domingo, 18 de noviembre de 2007

Alguna Simpática Aritmética Nietzscheana

Estaba leyendo esta nota y tuve dos flashbacks. El primero me llevó casi 4 años para atrás, cuando con mi amigo, el politólogo azuleño, hacíamos números con las Cuentas Nacionales. El resultado de esas tardes de mucho mate ya fue comentando alguna vez en estos lares.

El Estado Nacional tenía un peso específico del 25% en la economía argentina. Hoy ese número es aún mayor, el Gasto Público en relación al PBI ronda los 30 p.p.. P.D. me repetía "ves, Kirchner está demostrando que aún con una capacidad de gestión debilitada, el Estado sigue siendo el actor central en la política y en la economía. Al reestablecer la autoridad presidencial ha logrado motorizar un proceso de acumulación de poder significativo."

El segundo flashback me llevó aún más atrás, hace casi 15 años trataba de descular con mis compañeros de facu el paper de Sargent y Wallace cuyo nombre he parrafaseado para titular este post.

La voluntad de poder ha sido un atributo importante en las caracterizaciones que algunos periodistas y analistas políticos hacen de Nestor. Su conducción centralizada del aparato estatal ha sido clave, a mi entender, en dicho proceso de acumulación de poder.

Algunas amigas dicen que más que a Federico, el presidente leyó mucho a otro filósofo contemporáneo, "Billetera mata galán", me repiten.

La nota de M.W. de hoy nos muestra que K se ha decidido a completar su inventario de recursos disponibles, disparando un proceso de formación de 500 cuadros. Muchos bloggers han insistido sobre esta necesidad.

Ayer miraba Matrix por enésima vez, pero por vez primera presté atención a la siguiente frase que Morfeo le tira a Neo, "Recuerda la gran diferencia que existe entre conocer el camino y recorrerlo". Toda una lección para cierta intelectualidad argentina, ¿no creen?

La economía es cíclica, en algún momento la billetera quedará vacía. En ese momento comprobaremos si una billetera llena es equivalente a quinientos o mil cuadros.

1 billetera = 500 cuadros.

Por suerte mi maestra de aritmética del Florencio Balcarce no lee blogs.

9 comentarios:

ayjblog dijo...

y hace bien, alguna vez se calculo que para manejar el estado hacen falta entre 8 y 10000 personas, en la epoca de las empresas del estado, ahora seran menos, pero no mucho

Kaloma dijo...

Coincidimos en los flashbacks estimado, pero de diverso origen.
El mio ocurrio mientras releia "Facundo".
Intentaba pararme en la sociedad de aquella epoca (tratando de desestacionalizar la optica sarmientina) y aparecio su post con la idea de la formacion de 500 cuadros.
Matrix podria ser la causa, no es lo mismo conocer q recorrer, sin duda. Pero recorrer el mismo camino siempre, sin conocer, podria ser la trampa de una sociedad q no se reconoce en el otro, en la opcion, en el intercambio, en el equipo.
Hemos recorrido mucho, pero seguimos intentando "crear" nuevos cuadros, "refundar" la republica, "reestablecer un pacto social".Es hora q la civilizacion y la barbarie se den la mano, acuerden y nos dejemos de joder...
Saludos cordiales

Jorge Y. de la G. dijo...

Amigo Musgrave:
¿No se te ocurrió que cierta reunión quizás tuvo el objetivo de captar cuadros? :P

No tengo tiempo ahora para escribir sobre esto aunque no me faltan ganas. Sólo recuerdo que entre fines de los '60 y principios de los '70 se formaron decenas y quizás centenares de miles de cuadros, sin que hubiera ninguna billetera de por medio. Había la voluntad de protagonizar un proceso transformador y revolucionario que se creía inminente (y que luego fue tergiversado y desviado, terminando de la peor forma posible).

Si el asunto ahora se reduce a formar cuadros "técnicos", me parece bien, hacen muchísima falta. Pero si se trata de cuadros políticos, la verdad que la cosa la veo bastante verde.

Un abrazo.

Musgrave dijo...

Jorge, según la nota de p/12 Kirchner quiere cuadros y no tecnócratas.

Sobre los cuadros ya comentamos mucho, en la barbarie y en lo de Manolo. Ahora se me ocurre que la procedencia geográfica del que manda debe influir. No es lo mismo venir del sur o de La Rioja que ser porteño, del conurbano o del interior de la provincia.

Yo no creo que la billetera mate galanes, en este caso. Eso lo piensa gente amiga.

saludos

Musgrave dijo...

Por si algun despitado pisa el palito, aclaro. La cantidad de conocidos que se pueden reclutar como cuadros difiere.

un abrazo

Jorge Y. de la G. dijo...

Mi amigo, esto que cuenta MW no es nuevo, recordemos esta nota de H. Verbitsky de julio pasado, que lo puso furibundo (con razón) a Manolo . En realidad mis ideas giran sobre lo que vos decís en los últimos párrafos de tu post, y me pregunto ¿cuál será la "gran consigna" para convocar cuadros? ¿algo parecido al "Liberación o Dependencia" del '73 (vaya si convocaba eso, lo puedo atestiguar)? ¿o nos conformamos con lo de "profundizar el cambio"?

Un abrazo.


PD: ¿todavía no se enteraron de la repercusión del post de Ana C. "Mala señal"? Ahí les dejé un comentario, ahora agrego este link.

Musgrave dijo...

Jorge, nos enteramos, nos enteramos. Pero no tengo mucho para festejar, vió.

Respecto a su punto sólo se me ocurre casi una zoncera. La nota de MW habla de convocar jovenes. Nosostros no tenemos la vivencia de las grandes consignas convocantes del pasado (vió como me hago el pendex, ;-)).

Recuerde que a usted y a Manolo suelo parecerles optimista, creo que la ausencia de memoria emotiva, tiene algo que ver.

Un abrazo.

Ana C. dijo...

Gracias por el link, Jorge Y. de la G.

Casi me da un shock, las palabras de uno fuera del lugar en el que uno se las imaginó, quedan como distintas.

Jorge Y. de la G. dijo...

Musgrave: aunque el país actual sea una lágrima al lado de lo que era en el '73, me parece que estamos en condiciones inmejorables para llevar a cabo transformaciones de fondo. Y no veo en el horizonte amenazas de todo tipo como las que había en esa época, así que tu optimismo me parece muy acertado. Lo que veo que falta es voluntad (y capacidad) de liderazgo (acá viene al pelo la frase que citás de Matrix). Tal como van las cosas, intuyo que el día en que la economía se dé vuelta, ésta quedará como una época afortunada de vacas gordas, y nada más. Y volveremos a ser el campo de experimentación de algún iluminado, como los que ya nos llevaron tantas veces a la ruina. Espero que esto no se cumpla.

Ana: no tiene nada que agradecer. Aunque no comparto su punto de vista, la felicito.

Muchos saludos.