administración Financiera.

Esta ley autoriza a utilizar el presupuesto del año anterior readaptado por el propio ejecutivo. Si a esto sumamos la subestimación de recursos en un momento inflacionario, y la delegación de facultades (que se prorrogaría junto con el presupuesto caduco. Lo deberían analizar abogados), vemos que lo que dice Sanz pierde mucho de metáfora.

En este caso se toma de base un presupuesto de 273000 millones (2010, ya con inflación subestimada). Se quitan los gastos que no se repiten, con lo cual puede bajar. Se mantienen subestimados los ingresos, y no se considera la inflación. Muy fácilmente puede quedar 1/3 o más del presupuesto real no reflejado. Insisto, estas modificaciones son facultades del Ejecutivo.

Musgrave: ¿Esto no es manejar con discrecionalidad un presupuesto? ¿Entiende usted que aunque Sanz se refiere metafóricamente a todo el presupuesto, el riesgo de manejo discrecional sobre una parte realmente sustancial del presupuesto real es tan alto que la metáfora no es inadecuada?

¿Es una ironía suya afirmar que Sanz no conoce la ley de Administración Financiera, la prórroga de los presupuestos caducos, el efecto de la posible extensión de las facultades delegadas en el presupuesto anterior, y la modalidad del ejecutivo de subestimar sistemáticamente los ingresos para ganar discrecionalidad en el uso de recursos,? ¿Usted no sabe eso, o es una ironía? No me queda claro el punto.

En cuanto al link “Aguad será el nuevo Gringrich”, usted cometió un error: dice que “Esta cláusula de escape [refiriéndose a la ley de Administración Financiera Nacional], le permitió en su momento a Felipe comenzar a gobernar a pesar que los duhaldistas no le aprobaron su primer presupuesto.”

Supongo que usted, que es economista (¿O es abogado?) sabrá que no es la ley de Administración Financiera Nacional la que rige en la provincia de Buenos Aires, aún cuando también se prorrogan presupuestos.

Por suerte, mis errores en esta materia están justificados: no soy abogado ni economista. . Tampoco soy radical. Sin son ironías las suyas, discúlpeme. Trataba de informarme seriamente. Cordiales saludos.

Musgrave dijo...

estimado lo de sanz es burrada o picardia, la ley habilita al PEN a gastar el monto aprobado en el último presupuesto aprobado que obviamente no era de 400 mil millones.

La ley de AF de pba esta inspirada en la nacional.

Diario de Ayer dijo...

Para el Gobierno es mucho más fácil victimizarse y decir que la oposición pone palos en la rueda, mientras la UCR fue el único partido que anticipó qué iba a hacer al respecto. No hace falta ser abogado ni economista para darse cuenta -hasta el más ignorante lo haría- que sin la sanción de este Presupuesto, el Gobierno tiene la posibilidad de extender -esto es legal, pero no correcto- la ejecución del Presupuesto 2010 al año que viene. De esta manera, contaría con subestimaciones de ingresos mucho más amplios que los actuales y, en un año electoral, tendría mucho dinero del que no rendiría ningún tipo de cuenta. Lo único que quiere la UCR es un Presupuesto con límites.