jueves, 22 de abril de 2010

Don Mingo y las causas de la inflación

Don Mingo anduvo paseando por la blogosfera y por una discusión sobre las causas de la inflación que supuestamente ha tenido lugar en muchos blogs y de la cual ni me enteré porque yo estuve paseando por Argentina con un programa tan apretado que no me dejó tiempo para leer casi nada.

Confieso que durante un tiempo estuve igual de asombrada que Don Mingo. Tal como él, pensaba que Argentina había aprendido de su historia y de las infinitas discusiones sobre teoría y práctica de la inflación anteriores al Plan de Convertibilidad y que una vez controlado el peligro de explosión inflacionaria al término de la Convertibidad, se iban a seguir políticas que evitaran que la inflación se desmadre. Pero bueno, supongo que cada generación debe hacer su propio aprendizaje.

Igual, Don Mingo cuenta la historia por la mitad. Si bien todos sabemos que la inflación es un fenómeno monetario y que no se puede fabricar inflación sin dinero, también deberíamos saber a esta altura del avance de nuestra querida ciencia que es muy fácil hacer una política monetaria consistente y no inflacionaria en una economía que no presenta otro tipo de tensiones.

La inflación no es "una señal de que la economía carece de una organización monetaria adecuada". Es una señal de que la economía carece de organización, nomás. Y de que esa economía abolece de problemas más graves que una simple organización monetaria. Son esos problemas graves, que a los economistas nos gusta llamar "problemas estructurales", las verdaderas causas de la inflación y no una tontera monetaria.

¿Cuáles son entonces, para mí, las verdaderas causas de la inflación?

En primer lugar, hay un problema fiscal, del que ya hablamos en nuestro primer post y en este otro. En segundo lugar, un problema de productividad y en tercer lugar – pero no por ello el tercero en importancia – un problema distributivo. Como se muestra en cualquier documento de la Cepal desde los '60 a esta parte, los tres temas están fuertemente relacionados y se influyen mutuamente. Aquí sólo diremos que Argentina solucionará para siempre su tendencia a la inflación persistente recién el día que consiga tener una política fiscal bien financiada con una estructura tributaria moderna y eficiente, una estructura económica muchísimo más productiva que la actual y, sobre todo, una distribución del ingreso bastante más justa que la que tiene ahora.

Entonces, hacer política monetaria será un juego de infantes. Y "la organización monetaria adecuada" vendrá solita.

27 comentarios:

El del 0.33% dijo...

Ana:

Si las causas de la inflación son esas 3 que planteás entonces pregunto:

¿Por qué en los 90 no tuvimos inflación?. ¿Acaso no habia un problema de productividad o distributivo?

Ana C. dijo...

Ja.

En los '90 no hubo inflación porque Don Mingo le puso un corset. Menos sexie, un chaleco de fuerza. Que en un primer momento estuvo muy bien, eh.

Pero los problemas estructurales no los solucionaste. Y seguís teniendo una política fiscal horrible con un sector público mal financiado, una población de lo más poco productiva y una distribución del ingreso que no se merece ningún argentino. De ahí la inflación actual.

FM dijo...

Y yo que pensaba que las demandas tipo:
"Aquí sólo diremos que Argentina solucionará para siempre su tendencia a la inflación persistente recién el día que consiga tener una política fiscal bien financiada con una estructura tributaria moderna y eficiente, una estructura económica muchísimo más productiva que la actual y, sobre todo, una distribución del ingreso bastante más justa que la que tiene ahora." eran sólo propiedad de los troscos.

Parece que Ana C ha inventado el Maximalismo liberal.

Benvenu Ana C.!

El del 0.33% dijo...

Perfecto, entonces si le pusiste un corset a la economía y seguiste teniendo al menos 2 de esos 3 problemas que mencionás sin inflación, puedo concluir que el origen inflacionario no es ese sino monetario.

El corset era monetario ¿no?

Ana C. dijo...

Yo no inventé nada, FM. Está todo escrito en estas cosas...

Tenés los tres problemas todavía, El del 0.33%. Y claro que el corset era monetario. Pero es como ponerle uno a una señora gorda. Tenés tres alternativas: o la hacés adelgazar (reformas estructurales), o se muere asfixiada (tremenda, la Depresión de los Cinco Años, no?), o explota el corset (chau, Convertibilidad, hola, inflación).

El tema es que la señora adelgace y conseguir vestirla con ropa que le vaya bien, no?

sin dioses dijo...

Ana ¿no se le ocurrió la toma de ganancias extraordinarias por los formadores de precios?

Ejemplo
Crema la Serenisima 4.30
La Cabaña (Cooperativa Rosarina)3.10
Galletitas Bagley 4
Galletitas Costa (diria de mejor calidad, chilenas)2.75
Alfajor Terrabusi 3.20
Alfajor Cocotorta, mejor que el bagley, base de alfajor, tapa de Coco. 2.50.

Son 3 meros ejemplos de productos de igual calidad, y como toman unos y otros la ganancia. Los 3 ejemplos no son azarosos. Son de empresarios nacionales y extranjeros y una cooperativa de trabajadores.

Ana C. dijo...

Bueno, eso en cualquier lugar del mundo se llama "puja distributiva".

sin dioses dijo...

Esta bien Ana, pero algunos conservas llaman puja distributiva no a las toma de ganancias por parte de los empresarios, sino a las convenciones colectivas.

Diego dijo...

Sin dioses,

¿Cuanto gasta en publicidad, ubicación en góndola, etc. La Serenisima y cuanto gasta La Cabaña? ¿Bagley (Arcor) y Costa? ¿Terrabusi (Kraft) y Cocotorta? ¿Seguro que las ganancias de ninguno de esos productos de primera línea no está "subvencionando" un producto de segunda marca, mucho más barato, o generando una diferenciación aspiracional por precio de acuerdo a una estrategia de marketing?

No asumas a priori que un mayor precio refleja una mayor ganancia sin tomar en cuenta la estructura de costos completa.

Adrian dijo...

sin dioses, para medir la inflación no tenés que comparar bagley con cocotorta, sino bagley y cocotorta 2010 con bagley y cocotorta 2009 y después ponderar segun como incida cada uno en el bolsillo del pueblo.

Entendés ahora?

Mariano T. dijo...

sinsesos es inimputable, hablamos de la inflación y parece que a los 50 años descubrió el Marketing. Para algo sirven los blogs económicos.
Ana, tengo una duda. Los países que no tienen inflación, algo así como el 95% de los paìses del planeta, tienen solucionados esos tres issues?

Mariano T. dijo...

sinsesos: En Suiza hay chocolates carísmos y chocolates baratos, sin que eso cause inflación. Y sin que tenga algo que ver con los costos de producción. Una empresa puede ganar el 20% de la facturación, y otra el 60%, y eso tampoco causa inflación, ni puja distributiva, ni nada.

manon dijo...

Los tres problemas se desmoronan cuando uno mira los países vecinos y ve que tienen mayor déficit (quizás porque no tienen tanta inflación), problemas de productividad y distributivos...

Pablo dijo...

1) Problema fiscal: el Estado roba demasiado del mercado (ah, me olvidaba que los keynesianos y estructuralistas le denominan al robo estatal = impuestos)
Elimine los impuestos y las coacciones estatales al mercado, y va a tener inversiones de sobra.
Ah, pero hay que reducir el gasto, y vamos a tener problemas con nuestra estructura sindical fascista, que todavía tiene el mismo estatuto copiado de la Carta del Lavoro de Mussolini...
Bueno, podemos hacer otro gatopardismo corporativo, total la gente no entiende, y menos los intelectuales de "inacción", como los k sobretodo...

2) Productividad: Saque al Estado del medio, que destruye la productividad mediante distorsiones artificiales, algo que Von Mises denominaba intervencionismo....80 años en vano y van...

3) Problema distributivo: ???? ¿y esto? ¿Cómo es que la inflación es un problema distributivo?? ¿Eliminamos la inflación con + restricciones a la oferta?

Conclusión: podemos emitir a lo pavote, total es un problema estructural (y tiramos por la borda el empirismo económico, la historia y todos los datos científicos que avalan el monetarismo)


Y aprenda a leer la historia, no puede confundir neocorporativismo con neoliberalismo, lo mismo que nosotros no confundimos estatismo con socialismo marxista.

Ana C. dijo...

Pablo, yo no dije que se podía emitir a lo pavote, eh? Sino que la política monetaria está siempre condicionada por los problemas estructurales latentes. Podés intentar cuadrar el círculo, pero al final, te explota por un lado o por otro.

Tus diatribas anti-estado van en contra de la racionalidad del ser humano. Los países más ricos tienen un sector público más que respetable y no parece irles muy mal por ello. Hay algunas actividades que se resuelven mucho mejor vía Estado. La idea está en descubrir cuándo el Estado molesta y cuándo ayuda.

(De paso, podrías agregarle algo a tu nombre, hay otro(s) Pablo(s) con ideas distintas y Musgrave se los confunde a todos)

Mariano T. dijo...

Ana: No estas respondiendo como en docenas de países con esos problemas sin solucionar no hay inflación.
Si queremos buscar causas por la que Argentina esta entre los 10 países con más inflación, tal vez deberíamos buscar que tenemos en común con esos países, o que tenemos de diferente con el resto, no en lo que tenemos en común con la mayoría del planeta que no presenta la inflación que tenemos nosotros.

ayjblog dijo...

hay dos factas diria
Mariano tiene razon, a veces se la doy, Pablo, si es tan malo, todo el planeta esta equivocado? afortunadamente hay mucho sejemplos de paises que siguieron lo que vos decis, ah, no, ninguno, bue, sera en Marte quizas. aca venimos algunos a parender (yo) a discutir (ya a ves) pero no es un blog religioso, aunque sea ecumenico

en fin

Ana, no seria adecuado jubilar a Cavallo vistos sus innumerables exitos?

Carlos dijo...

"una política fiscal bien financiada con una estructura tributaria moderna y eficiente, una estructura económica muchísimo más productiva que la actual y, sobre todo, una distribución del ingreso bastante más justa"

Ana, gracias por creer que cruzando el charco tenemos todo eso pero no es así. Somos muy, muy parecidos a Uds. (más pobres, eso si).

Charrua

chubutense dijo...

Ana, debe ser el aire de Buenos Aires, Clap clap clap. Yo agrego: vamos a tener inflación hasta que lleguemos a eso. Pasa que, malicio, modificar la estructura productiva, la distribución del ingreso, y la estructura tributaria, es un proceso que, necesariamente, va a darse en un contexto de inflación, porque nadie va a regalar la que considera suya. Y eso es, exactamente, lo que está pasando.

Dice Hugo M. que quiere tu teléfono.

saludos!

chubutense dijo...

Mariano, lo "diferente con el resto" es estamos en un proceso de modificación de la distribución del ingreso, la estructura productiva y (mucho menos, solo vía retenciones que a largo plazo no sirve) la estructura tributaria. Y eso genera tensiones, todos quieren la suya y está muy bien.

Ana C. dijo...

Mariano, cualquier país con las mismas tensiones que Argentina, tiene una presión inflacionaria latente. Mirá España. En los 10 años que lleva el Euro no consiguió tener menos inflación que el resto hasta que la agarró la crisis, y eso por un problema de productividad esencialmente, porque las otras dos cosas están relativamente satisfechas. Ninguno de los otros países latinoamericanos tiene la moneda fuerte y confiable que quiere Cavallo. ¿O vos ahorrarías en pesos colombianos? Los países del Este, para dar otro ejemplo, no tienen una inflación alta, alta, pero no se salva ninguno de ajustar cada tanto para evitarla y de vez en cuando se les escapa.

Charrúa, ¡pero si todo el mundo sabe que ustedes tienen una economía y una sociedad mucho más armónica que la nuestra!

¿Cómo negocian salarios en Uruguay? ¿Cómo es la historia de los acuerdos sociales?
¿Cómo fue la historia de la inflación en Uruguay en los últimos 70 años? ¿Y la de las finanzas públicas? ¿Están así de endeudados y tuvieron déficit endémicos como la Argentina?

Chubutense, me parece que estás dando vuelta un poco la tortilla :-)

manolo dijo...

Ana C.
Los Orientales tienen como válvula de escape la Argentina.
Entre nacidos en el Uruguay, y sus familiares argentinos, tenemos en la Argentina entre 500.000 y 750.000 personas.
¿Por qué no están cruzando en balsa el charco, como los caribeños y africanos?
Porque son mas pobres, y los que no lo soportan se van, sin riesgo de que los deporten; con en los paraísos del Atlántico Norte.
Un abrazo

Alejandro de la Ribera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro de la Ribera dijo...

No ofreceremos una explicación válida si cuando hablamos de inflación omitimos indicar sus niveles, y relacionarlos con las causas ponderadas que mencionamos.

Si hay una modificación de la estructura de producción, y una puja distributiva, no es lo mismo asignarle el 50% de la explicación causal de una inflación del 2%, o del 4%, que hacerlo en relación con inflaciones del 20, 30 o 35%.

Casi todas las causas indicadas, realmente existen.

Pero parece de sentido común entender que una puja distributiva no puede explicar una inflación del 35%, sino que la propia puja se desata y exacerba en su mayor parte como reacción ante la alta inflación. Luego, si, se convierte la puja en una causa realimentante.

Alguien mencionó que pujas distributivas, y problemas de distribución del ingreso hay en casi todo el mundo, que sin embargo convive con inflaciones del 4%. Sin embargo, nosotros tenemos el 35% o más.

Esas dos causas -junto con otras- explicarán ese 4%. Pero es imposible que expliquen el 35%. Más allá de cierto punto (muy bajo en relación a nuestra inflación), decir que estos son los factores de la alta inflación, es evidentemente falso.

No parece haber dudas de que en nuestro caso hay causas monetarias fuertes, y ahora también fiscales.

No olvidemos que otra causa de la inflación es que el incremento de demanda no se acompaña con una aumento de la oferta, y eso se relaciona con los niveles de inversión (y esto a su vez, con el ambiente de negocios, entre los que juegan factores como presión tributaria, reglas pro-inversión claras y estables, incremento del capital físico y el capital humano, niveles de ahorro y crédito, riesgo país, etc.)

Por otro lado, se me ocurre que los factores estructurales que se mencionan como causa de la inflación son extra económicos, tal como afirma Tanzi en la nota que aparece linkeada.

Si la inflación se genera porque los argentinos demandamos al Estado un rol más amplio del que están dispuestos a financiar, nos encontramos ante un problema sociológico, no económico.

Una ideología basada en el "pensamiento mágico", que tendrá consecuencias políticas y económicas. Pero es un problema básicamente ideológico. Claro, para salir de el se requiere de un tipo de liderazgos políticos que no se si tenemos a la mano en Argentina.

Eliminemos el pensamiento mágico, y veremos desaparecer los famosos factores estructurales.

Ahh, y mientras tanto, hagamos un prespuesto base cero sobre el estado que podemos financiar, y delineemos una estrategia para llegar al estado al que queremos arribar. De lo contrario estaremos dando vueltas sobre medidas voluntaristas en estado puro.
Alejandro María Cardoso

Alejandro de la Ribera dijo...

En mi comentario anterior, vinculé la descripción de Tanzi sobre una de las causas de la inflación en la Argentina, (los argentinos demandamos al Estado un rol más amplio del que estamos dispuestos a financiar), con el pensamiento mágico de los factores estructurales de la inflación argentina, que los presenta como leyes económicas. Los factores estructurales no son leyes económicas sino una forma de enmascarar decisiones colectivas perfectamente modificables, si pretendemos escapar a las crisis reiteradas.
La fórmula básica para evitarlas es contar con un estado eficiente, disciplinado monetaria y fiscalmente, y proporcionado a sus posibilidades sustentables (que pueden ir mejorando etapa a etapa). Pero claro, esta solución es menos épica, mas pedestre, mas trabajosa. Mucho mas seductora es la idea de tener un estado “gratuito”, aunque siempre termine generando unos Stops explosivos por sus crisis inflacionarias, de deuda o cambiarias. Pero sin magia, sólo nos trabajar para obtener resultados.
Y recordé un cuento sobre dos tribus, una muy pobre y otra próspera. La tribu pobre se quejaba amargamente sobre su destino de miseria, sobre la esterilidad del suelo, las inclemencias del clima, las recurrentes hambrunas.
Un día pasó un viajero, que al ver los contrastes les preguntó sorprendido, a los indios pobres, “Pero porqué tanta hambruna y miseria, cuál es la causa de tanto desánimo? ¿No vieron la tribu que esta cruzando el arroyo, con sus maizales, su verdura, sus cabras?" A lo que los indios le respondieron. “Ahh, ¡pero ellos, siembran!”.
Alejandro María Cardoso

Mariano T. dijo...

Digamos que el dìa que eliminemos la inflación sin solucionar estas cosas asaremos a ser como la mayoría de los paìses: Sin inflación pero con un montón de problemas.

Carlos dijo...

Manolo, tampoco la pavada!! Es cierto que hubo mucha emigración hacia Buenos Aires, pero esos números que Ud. cita están MUY exagerados. No sé si hay números fieles, pero en todo caso, no importa; ¿cúal es, exactamente, el beneficio para el país de que un uruguayo se vaya? ¿Que no hay que conseguirle empleo? Cierto, pero tampoco gasta ni produce. Creo que nos juega en contra, no a favor. Imaginese si el vecino más grande y rico no nos chupara a nuestros habitantes más jóvenes y emprendedores!!

Ana: no puedo contestarle lo de "armonica", pero los salarios se negocian igual que allá (consejos de salarios, se llaman). Si me apura, le diria que la diferencia actual está en la facilidad para pedir prestado y la necesidad de importar todo el petróleo. No hay tanta necesidad de mantener el superavit comercial a toda costa, se puede financiar un déficit presupuestal sin impuesto inflacionario y mantener el TC subvaluado no sirve para tanto tampoco.
Charrua