jueves, 11 de junio de 2009

Stiglitz y el futuro del mundo

En este blog queremos mucho a Krugman, pero a Stiglitz directamente lo adoramos.

Lo que se necesita para tener éxito es un régimen donde los roles del mercado y del gobierno estén equilibrados, y donde un estado fuerte administre regulaciones efectivas. [...] el poder de los intereses especiales debe ser contenido.

Eso, más democracia, "es lo esencial para un mundo justo y próspero".

(Gracias a Guillermo por el link).

21 comentarios:

El Contrera dijo...

Más democracia???

si se acredita haber leído el variam el voto vale doble???

ma si, yo me voy a vivir a chile que no se necesita ni votar, eso sí, lo más probable es que no tenga un cobre...

Musgrave dijo...

"Today only the deluded would argue that markets are self-correcting or that we can rely on the self-interested behavior of market participants to guarantee that everything works honestly and properly"

Deluded: dicese de individuos que no han leído a Varian o a algún libro equivalente.

Anónimo dijo...

Esta bien, ahora pensar que "that goverments are self-correcting or that we can rely on the unself-interested behavior of governments to guarantee that everything works honestly and properly",



creo que participa de las mismas caracteristicas de delusion.

Ana C. dijo...

Pero Stiglitz no dice eso.

chubutense dijo...

¿Stiglitz no es ese que siempre que le preguntaron habló maravillas de la gestión del ex presidente Kirchner?

Anónimo dijo...

Chubutense, Ud. está loco? Espere un cachito que ahora vuelven los interpretadores de Stiglitz y lo ponen en su lugar,'brase visto.

Joe Stiglitz dijo...

Wasted time. They didn't listen to me and to my friend Michel Spence.

http://www.perfil.com/
contenidos/2008/10/29/noticia_0008.html

http://www.clarin.com/
diario/2008/10/29/elpais/p-01791379.htm

http://www.perfil.com/
contenidos/2008/11/16/noticia_0007.html

Ana C. dijo...

Supongo que habrá sido antes de que se chiflara, Chubutense.

Andrés el Viejo dijo...

¿Qué quiere decir, Ana, que Stiglitz elogiaba a Kirchner antes y que después se volvió loco? No, Stiglitz sigue igual que antes. Y Kirchner también.

chubutense dijo...

¿Stiglitz?:P

chubutense dijo...

Uy, Andrés, me superpose con vos y con el mismo chiste. Tendremos que asumir ambos que se trataba de un chiste fácil.

Pero es que quedó tan picando...

Ana C. dijo...

Cayeron como chorlitos :-P

Anónimo dijo...

Ah...era una trampa...

Pero entonces ¿Tiene o no razón el amigo Stiglitz?

guillermo dijo...

Chubutense, Perón admiraba la gestión de Franco. No siempre los admirados admiran a gente que vale la pena admirar.

El loro de John Silver dijo...

El problema es si los "intereses especiales" no están sólo en el sector privado, sino también en el gobierno, las instituciones estatales, creo que quiere decir el Anónimo de las 12.50, Ana C. ¿Qué policía vigila a la policía? Era una buena pregunta que se hacía Bertrand Russell. Mucho antes de que llegara Buchanan.

No creo que Stiglitz sea tan ingenuo. En On the economic role of the state es muy consciente de que el estado es imperfecto y puede introducir ineficiencias en el mercado. Pero los mismos argumentos para criticar el estado pueden utilizarse también a la inversa. No hay una solución mágica: a Stiglitz hay que leerlo sin anteojeras. Sus duras críticas al FMI y al BM en los 90 no son una convalidación de cualquier cosa en sentido contrario.

Habría que batallar en dos frentes, ¿no? Mejor estado y mejor regulación del mercado. Para mejor estado, procesos de toma de decisiones más democráticos y transparentes, más frenos y contrapesos. Más democracia y estado de derecho, más calidad institucional, en suma. Sin eso, los "intereses especiales" de los funcionarios y burócratas de un estado fuerte pueden ser tan peligrosos como los "intereses especiales" de grupos de presión económicos.

Es lo que escribía el mismo Stiglitz hace años en sus críticas a la acción de las instituciones, en este caso el Banco Mundial:

"Openness, transparency, and democratic processes provide an important check on the operation of special interest groups and the extent of corruption."

Y lo que es aplicable al Banco Mundial como institución sería aplicable perfectamente a la Casa Rosada.

Sobre todo, a la vista de esta nota, que deja helado. ¿Dónde terminan ahí las fronteras entre el estado y el mercado? ¿Que policía vigila a este policía en concreto, que además ejerce de policía sin serlo?

chubutense dijo...

Guillermo, no te pudiste resistir! Je

Admiro que te admires de como uno admira gente no admirable aunque admirada por gente admirable que, sin embargo, se admira por aquello, eso si, admirable de la gente no admirable.

Joe Stiglitz dijo...

I am right in much of what I say, Anonymous, ¿don't you agree? And what I said in my 2008 speech in Buenos Aires was clear.

Andrés el Viejo dijo...

Por una casualidad, en 2001 compartí un desayuno con Stiglitz (y unas treinta personas más).
En aquel momento, y para sorpresa y consternación de la mayoría de los presentes, Stiglitz denostó al sistema financiero internacional y sus organismos, demolió a la escuela neoclásica, pulverizó al neoliberalismo y criticó fuertemente la política económica que estaba entonces en curso en nuestro país.
Por eso, no me extraña que tenga elogios para la política económica que está en curso hoy en nuestro país.
Saludos

Anónimo dijo...

Andres,

Para que refresque sus conceptos sobre Stiglitz, que ya se está vendiendo a la patria financiera.

http://www.perfil.com/contenidos/2008/10/31/noticia_0038.html

Andrés el Viejo dijo...

Disculpe. ¿Ese cambio que usted advierte en Stiglitz me lo puede recomendar en otra fuente? No perderé un minuto consultando Perfil, por la manifiesta inutilidad que tendría ese minuto.
Si lo que usted me recomienda leer está en otro lado, lo buscaré con mucho gusto.
Saludos

Anónimo dijo...

Andres,

http://www.revista-fortuna.com.ar/ed_0283/rep01.html

Y saltée el titulo que es solo un reportaje.