viernes, 30 de enero de 2009

La mejor de la clase


– ¡Ah! –le digo a mi marido, mientras leo el Economist. ¡Yo quiero que mi país sea como el tuyo!

– Imposible –me contesta, desde detrás de su diario. ¡Sería demasiado bueno!

Y sí, si Argentina tuviera las políticas públicas danesas se convertiría en el paraíso, y todo el resto del mundo se moriría de envidia, intentaría emigrar en masa a la Argentina y el país tendría que cercarse con un muro para evitar la invasión de los 6 mil millones de terráqueos que nos invadirían.

El gráfico de arriba muestra cómo se hace política fiscal. Mírenlo con cuidado. Las barras muestran la tasa de crecimiento desde el 90 hasta ahora, son 20 años, con los altibajos normales de las peripecias de la vida. A veces las cosas van bien, a veces mal. La línea celeste muestra el balance fiscal, déficits hasta el 97-98, superávits desde entonces. La línea roja es la más interesante de todas: es el balance fiscal estructural, o balance fiscal ajustado por el ciclo económico. Si se fijan bien, verán que tiende a estar por encima de la línea celeste cuando las cosas van mal y por debajo cuando las cosas van bien. Este es un ajuste que hacen los que hacen política fiscal para saber el espacio de maniobra que tienen.

Las últimas tres cosas que dan envidia es lo que pasa con la línea celeste, la línea lila y la línea verde oscura.

La celeste muestra que cuando las cosas van bien, se ahorra, cuando van mal, se gasta más. La diferencia entre la línea celeste y la lila muestra lo que se pierde un país de gastar en su gente por pagar los intereses de una deuda demasiado alta. Y la línea verde oscura es la deuda pública, que tiene la escala a la derecha. A principios de los '90, era de más del 80% del PIB, hoy está apenas por encima del 20% y bajando.

Así se cuida a las generaciones futuras.

13 comentarios:

El del 0.33% dijo...

Mandale un danés a Cristina a ver si termina de entender el tema anticíclico del gasto.

El 98 me da la sensación que hya un quiebre en la forma de hacer política en ese país.

Sobre todo mirando las lineas marron y celeste.

Ana C. dijo...

En el gráfico nuevo ves que el quiebre fue unos años antes. El ajuste brutal fue a principios de los '90.

guillermo dijo...

Buenas lecciones en esto en cuanto a objetivos permanentes, o por lo menos a sostener con inteligencia mientras se puede.

Anónimo dijo...

Ana C, no entiendo como se puede estar tan de acuerdo en materia de politica economica internacional con Ud, y tan en desacuerdo con la politica economica local.

Tincho dijo...

Que envidiaaaa! Pero claro, otros te retrucaran con las tasas chinas.

Andrés dijo...

Buenas Ana,

Las políticas (entre ellas, las medidas macroeconómicas) se adaptan a la realidad que viven los países, no al revés.

Cuando pasen 20 años de estabilidad y no se hayan aplicado los conceptos de "política anticíclica", te daré la razón. Mientras, hay que lidiar con un país que siempre se define en "crisis" y cuya población actúa como si mañana todo colapsara.

Con una pobreza entre 30 y 50%, no podés decirle como gobernante a la gente pobre "Ahora tenemos un ciclo de vacas gordas. Aguanten hambre unos años y entonces aplicaremos subsidios y otras yerbas par aconstruir la infraestructura que Uds. precisan a los gritos", porque te rajan, y con razón.

Saludos,

Andrés

Anónimo dijo...

Como decia mi abuela: si no lo entienden por las buenas, lo van a entender por las malas.

El Willy dijo...

Traspolar modelos no siempre es bueno.
Para ser daneses deberiamos vivr al lado y a costa de Alemania.
Tenemos a Alemania al lado tirandonos las migajas para que no nos lleve el viento porque nuestro territorio no puede producir mas que imagenes? NO?
Entonces deja que los daneses sigan haciendo esos dibujitos, si te sostienen como un estado semicolonial no es tan dificil.

Arouet dijo...

Andrés:

Es exactamente al revés: si no hacemos políticas contracíclicas no hay forma de que tengamos 20 años de estabilidad.

Está claro que las necesidades son distintas. Pero las crisis ocurren, aquí y en Dinamarca. Son parte del funcionamiento del capitalismo. El tema es como se prepara cada país para enfrentarlas. O guardamos para cuando venga la mala o forzamos la máquina y después nos lamentamos.

Saludos

Ana C. dijo...

Iba a decir lo mismo que Arouet, Andrés, que sigue con su buena costumbre de decir las cosas mejor que yo. La otra es que tampoco aprovecharon la buena parte del ciclo para reducir pobreza (es decir, bajó con respecto a 2002, que fue el peor año de la historia, pero no con respecto a 1998).

Willy, esa teoría de la dependencia semicolonial de DK con DE no tiene ni pies ni cabeza. En todo caso, si pensamos en una relación comercial, la Alemania de Argentina podría ser Brasil. Pero con respecto al tamaño de la economía hay más diferencia entre Dinamarca y Alemania, mientras que con respecto a la diferencia tecnológica hay más diferencia entre Brasil y Argentina.

Andrés dijo...

Aroust y Ana,

No tiene sentido hablar de ciclos ni de políticas anticíclicas si no hay un mínimo común denominador que persista en el tiempo (llámese políticas socioeconómicas básicas).

Desde 1983 hasta la fecha, la población bajo la línea de pobreza pasó del 8% al 50% para retroceder a un nivel cercano al 30-35%.

Con una realidad socioeconómica semejante, no tiene sentido aplicar los criterios daneses porque la demanda de renovación y de apliación de la infraestructura es tal que SIEMPRE necesitás gastar al mango para que la sociedad no se rebele (lockout, saqueos, etc) y por ende la economía no colapse.

Me gustaría que los economistas en general empiecen a entender que las realidades socioeconómicas no van a adaptarse a loa conceptos que se enseñan en la facultad, sino que la cosa es al revés: Estos conceptos tienen que enriquecerse para explicar lo que los modelos actuales no pueden explicar.

Saludos,

Andrés

Arouet dijo...

Andrés: Nunca vi que en una economía que crece al 6% o 7% haya saqueos y colapsos. Sí pasa eso cuando enfrentás un ciclo malo y no tenés posibilidades de gastar más porque te empeñaste en crecer al 9 cuando tu estructura no te daba para eso.

Disculpe que no la siga, pero me voy de vacaciones. Cualquier cosa lo dejo con Ana C, que dice las cosas muuucho mejor que yo.

Saludos a todos

Ana C. dijo...

Y hay otra cosa, Andrés, el gasto que hace la mejor de la clase es sobre todo gasto social. No subsidia demasiado a las empresas, ni a los amiguetes. Gasta en educación, salud, ancianidad, infancia, seguros de desempleo and the like, todo financiado con la presión impositiva más alta del planeta.

Pero Argentina pretende desafiar las leyes de gravedad. No se puede hacer políticas sociales, industriales y de infraestructura con una presión impositiva tan baja.

Vos debes ser muy nuevo en este blog, porque tus comentarios parece que se dirigieran a otro. Me cuesta muchísimo entender por qué decís las cosas que decís, como por ejemplo el último párrafo de tu último comentario.