viernes, 23 de enero de 2009

Aguante Jauretche

Bien Sarlo fustigando la mentira de Moreno en el INDEC, apelando al bueno de Jauretche, referente ¿intelectual? del campo nacional y popular, cuya utilidad para un gobierno "pragmático" está llegando a su fin.

Cada paso que da Néstor hacia el pejotismo, empujado por el inexorable agotamiento electoral del kirchnerismo original, reduce la probabilidad de una nueva reedición de las obras completas de Don Arturo.

Sin el calor oficial, quedará entonces el aguante.

54 comentarios:

guillermo dijo...

Creo que Sarlo es excesivamente generosa con los meritos literarios de Jauretche, ejemplo insuperable de la mentalidad medio pelo por escrito, en version peronista.

AGUANTEJAURETCHE dijo...

En rambletamble.blogspot.com, Artemio dice, entre otras cosas, esto de la nota de la Betty:
"Llama la atención sin embargo, que para la crítica se respalde en Jauretche, no porque la utilización de Don Arturo no pueda ser herramienta de refutación a Moreno y tantas cosas - en rigor el valor central de la obra de Jauretche es su estructura interna pensada para la refutación de las verdades dominantes en su época- sino que, el forjista no es autor de la estima sarlista habitual, mucho menos como "teórico de lo social". Nada más alejado del imaginario refinadísimo de Sarlo que el "Manual de zonceras", "El medio pelo" y otras demasías arturianas pensadas "en populiste", esa pura escoria ideológica para los discípulos tempranos de Mao Zedong cuando para todos nosotros el Sheraton, aún podía ser el hospital de niños. Pero para Ella no, Ella la vió venir, Ella era ya de chiquita muy inteligente. Neuronas, neuronas!"
La nota de Sarlo citando a Jauretche tiene la mismísima mala leche que la difusión del video -editado- de Perón en ocasión de la estatización de los fondos de las afjps.
A levantar la puntería, muchachos, no hagan copy paste con cualquier adefesio opositor de la izquierda caviar, porfi.
Vuelvan a la Escuela de Chicago que con eso les va bien.

Ana C. dijo...

Aguante, que a la escuela de Chicago vuelva su abuela.

el loro de john silver dijo...

Ojalá aumente la posibilidad de la reedición de las obras completas de Gino Germani.

"Si en el siglo XIX la ignorancia era considerada como el peor enemigo del pueblo, ahora hay algo peor y eso es la semiinstrucción, la enseñanza parcial y sectorial con falsos objetivos culturales [...]", Germani, 1935

AGUANTEJAURETCHE dijo...

Don Arturo también fue autor de un libro llamado "Los profetas del odio y la yapa: La colonización ideológica".
¿Usted qué opina, Ana C, se podrá extrapolar a la actualidad?

Lindahl dijo...

Estimado aguantejauretche, más allá de su uso infantil de las comparaciones equívocas, tiene algo que decir sobre los temas de fondo? Moreno? La declinación del kirchnerismo? La pejotización?

Ana C. dijo...

Leí el artículo de Sarlo y veo que trata de las mentiras estadísticas. Yo no sé usted que piensa, Aguante, pero le digo: yo soy economista y, como tal, amo las estadísticas, las encuestas, los estudios con números, todo lo que sirva para aprehender la realidad y poder tomar decisiones relativamente informadas.

Lo de las estadísticas en Argentina es tan grave que los responsables se van a ir al infierno de los malos gobernantes, y ahí los van a tener reconstruyendo las series originales por toda la eternidad.

escriba dijo...

And here we go again...

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0300/articulo.php?art=10218&ed=0300

AGUANTEJAURETCHE dijo...

El problema, creo yo y por lo que veo también lo marca Artemio, es que la Betty utiliza a Jauretche -alguien en las antípodas de su pensamiento actual- para criticar a este gobierno.
Y para peor, comete una gaffe: el chico de la bicicleta seguramente trabajaba para La Nación, tradicionalmente aliada de los Bunge y Born y otras empresitas del mismo rubro.
De modo que podemos decir "¡qué barbaridad, hasta Sarlo critica a este gobierno!" y olvidar que tanto en el tiempo del chico de la bicicleta cuanto en la actualidad, tal como dijera Mac Luhan, el medio es el mensaje, y a juzgar por cómo actúan los medios, el medio es más importante que el mensaje.
Insisto con mi pregunta acerca del librito de Jauretche, ¿será condenadamente actual o habrá caído en las garras del anacronismo?

Lindahl dijo...

escriba, si su mejor defensa de Moreno es una nota de Tomás Abraham, que comete el error ingenuo de suponer que la negociación salarial sindical se rige por lo publicado por el INDEC, entonces no hay mucho más para decir.

Anónimo dijo...

Creo que se están olvidando claramente de una lectura entre líneas de la nota de la chica sta Sarlo. El chico de la bicicleta en ese caso iba a buscar a una empresa privada los datos y no a un organimos público. Le pido a todos que hagan esa simple diferenciación y como cambia la lectura del artículo que sigue siendo una canallada más a las que nos tiene acostumbrados La Nacioón Saludos.
Aguante Moreno y su defensa a la patria, en contra de los inescrupulosos empresarios argentinos que aumentan los precios sin ningún tipo de criterio solamente por qel clima social.

Andrés dijo...

Buenas,

Yo separaría 2 cosas.

Una es la crítica comrpensible a la baja credibilidad del INDEC. Ese es un aspecto negativo de los gobiernos K, para qué negarlo.

Otra es el uso de la crítica al "dibujo" del índice del 7% para pasar una factura que no corresponde. Sarlo hace toda una introducción sobre Jaurethe y demás para terminar despotricando contra una realidad política que no puede modificar: La impotencia de la oposición frente a un oficialismo que, pese a sus errores y horrores, se mantiene como la alternativa más creible (reconocido implícitamente en "Ignoro si Kirchner va a pagar con un cercano castigo electoral...").

Si no, no se entiende que critique a Kirchner por su "realismo cortoplacista" y luego lo señale inmediatamente como falta de realismo. Una forma de decirle "sos un HDP y ni siquiera sos de verdad uno".

Eso revela que a Sarlo le irrita la sucia maniobra por ser realista y efectiva, mostrando cómo esos "Konchud@s" la superan a ella como política (porque lo que le sobra como analista le falta en el rubro "calle", mal que le pese).

Saludos,

Andrés

Matt dijo...

Pragmatismo puro de Néstor al virar la nave al partido cuando su alianza con sectores "progresistas" se comenzó a desmoronar producto de mostrar estos últimos, los "ladriprogresistas", su nula voluntad de transformación de la realidad. Hay de todo en este espacio político, el mas snob de los espacios conservadores.

La Sarlo con el peronometro en la mano y usando a Don AJ (INTELECTUAL, con mayúsculas) para tirarle palos al proyecto es muy divertida, una actividad muy común de la derecha o del progresismo argento tirarnos con nuestras propias armas. Símbolo de como sus ideas no prenden en el pueblo.

Comparto mas el análisis de Artemio.

Salutte

Andrés el Viejo dijo...

Dos cositas:
Lo que se ha hecho en el INDEC es peor que un crimen, es un error. Ya está cometido. El odio a Moreno (no de los economistas, que ese no le importa a nadie, sino de los empresarios de toda laya, que ese es en serio) no proviene de sus trapisondas en Perú y Diagonal Sur, sino de su incordiosa manera de meterse en los impolutos mecanismos del libre mercado. Se puede criticar lo del INDEC sin necesidad de convertir ese grave error en la vara absoluta para medir todo lo que hizo, hace y hará el Gobierno.
Recurrir a la señora Sarlo y que esta recurra al pobre Jauretche (que, por razones de fallecimiento, no puede defenderse) es una prueba de debilidad argumentativa y sobre todo política. Como bien dice Artemio en su blog, Sarlo termina admitiendo su temor de que la masa ignara termine votando por los Horrores de Dunwich que nos gobiernan. Creo que le pasa a muchos, pese a que se llenen la boca con el pejotismo y la declinación del kirchnerismo. Que, si realmente se tratara de eso, no tendría mucha gravedad. Pero, en rigor, de lo que se trata es del deseo de que venga gente seria, respetuosa del saber de los economistas, de las inquietudes del capital y temerosa del Dios que mora en los países centrales.
Echo de menos en este blog algún comentario ácido sobre la inútil y aun perniciosa visita del Horror de Dunwich femenino a la isla maldita y al país del Macaco (dos lugares donde, seguramente, también se viola la santidad de las estadísticas).
Cordiales saludos

argentinos a las cosas dijo...

Gran polvareda por el comentario a un comentario...increible.

de Martinez de Hoz... dijo...

..al Napia Moreno.

Hitoria de la inflacion inercial en la Argentina.

Desagio de Juan Vital Sourrouille (1985) y control del indec del Napia Moreno.

y que hay de nuevo...?

en esencia es lo mismo, y va a terminar igual.

Ana C. dijo...

Usted sí que no entendió el desagio, Martínez de Hoz.

En fin. Por eso los abogados no tienen que ser Ministros de Economía...

Martinez de Hoz dijo...

Seguramente Ana C, seguramente que no lo entendi.
Yo soy muy ignorante.

Porque entonces no nos cuenta Ud, brevemente, que era el desagio y que funcion cumplia.

Esteban S dijo...

Che, lo que saco en limpio de las reacciones al post de Lindahl es que a los chicos nac&pop que defienden a Jauretche les falta lo único que lo salvaba al viejo: el sentido del humor.
Jodido ser un discipulo tan mediocre de un maestro tan precario. Por algo prefiero el linaje del nunca bien ponderado Gino. Saludos.

AGUANTEJAURETCHE dijo...

Esteba S: Su percepción me parece un tanto errónea.
Si hubo álguienes que han manifestado cierta carencia de sentido del humor, ésos han sido los anfitriones del blog.
Lea bien los comentarios de Lindahl y Ana C respondiendo a quien esto escribe.

El del 0.33% dijo...

¿Otra vez el troll!?!?!?!?!?!!

Anónimo dijo...

Muchachada económica,

¿Seguro que prefieren a Gino Germani quién, además de antiperonista, era un reconocido comunista y castrista fervoroso?

Piénsenlo, yo que ustedes me quedo con Moreno...

Ana C. dijo...

Un profesor de sociología antifascista que tenía un correo sentimental en sus años mozos no puede más que caerme muy bien a mí.

Voy a ver si abro un blog que haga eso. Siempre tuve ganas de ser consejera sentimental.

Anónimo dijo...

a veces es preferible un comunista-castrista "de ley", antes que un peronista, siendo este ultimo el equivalente al comodin en un mazo de naipes de colores politicos

AGUANTEJAURETCHE dijo...

No hay nada más romántico que ser profesor, sino francés, al menos italiano pero del Norte (por nacimiento o adopción), que un peronacho vil, aunque haya luchado alzándose en armas contra la dictadura fundacional de los golpes de estado del siglo XX.
Lo que pasa es que Jauretche escribía fácil y para los peronistas, y ese sacrilegio sí que no se le perdona.
Que se haya cargado a todos los "Brillantes Intelectuales Extranjeros Nacidos En La Argentina" a fuerza de ideas e ironía, e incluso al admirado por los anfitriones de este blog Raúl Prebisch, es imperdonable y los comprendo, tanto a Ana C cuanto al anónimo de las 17.03.

el loro de john silver dijo...

¿Anónimo, no era Allende, en realidad, un socialdemócrata melancólico? Germani era un antifacista y usted debe haber leído poco su sociología, porque fue un marxista no dogmático, al que no le gustaban Lenin ni Stalin.Hoy sería eso que los gringos llaman un left liberal. ¿Sabe que creo que une a socialdemócratas, liberales igualitaristas, marxistas no dogmáticos...? Una vieja consigna revolucionaria. Libertad, igualdad, fraternidad. Democracia en serio para llegar a hacer reformas sociales en serio. Exactamente el camino que impidió en este país el PJ en los últimos veinte años, tras el fin del alfonsinismo. Piénselo también.

el loro de john silver dijo...

¿Anónimo, no era Allende, en realidad, un socialdemócrata melancólico? Germani era un antifacista y usted debe haber leído poco su sociología, porque fue un marxista no dogmático, al que no le gustaban Lenin ni Stalin.Hoy sería eso que los gringos llaman un left liberal. ¿Sabe que creo que une a socialdemócratas, liberales igualitaristas, marxistas no dogmáticos...? Una vieja consigna revolucionaria. Libertad, igualdad, fraternidad. Democracia en serio para llegar a hacer reformas sociales en serio. Exactamente el camino que impidió en este país el PJ en los últimos veinte años, tras el fin del alfonsinismo. Piénselo también.

guillermo dijo...

Como hace cuarenta años o más que leí el Medio Pelo que cita Sarlo, pensé que sería buena idea releerlo, y ver si mi recuerdo es equivocado. Gracias a http://www.elortiba.org/jauretche2.html
encontré el texto completo en la internet. Da lástima pensar en la chatura intelectual del primer peronismo, cuando alguien tan irremediablemente mediocre pudo pasar por luminaria cultural. Pero más lástima da que esta sarta de lugares comunes, prejuicios de burguesito venido a menos (tan medio pelo como los que critica, y posiblemente más), y un análisis histórico basado en empezar por las conclusiones y despues distorsionar hechos para justificarlas, pueda ser tomado en serio setenta años despues.

Anónimo dijo...

Algo dijo AguanteJ: Jauretche escribio "Los profetas del odio y ...".
Para bien o para mal, que Jauretche haya teorizado sobre "los profesion del odio", podria dejarlo parado en un lugar muy cercano al Nazismo (para los no expertos: el Nazismo tuvo entre sus principios, la oposicion al odio y a la profesion de odio. Algo asi como una profesion del vitalismo, etc.
Si Jauretche fuera un Vitalista, entonces el peronismo podria ser tragico por definicion.
Y esto, a su vez trae el hecho de que...

escriba dijo...

A Moreno no lo voy a defender, pero me parece que el tema no da para tanto.
Saludos

Anónimo dijo...

si el tema no da para tanto, retírese inmediatamente y siga con su bombo carnavalesco al que nos tiene acostumbrados

el loro de john silver dijo...

Hay algo en todo este asunto de la inflación que parece más inquietante todavía que la mentira estadística en sí. La forma de concebir la política que refleja. Me quedé pensando en algunos comentarios de Lindhal y Ana C., y la nota de Abraham. Me inquieta que un filósofo pueda decir las absurdidades que dice Abraham. No sólo existen las "expectativas" y las “creencias”, existe el "mundo", por más que no tengamos conocimiento exacto del mismo. Para entendernos: si se acerca un ómnibus a toda velocidad, un ciego me pregunta si puede cruzar y le miento, la expectativa del ciego será que le digo la verdad y puede cruzar la calle sin peligro. Pero, cuando cruce la calle con esta equivocada creencia, el ómnibus lo atropellará. La inflación hace que muchísimos sean más pobres. Por eso los sindicatos no negocian en base al índice del INDEC. No son como el ciego. Tampoco los economistas que se precian. Quieren información fiable para sospesar con cuidado el grado de consistencia o corrección de las decisiones de política económica. Tampoco Beatriz Sarlo, que hasta usa a Jauretche para explicar la lógica del engaño social. O Artemio, que hoy advierte de nuevo que la inflación es un problema real, y grave. Todos comprendemos que hay ciegos, mentirosos y ómnibuses. Pero la nota de Abraham, con una ingenuidad pavorosa, refleja cuán atrapado está en la lógica del engaño social del mismo gobierno, donde, al mismo tiempo, todo es verdad y todo es mentira. Para Abraham, el “mundo” no existe, vivimos prisioneros de “simulaciones”. Sólo existen los mentirosos y los ciegos. No hay omnibuses. ¿Para qué sirve, entonces, la política?

Raúl C. dijo...

En el artículo de Beatriz Sarlo se encuentra lo siguiente:
1. Otra vez el estilo Fernández Díaz: ¡progresistas, abandónenlos, les mintieron! ¡Seguidores de Jauretche, repúdienlos, su maestro los condena!
Las próximas entregas: Marx, el Che y Rodolfo Walsh denostan (¿denuestan?) a los K. desde algunos de sus textos.
Realmente son esfuerzos de investigación muy dedicados y meritorios.
Sólo permítanme decir, como ya dije, que me sigo divirtiendo a lo loco con todo esto.
2. El chico de la bicicleta de 1927 era evidentemente de 'La Nación'. Esto también me divirtió. Como decía un mexicano, 'se le chispoteó'.
3. Sobre Moreno y el Indec ya se dijo todo, y yo también. Sigamos con la nota.
4. Entrando en el tema: los pobres no son necesariamente las víctimas de la maniobra del Indec. Es recontra-ultra-archi-sabido que los aumentos de sueldo para los trabajadores en blanco fueron muy superiores a las cifras falsas oficiales de inflación. Y Moyano acaba de decir que seguirá valiéndose del índice carfúr.
Y si tales aumentos no llegaron a los que están en negro, seguramente no fue por las cifras falsas, porque para los negreados no hay paritaria que discuta índices.
Sarlo, entonces, habla de victimización y de manipulación de personas en forma simbólica. Eso no es real, es literatura. (No es que haya nada de malo en la literatura, por cierto).
5. Y me apresuro a abrir el paraguas, antes de que me caigan encima con los abuelos, diciendo que la reciente ley de movilidad jubilatoria se basa en los aumentos de sueldos reales y no en los datos de inflación.
6. Lamentablemente, sigue Sarlo, sus razones quizá no convenzan a los 'sometidos al clientelismo'.
Aquí cuento hasta diez, digo 'ommmmmmmm', me calmo, tomo distancia y trato de mirar con ecuanimidad este extremo clasismo/racismo despectivo.
Siempre creí que el clientelismo significa 'no hay laburo, te tiramos unos pesos, y vos nos votás'. Cuando hay más laburo, hay menos clientelismo. Entonces, mientras se llevó la desocupación desde más de 25% a menos del 9%, el clientelismo debería haber disminuido en forma equivalente. Y el que consiguió laburo los va a votar por eso; ¡los va a votar el que zafó (aunque sea en parte) del clientelismo!
7. La acumulación de términos es abrumadora: inmoral, irresponsable, omnipotencia, desprecio, reconcentrado, condena política, sanción moral...
Ahora bien: en el caso de Bunge y Born estaba muy claro para qué se hacía, para beneficiar a quién y para perjudicar a quién.
Dejando de lado la casi disculpa a Bunge y Born porque lo más grave para Sarlo son los pecados estatales (invirtiendo el razonamiento tipo LN para la represión del 76), esa explicación está totalmente ausente.
Es decir, según Sarlo lo hicieron sólo por su naturaleza demoníaca. No nos da elementos para sacar ninguna otra conclusión.
Otro más de los recursos a los que se echa mano cuando ya casi no queda otra cosa.
Estoy esperando un próximo artículo en donde me explique PARA QUÉ lo hicieron, para beneficiar A QUIÉN y para perjudicar A QUIÉN.
Yo tengo una idea, pero la autora debería condescender a explicarlo.
Raúl C. (ex RCW)

Lindahl dijo...

la obsesión de la bloguería nac&pop con Sarlo junto con el silencio sobre el punto central de este post - la declinación electoral K, la consiguiente pejotización y por lo tanto el abandono del pensamiento nac&pop - dice mucho.

Andrés dijo...

Lindahl,

La "declinación electoral K" es sólo una expresión de deseos de tu parte (o una chicana), si nos atenemos a las encuestas.

Hasta octubre no se sabrá si realmente los K declinaron, mantuvieron o aumentaron.

Saludos,

Andrés

Raúl C. dijo...

Lindahl: su primer párrafo hace centro en Sarlo, Moreno y el Indec. En eso se basó la mayoría de los comentarios. La gente fue obediente y siguió sus consignas. No se queje.
No soy jauretchista, pero 'desde afuera' no veo contradicción alguna entre AJ y el pejotismo. Quizá fuera más forzada su adopción por la gente más 'progresista'.
Quien lea a Jauretche lo verá más claro. No era un 'nac & pop' como los de ahora. Hay que tener en cuenta la época.
Ahora voy a su segundo párrafo.
La composición del 46% obtenido en 2007 incluye a una gran cantidad de gente que no es ni pejotista ni nac & pop, por lo que este fenómeno ideológico les es ajeno y no creo que influya sobre ellas/ellos.
Sin embargo, su inquietud es atendible.
La declinación electoral inexorable la estoy estudiando; ya la tengo cargada en la misma planilla Excel en la que están:
1) el dólar a diez pesos,
2) el nuevo default inminente,
3) la crisis energética,
4) el crecimiento de -2% con inflación del 30% (!) para 2009,
5) las cosechas cero para 2009,
6) la falta de carne y leche para 2009,
7) la confiscación de los depósitos, plazos fijos y contenido de las cajas de seguridad,
8) la salida de los trenes para los 'lager',
y otros hechos que todos estamos esperando de un momento al otro.
Hasta completar mi investigación sólo me queda decirle, emulando a Steven Tyler:
DREAM ON...

Raúl C. (ex RCW)

Anónimo dijo...

Se pueden sostener las dos cosas a la vez sin entrar en contradicción, a saber: a) que los críticos al gobierno caen cada vez más en la frivolidad y la tilinguería, y la crítica por la crítica y pegarle por cualquier cosa; b) que este gobierno es un mamarracho que se cae a pedazos, por más esfuerzos que se hagan desde las trinchers nac&pop por su defensa.

Andrés el Viejo dijo...

Lindahl:
Usted parece leer selectivamente. Hubo varias referencias a su pejotización, su tan desesperadamente deseada declinación electoral del kirchnerismo y el abandono del pensamiento nac&pop.
Permítame decirle que se asemeja usted al novio plantado en el altar por la mala chirusa que le mintió su amor. ¿No habrá sido usted de los que se hicieron alguna película sobre los cambios que vendrían en la era K y esperaban la conversión del país en Suiza? Me suena, porque yo soy el caso diametralmente opuesto. Yo no esperaba nada especial, y debo decirle que la mayor parte de las cosas (no todas, claro) que se hicieron desde 2003 constituyeron sorpresas agradables.
Que usted se apoye en Sarlo (¡Sarlo, válgame dios!) para apoyarse en Jauretche, para demostrar que el pensamiento nac&pop ha sido abandonado, es clara indicación de pobreza argumental. ¿No se dio usted cuenta de que en los mismos días, se levantaba gran clamor por la visita a esos réprobos de Cuba y Venezuela? (Sarlo no, no tiene por qué darse cuenta de lo que pasa más allá de su escritorio.) ¿Qué es nac para usted? ¿Qué es pop para usted? ¿No sería prudente definir primero de qué habla?
Sobre pejotización no puedo decirle mucho. No soy pejotista ni me escandaliza el pejotismo. Tiendo a pensar en términos de ¿esto apunta para el lado que me parece a mí o no? Si la respuesta es sí, caminemos juntos hasta que sea posible. De manera que, ¿a mí por qué podría importarme que se pejoticen o cualquier otra cosa? ¿Debería interesarme más que le caiga una candidatura a Ibarra, es un decir, que a Balestrini? ¿Por qué?
Declinación electoral: Allah, el muy Clemente, el muy Misericordioso sabe lo que el futuro nos depara. No sea pretencioso, Lindahl, no quiera usurpar las tareas divinas. En octubre todos sabremos si la citada declinación es un hecho o un sueño de costureritas engañadas.
Saludos

guillermo dijo...

Este largo debate se basa sobre la posibilidad de que la historia del chico de la bicicleta buscando la informacion en Bunge y Born para La Nacion, en vez del ministerio de Economia o Agricultura, sea cierta, y no un invento de Jauretche. Lo que, leyendo las idioteces y distorsiones en el Medio Pelo, es bastante posible. Y si el gobierno era titere de las entidades oligarquicas, presumiblemente los ministerios no pasarian informacion que las contrariara. Por lo que La Nacion hubiera mandado al chico de la bicicleta al ministerio, en primer lugar, y hecho las cosas con apariencia de hacerlas bien.

Andrés el Viejo dijo...

Guillermo: recuerde que en esa época la oligarquía se sentía (y era) tan impune y tan por encima del vulgo, que ni siquiera se preocupaba por hacer las cosas bien. Cuando estalló la Semana Trágica (1919), ante la dimensión que había tomado el conflicto, Yrigoyen llamó a Vasena, dueño de la empresa cuya intransigencia ante un reclamo había sido el detonante, para que arreglara. Vasena se presentó en la Rosada acompañado por el embajador británico. Así que no se fíe mucho. Es perfectamente posible que se saltearan al Ministerio.
Saludos

Raúl C. dijo...

Andrés el viejo:
Coincidimos. Yo empecé sin esperanzas, a NK lo voté para que no volviera Menem. Después vinieron las sorpresas.
Algo parecido me pasó en la época de Alfonsín. Después de lo que habíamos pasado, con la vuelta de la democracia (o mejor dicho, en base a lo que ya había vivido antes, con el 'comienzo' de la democracia) me parecía todo ganancia. Mi 'pensamiento crítico' en relación con el gobierno quedó suspendido por varios años. Y después de esa época, todavía seguí influido por el saldo positivo de la anterior.
Y junto con Andrés el viejo y Andrés 'el nuevo' le aconsejo a Lindahl no entusiasmarse tanto con las predicciones y practicar más el análisis (por ejemplo, partir de las estimaciones electorales de Artemio López).
Raúl C. (ex RCW)

Anónimo dijo...

Gracias a Dios que no permite una reedición de las obras de Jauretche. Tanto él como Scalibrini Ortiz fueron dos tipos sobrevalorados por el nacionalismo de izquierda vernáculos.

guillermo dijo...

Andrés el Viejo, los productores de granos en esa época o le vendían a Bunge&Born, o a Dreyfus, o a de Ridder o a La Plata Cereal, que eran satélites de las otras dos. No había otro comprador final. Por lo tanto que el precio en el mercado de Chicago fuese más alto no hacía nada a la situación del productor. Es como si alguien buscando trabajo en Buenos Aires hoy se fijara en los sueldos en Escandinavia como referencia. No condono ni justifico ese estado de cosas, pero esa era la situación. Por lo tanto, habría que ver si La Nación publicaba esas cifras como precios en Chicago, o simplemente como precios en el mercado interno, que era la realidad del productor. No necesitaban mentir con respecto a los precios del mercado internacional, simplemente no publicarlos. Y nada hubiera cambiado si los publicaban. Me parece una mentira demasiado obvia e innecesaria. Para qué? Mantener bajos los precios de los granos no beneficiaba a la audiencia de La Nación. Esto suponiendo que los chacareros de las zonas graneras leyeran La Nacion (que debia llegar al pueblo con bastante atraso). Todo lo que el representante de Bunge tenia que hacer, si el chacarero le cuestionaba el precio, era decirle: Vendale a otro si consigue mejor precio. No lo habia porque las cerealeras estaban arregladas entre si.

En este tema de historias que uno escucha, la de Vasena con el embajador tampoco me cierra demasiado. Vasena era una fabrica argentina metalurgica (Pedro C. Vasena y Cia), probablemente del abuelo del maravilloso Adalbert de Onganía. No me imagino para que iba el embajador inglés a acompañar a alguien cuyo negocio era competidor de los metalurgicos de Sheffield o Manchester. Si la explicación es que Vasena compraba hierro inglés, y eso lo hacía tan importante a ojos ingleses que el embajador se pegó a su visita a Irigoyen, entonces todo el argumento de que la Argentina no se industrializó porque Inglaterra no la dejó haría agua. Me resultaría mas creíble si la historia involucrara a un exportador de carnes o granos. Y el embajador inglés de la época no hubiera ido a ver al presidente haciendo de acompañante de un industrialcito de tercer orden desde su punto de vista, subordinando publicamente lo que representaba a las necesidades de Vasena. Si el tema le hubiera parecido digno de su atención, me parece mas probable que le hubiera pedido una audiencia privada al presidente.

No niego las cosas esenciales que pasaban mal entonces . Pero no creo en mucho del verso que se inventó al respecto. De lo que Jauretche participó con más ganas que talento.

el loro de john silver dijo...

La declinación K se agravará con los malabares que tendrán que hacer con el presupuesto 2009. Cada paso será un argumento para la oposición y un fogoneo de la interna. Lo digo sin acritud. Tienen muy poco margen de maniobra, a la vista de cómo están las cosas. Puede que gane el PJ. Plata, aparato y redes clientelares para hacerlo le sobran, como es tradicional. Nadie puede competir con los recursos del estado que controla y su estructura. Pero me parece que el camino hacia octubre no será precisamente un lecho de rosas.

En fin, a ver si uno de esos días empieza la reedición de las obras completas de Germani, ahora que pasaron los tiempos de Jauretche.

Raúl C. dijo...

El loro de John Silver:
Un ejemplo muy repetido es el de 1997.
Duhalde estaba en el apogeo de su poder provincial (plata, aparato, clientelismo). No se movía una mosca en la provincia sin que lo supiera y/o controlara Duhalde. Pero Graciela Fernández Meijide sacó allí en las legislativas más votos que Chiche Duhalde (que además manejaba el asunto de las manzaneras).
Y en 1999 la Alianza le ganó a Duhalde en las presidenciales.
Por eso, yo no me apresuraría a decir que si ganan será por esos factores (algunos se apresuran más todavía y hablan de fraude).
El problema es que al hablar de 'clientelismo' implícitamente se asigna a los 'clientes' una mente inferior, y se los ve como una masa subhumana manejable.
La historia muestra que el 'cliente' deja de serlo en el cuarto oscuro.
O quizá la masa 'clientelizada' no llega en absoluto a una cifra comparable con la cantidad de votos obtenidos, por lo que no sirve como explicación de un resultado.
Parece que *no se puede ni pensar* que una victoria electoral oficialista pueda deberse a que mucha gente percibe que mejoró y/o cree que mejorará. Y/o que las opciones opositoras no ofrecen nada que atraiga.
Son las explicaciones más sencillas, y las más difíciles de aceptar.
Raúl C. (ex RCW)

El Cholo dijo...

Buenas,
Sarlo no se declara seguidora de Jauretche en cada cosa que diga pero valora su estilo y su ingenio, y revela cierto aprecio hacia su persona.
Pero lo más importante es que no lo tergiversa, sino que usa un razonamiento suyo para ejemplificar una situación actual, y creo que no difiere demasiado de si,por ejemplo, hablara de "el diario de Yrigoyen".
Lo que verdaderamente se pone bastante difícil de digerir es que las "refutaciones",por decirlo de alguna manera, a cualquiera que no sea un fervoroso seguidor del verticalismo nac & pop, sean exclusivamente "ad hominem": se descalifica a Sarlo por quien es y no por lo que dice. Nadie dice "es mentira esto" sino "escribe en La Nazion, fue maoísta, etc, etc...".
Peor aún, se cuestiona su derecho (a ella o a cualquiera) a citar a, en este caso, Jauretche.
Después se ofenden cuando les dicen que son sectarios.

Andrés el Viejo dijo...

Raúl C.: no es la primera vez que nuestras opiniones son coincidentes y reconozco de buena gana que usted suele tomarse más tiempo y espacio y no contestar a lo bruto, como lo hago yo.
Guillermo: me incomoda que usted ponga en duda lo que doy como un dato cierto. Para su tranquilidad, el indico donde puede encontrar el dato de la concurrencia del embajador junto con Vasena en las mismas fuentes en que lo encontré yo: las ediciones del día siguiente de los diarios La Nación, La Prensa, La Epoca y La Vanguardia. Si quiere, también le puedo recomendar las hemerotecas donde puede hacer las consultas respectivas.
La firma Vasena no era de cuarta categoría. Las estructuras metálicas del Mercado de Abasto (1894) fueron provistas por Vasena. Esa fue la primera construcción que empleó exclusivamente estructuras metálicas fabricadas en el país (en 1999 se publicó un artículo en Todo es Historia sobre el Abasto, con referencias bibliográficas sobre este hecho).
La presencia del embajador se expllica muy fácilmente, si uno se toma el trabajo de averiguar y no se limita a especular: la firma Vasena tenía participación minoritaria de capitales ingleses.
Con respecto a la manipulación de la información sobre los granos, no he estudiado el caso y mi comentario se limitó a señalar por qué la historia era verosímil.

guillermo dijo...

Andres, disculpe, cometi un error que entiendo le moleste. Lo de firma de tercera era en relacion a lo que Vasena representaba en la escala inglesa de industrias. Pero si Vasena era en parte de capitales ingleses, cosa que ni sabia ni era clara en su comentario 1) entonces no sé que tiene de diabólico que el embajador inglés visitara a Irigoyen con Vasena. Me imagino que si Rocca fue a verlo a Hugo Chávez para hablar de la acería, el embajador argentino participó en la conversacion. El embajador espanol se involucra en conversaciones sobre inversiones de su pais en Argentina 2) Si lo mas parecido que la Argentina tuvo en la epoca a una industria pesada era una inversion mixta con capital ingles, no se donde queda el discurso sobre el acogotamiento de las chances industriales argentinas por el esquema agroexportador.
Le repito mis disculpas por dudar de la historia. Si hubiera sabido que era una empresa mixta no lo hubiera hecho. Saludos

el loro de john silver dijo...

Raúl, sin redes clientelares, Duhalde no hubiera obtenido los resultados electorales que obtuvo 1997, con independencia de que ganara o perdiera. Tampoco la estructura del PJ sería lo que es. Así de simple. Las redes clientelares tienen limitaciones, por supuesto. Hay estudios que muestran que los agregados pueden ser menores que los esperados. Pero, sin las redes clientelares, los resultados electorales del PJ serían distintos.

En cuanto a su insinuación de racismo, a otro con el cuento de que los que hablamos de “clientelismo” consideramos inferior a alguien por alguna razón. Para que una persona se convierta en “cliente”, debe existir un “patrón” que establezca una relación basada en la necesidad del “cliente” y el mayor poder del “patrón”, que usar la necesidad para manipular la libertad del “cliente”. En la práctica, significa que se priva a una persona del derecho básico a la igualdad jurídica, derecho que se le reconoce en un plano teórico, pero se le niega mediante el establecimiento de facto de una relación de dependencia. Es el “patrón” del PJ quien trata al “cliente” como alguien inferior, al considerarlo un medio para un fin, una mera instrumento. Para no hablar de que el “clientelismo” requiere apropiación privada de fondos públicos para mantener las redes clientelares. Es fácil advertir que el clientelismo se basa en la existencia de “clases sin poder” , a las que se convierte en fuente de poder de un aparato partidario. “Apoderar” a estas clases sin poder implicaría una pérdida de poder para el aparato partidario.

Por otra parte, las redes clientealres sólo son una de las expresiones que permiten la reproducción del aparato partidario pejotista. No pueden considerarse separadamente de la estructura del PJ como corporación, entre cuyos rasgos están el financiamiento ilegal, el reparto de prebendas desde este mismo estado, el apoderamiento privado de funciones y recursos del estado, y las redes de negocios en las que se entrecruza lo público y lo privado, que permiten no sólo la reproducción del aparato partidario, sino la construcción de liderazgos y relaciones de poder que van mucho más allá del aparato partidario.

Como comprenderá, a mi todo eso me parece deleznable. Además de ser una amenaza para el futuro de la democracia en la medida que la vacía de contenido y subvierte sus reglas.

Raúl C. dijo...

El loro de...:
1.
Usted pasa por alto lo que yo sigo enfatizando:
Relación directa: a más trabajo menos clientelismo.
Cada persona empleada es un cliente menos, a casi todos los efectos.
Para mí es muy simple: cuando con un gobierno, del signo que sea, baja la desocupación (por mérito del gobierno o por, si lo prefiere, el precio de la soja en Chicago) el clientelismo se debilita. Porque a unos cuantos deja de hacerles falta.
2.
Inversamente: a menos trabajo, más clientelismo.
Cuando con un gobierno aumenta fuertemente la desocupación (años 1998 a 2001, por ejemplo), aumenta la necesidad de clientelismo.
Porque alguien, de algún modo, tiene que proveer supervivencia. Si no ¿qué? ¿'no los rebajemos como personas, dejémoslos morir'?
2.
Ahora bien: usted plantea conceptualmente lo malo que es el clientelismo, sin definirlo.
Por ejemplo ¿por dónde pasa la línea que divide el 'clientelismo' de la asistencia a los pobres con alimentos o la entrega de viviendas o las obras públicas como las cloacas, por ejemplo?
Porque para todo eso se usan recursos del Estado, que si no es para eso ¿me puede decir para qué está?
3.
La descripción que usted hace de 'la estructura del PJ como corporación' no la veo distinta de la estructura de cualquier partido que alcanza el poder. Por ejemplo, en las provincias no gobernadas por el PJ.
Usted evidentemente piensa en el ejemplo del conurbano.
¿Le han contado alguna vez cómo es la actividad política en las villas y en barrios muy pobres?
Es normal (y más cuando se acercan las elecciones) ver dando vueltas por allí, charlando, a dirigentes y punteros peronistas, radicales, de Carrió, de Macri, de de Narváez, de la izquierda, etc., averiguando las necesidades y problemas de la gente. Que se los solucionen es otra cosa.
Eso es hacer política entre los pobres, sea usted peronista o no. Es la gente que aprecia el contacto directo más que el televisivo, y la solución de problemas concretos.
He leído que Posse, de San Isidro, está casi todos los días tomando mate y charlando en La Cava.
4.
En los países que mejor funcionan, usted a algo así como al 10-15% de la población en edad activa lo tiene que asistir. Por desocupación, imposibilidad de trabajar, obligaciones familiares, discapacidad, etc.
5.
Si la solución llega, al político lo votan. Si no, no.
O se acepta la dádiva y se vota por otro, si se cree que lo merece más.
El cuarto oscuro sigue siendo oscuro.
Si se consigue trabajo, SE ZAFA del clientelismo y se lo vota también.
5.
Financiamiento ilegal, apoderamiento privado y redes de negocios, construcción de liderazgos, etc.: perdón, ¿exclusividad peronista? ¿Me lo dice en serio?
¿Con políticos urbanos trabajando full-time para las ganancias del 'campo', diputados haciendo lobby para las AFJP, y dirigentes-empresarios como Macri y De Narváez?
6.
Una alternativa al 'clientelismo' sería crear mucho empleo público (mala palabra para usted, seguramente) o un robusto seguro de desempleo, como si esto fuera un país civilizado.
Ya puedo imaginarme, ante una iniciativa así, las manifestaciones indignadas: 'NO CON NUESTRO DINERO'.
Raúl C. (ex RCW)

Raúl C. dijo...

Perdón por la mala numeración. Ya es tarde.
Raúl C.

Rodrigo dijo...

Raúl,

Sin disputar su aseveración 'a menor desempleo, menor clientelismo' -- la que comparto parcialmente -- le hago algunas observaciones:

- Si el empleo creado es estatal, superfluo y en áreas altamente sujetas a la discrecionalidad política, puede ser un elemento de presión sobre el voto de efectos similares.

- Si el gobierno utiliza los recursos asignados al gasto clientelar para crear un 'robusto seguro de desempleo' no creo que haya demasiadas quejas. Ahora si propone aumentar el IVA o el impuesto a las ganancias a ese fin, seguramente habrá gente que se quejara, como en todos lados.

- Con todo respeto, el argumento de 'ya puedo imaginarme' no corre. No es válido. La única verdad es la realidad.

el loro de john silver dijo...

Raúl, Rodrigo,

La correlación directa no es entre clientelismo y empleo. La correlación directa es entre clientelismo y pobreza o subpobreza. La correlación con el empleo sólo es indirecta: existe sólo si el empleo hace disminuir la pobreza y la subpobreza de manera sustantiva y continuada a lo largo del tiempo, gracias a un crecimiento con una distribución más equitativa de la riqueza.

En la medida que la creación de empleo implique salarios reales bajos o muy bajos, por la razón que sea, la fotografía de la pobreza y la subpobreza no se altera y, por lo tanto, las redes clientelares siguen ahí. Lo que explica lo que muy bien describe Rodrigo: hasta la creación de empleo y, en particular, de empleo público o empleo en obra pública, puede usarse dentro de un esquema clientelar.

Eso opera en todos los escenarios posibles dentro de determinados márgenes. Por ejemplo, en 1997, pese a que las tasa de desempleo era más elevada y la pobreza era menor que la actual, la subpobreza era la misma. No es de extrañar, por lo tanto, que las redes clientelares fueran las mismas.

Hay que entender que significa hablar de “pobreza” y “subpobreza”. La pobreza es un fenómeno más complejo que la mera medición del porcentaje de supuestos pobres través del umbral de la canasta básica. El nivel de consumo y de subconsumo constituye uno de los indicadores para medir el grado de pobreza, pero otros indicadores lo constituyen los ingresos percibidos en el hogar y las necesidades básicas insatisfechas, lo que define una "subpobreza" mucho mayor. Por ejemplo, si midiéramos la pobreza a través de la renta disponible básica, tal como se hace en Europa, descubriríamos que tenemos muchísimos más pobres que los medidos por el umbral de la canasta básica. Si esa medición la corrigiéramos, además, con mediciones de las posibilidades de acceso a la salud, la educación y el transporte, los resultados todavía serían peores. De ahí, también, que sea un error de comparar las cifras de pobreza de los países desarrollados con las latinoamericanas: se utilizan sistemas de medición distintos y el umbral está situado mucho más arriba en los países desarrollados. En otras palabras, muchísimos "pobres" europeos no serían considerados "pobres" en las estadísticas argentinas. Y la inmensa mayoría de los "pobres" europeos tienen, además, acceso a servicios públicos y prestaciones sociales universales de las que carecen los "pobres" argentinos".

De entrada, las redes clientelares se perpetúan si las políticas públicas no se basan en el concepto de una "seguridad social" universal, mucho más amplio y distinto del concepto de "asistencialismo" discrecional. Concuerdo con Rodrigo en un robusto seguro de desempleo universal es un buen ejemplo de lo contrario del "asistencialismo". De hecho, constituye una de las espinas dorsales de los "estados del bienestar". El ingreso ciudadano universal a la niñez que proponen la CC, el PS y la CTA sería otro ejemplo, orientado más específicamente a combatir la pobreza y la subpobreza mediante políticas tendentes a igualar las oportunidades. Tiene en cuenta las diferencias de renta, no el empleo.

Por otra parte, hay que revisar toda la composición del gasto social porque, en realidad, funciona al revés de lo que tendría que funcionar: está diseñada en buena parte para reforzar las mismas redes clientelares.

Al PJ le pasa lo mismo que a vos, Raúl, no comprende cómo funciona el concepto de "seguridad social" universal ni la diferencia entre crecimiento con equidad y crecimiento inequitativo. Lo que puede parecer sorprendente a primera vista en cuanto al concepto de "seguridad social", porque sólo hay que estudiar un poco lo que hizo el primer Perón para ver que copió algunas cosas de lo que se hicieron en Europa en la misma época, tomando prestadas ideas de los socialdemócratas y otros.

Una explicación que encuentro de esta traición del PJ a sus propios orígenes históricos en este aspecto es que, en definitiva, las políticas sociales discrecionales y focalizadas, la creación de empleo público o el manejo discrecional de la obra pública le sirven, entre otras cosas, a efectos de mantenimiento de las redes clientelares, lo que, su vez, permite reproducir su aparato político. Lo que ocurre no sólo en el conurbano, sino en la mayor parte de los lugares donde gobierna.

Raúl C. dijo...

Rodrigo:
1.
Lamentablemente, el empleo público es la mayor fuente de trabajo en varias provincias poco dotadas por la Naturaleza (graciosamente llamadas 'inviables' por los economistas cool de los 90s). Y eso ocurre con gobiernos de cualquier signo.
2.
Antes que pensar en suprimir gran parte de ese empleo público o desmantelar redes clientelares, se debería discutir cómo asegurar una supervivencia mínimamente digna a la gente afectada. Y, en lo posible, crear fuentes de trabajo. Alentar la radicación de industrias, por ejemplo.
Ya sé que no es algo simple. Debería ser una estrategia a futuro.
3.
Una simple cuestión de sentido común: pensemos que en 2009 o 2011 asume en una provincia peronista un gobernador de signo opuesto. Y se encuentra con la red armada y el empleo público a full. Ese gobernador, sencillamente, va a pasar a ser él el administrador de eso. No sólo por supervivencia de mucha gente: también por supervivencia propia.
Lo contrario sería empezar por empeorar el problema. Una suerte de 'cuanto peor, mejor'.
4.
No hay manera de cuantificar (y menos, derivar a otra cosa) 'los recursos asignados al gasto clientelar', porque es una denominación muy vaga que suele englobar temas de asistencia directa, empleo público, obras públicas, etc. Eliminar eso sería como tirar al bebé con el agua de la bañadera.
Un seguro de desempleo necesitaría recursos extra, sin duda.
5.
Por otra parte (me autocorrijo), el seguro de desempleo es sólo una parte del asunto, porque tiene un límite en el tiempo para cada persona. Y están esas regiones en las que el desempleo es permanente, por lo que sigue haciendo falta lo que se hace ahora.
6.
Asignar el tema del clientelismo, etc., sólo a una fuerza política es sesgado y muy poco realista. El peronismo lo practica más por simple mayoría numérica de provincias administradas. No veo cuestión de 'naturaleza' en ello.
Mientras esté la necesidad, alguien la va a atender de algún modo.
7. Me dejé llevar por mi imaginación. Pero he visto lo que pasó el año pasado. Por la suba de un impuesto (que para mí conceptualmente no es 'tan' impuesto, pero dejémoslo ahí) no sólo los afectados estaban dispuestos a todo, sino que grandes masas de gente no directamente afectada (e incluso probablemente beneficiada por el efecto de las retenciones sobre el precio de algunos alimentos) vencieron su inercia y salieron a la calle ¿Por qué esa reacción?
En gran parte, por rechazo a que el Estado de algún modo 'metiera la mano en el bolsillo' de alguien. Que más adelante podrían ser ellos.
Mi imaginación extrapola un poco, pero no es tan delirante.
Sería deseable aumentar el gasto público 'a la luz del día' en dirección a la población más necesitada.
Si se concretara esto, no se usaría tanto derivar dinero 'por izquierda' con las redes clientelares.
Y dicho sea de paso, se lograrían los mismos o mejores resultados electorales.
Lo que pasa es que el aumento del gasto público para esos fines en el Presupuesto no tendría el aval de los medios y de la opinión pública, y sería votado en contra por la oposición.
Ese es el estado mental actual de la mayor parte de la clase social a la que pertenezco.

El loro...:
Empleo no es 'per se' erradicación de pobreza, pero es un componente imprescindible. Y si no la erradica eficazmente, siempre disminuirá en parte la necesidad de redes clientelares.
No veo que se pueda persistir en el tiempo en una buena política de seguridad social si la gente asistida no tiene trabajo.
Cuando la CTA comenzó hace años con su iniciativa, fui y firmé. Me pareció y me sigue pareciendo una propuesta muy positiva.
La adhesión de CC a esa propuesta no tiene para mí ninguna credibilidad. Proclaman un esquema de desfinanciación del Estado por múltiples vías, se la pasan demonizando la 'caja', así que recursos para eso no va a haber si tomaran el poder -y cumplieran con lo que dicen-.
Me encantaría que los K. salieran de repente con el ingreso ciudadano universal a la niñez. Allí sí veríamos quién está a favor y quién en contra. Porque parece que las cosas sirven o no de acuerdo a quién las haga.
Sobre otros aspectos del clientelismo, le contesté a Rodrigo aquí mismo.
Raúl C. (ex RCW)