miércoles, 14 de noviembre de 2007

Ministros, Cuadros y Vedettes

Ya es un hecho que Peirano no será Ministro con CFK. Su salida parece estar disparada por sus diferencias con Moreno. Es cierto, el INDEC debe arreglarse y con Moreno en el medio parece difícil ¿no?.

Entre la profesión, el gesto de Peirano fue mayoritariamente aplaudido. Veremos cómo termina la historia.

De las cosas que leo, oigo y veo sobre la sucesión, me interesa plantear particularmente cómo otra vez la corporación de economistas parece actuar casi en bloque sin importar divisiones ideológicas. El valor común que defienden es la supuesta característica de primus inter pares que el ministro de economía debería tener en un gabinete de ministros. O, para ser más específico, desde Lavagna, Melconian a Roque Fernández pasando por economistas/periodistas como Carlos Arbía y Pablo Wende, han batido el parche estas semanas sobre la necesidad de devolverle al Ministerio de Economía las funciones y el poder que ha tenido en gobiernos anteriores. Quieren ver un ministro todopoderoso, o que simule serlo, como el Mingo.

No entiendo porqué mis colegas se resisten a aceptar que un abogado que además es el líder político del gobierno actual pueda manejar los resortes de la política económica. Este abogado, que además creo tomó clases de economía con otro funcionario actual ampliamente reconocido por su intelectualidad, es Néstor.

Desde el punto de vista económico este gobierno ha sido uno de los más exitosos de la historia argentina. Mi amiga Mafalda, como ya les conté, me convenció que los grados de libertad de un ministro para manejar la política económica están condicionados por los factores externos. De paso un chivito, Coek en lo de Tavos, acaba de postear sobre el tema. Lilita en campaña dijo que nos esperan 15 años más de crecimiento, Lavagna habló de 10 años. Ambos reconocen que el viento de cola seguirá beneficiándonos.

Algunos colegas parecen olvidar que los principales resortes de política económica que maneja un ministro se plasman a través de leyes y las leyes se aprueban con votos de diputados y senadores. Sin un fuerte respaldo político las mejores ideas económicas no se pueden implementar.

En la epoca menemista, Bauza y Corach se encargaban de conseguir los votos para que las ideas de Cavallo y Fernández se hagan realidad. Hasta hoy Néstor y Alberto F. se ocuparon de esto. En la salida de la crisis, el propio Duhalde lo hacía.

Hoy los diarios dicen que el final con bandera verde puede ser entre Abad y Redrado. Ambos tienen en común que se destacan más por su capacidad de gestión que por su prestigio académico.

Como sabrán, Abad es contador nacional y experto en control de gestión, no es economista. Al golden boy ya todos le reconocen su muñeca y poder hacer, además ha formado un grupo de economistas muy bueno en el BCRA. Abad logró exitos resonantes en la AFIP, sin ser tributarista. Amigos que lo tratan me dicen que tiene un gran don para la conducción.

Con cualquiera de los dos, me parece que se estaría desvistiendo un santo para vestir otro.

Si tengo que apostar entre ambos, Abad suma más puntos por su bajo perfil. Esta parece ser la característica preferida por Nestor.

Para terminar, vieron que tambien suena Martín Lousteau? Si lo nombran en algún cargo importante, ministerio, Banco Nación, etc. ¿se acordará de Musgrave? Su fan número uno.

18 comentarios:

manolo dijo...

Musgrave
¿Por qué los Economistas aman las Dictaduras?
Era el tema de un post que tenia en carpeta, pero lo fui postergando porque el titulo es demasiado agresivo.
Si te formas con Modelos donde “solo” cambian un par de variables y el resto permanece constante, lo mas seguro es que te sientas cómodo en realidades políticas similares.
En Democracia no solo tenes que lidiar con tus “iguales” en el gabinete, también tenes que “responder” al Congreso.
Si alguno de los actores económicos te critica, lo mandas a lavar los platos como Cavallo.
El reclamo por la Suma del Poder Económico esta relacionado con esa búsqueda de Control que te permiten los Modelos.
Donde “vos” decidís cuales son variables y cuales constantes.
El fracaso político de los economistas; Alzogaray, Cavallo y López Murphy es llamativo.
¿Tendrá que ver con que tenemos pocos especialistas en Micro y demasiados en Macro?
Un abrazo

Musgrave dijo...

que pregunta Manolo!!!!
le tiro algunas respuestas

La economia del bienestar usa la parabola del dictador benevolente

Los economistas que desarrollaron esta teoría en los 50, lo hicieron admirando el boon de crecimiento sovietico

Los economistas del 76 para aca, estudiamos mucha matematica y poca sociología, filosfía y política.

Mi antigua psicologa me digo una vez,"vos elegiste estudiar economía porque descubriste que solo tenias que tratar con numeros y no con la gente".

Creo que mi psico, dió en la tecla, la mayoría de los economistas que conozco, tienen problemas para relacionarse, imaginese para hacer política.

Pero quizás a alguno se le ocurre una explicación mejor

Primo Louis dijo...

Quedo Losteau nomás, se viene "martin al gobierno, Musgrave al poder"??

Andrés dijo...

Se le dio, Musgrave, es Lousteau. Bueno, no es Blejer y tanto Redrado como Abad quedan donde están haciendo un laburo ponderable.
Para seguir el hilo planteado por Manolo, creo que efectivamente la psicóloga tiene razón en su campo. Pero el gran problema y ahí es donde muchos economistas se rompen los cuernos contra la pared, es que la economía no son números ni cosas, sino relaciones sociales.
Por eso, la economía es demasiado importante para dejar que la hagan los economistas. Es, en primer lugar, objeto de decisiones políticas y sólo después cuestión de poner en marcha herramientas técnicas.
Saludos

Rodrigo dijo...

Felicitaciones por el batacazo y gracias por las lecturas recomendadas en posts anteriores.

Musgrave dijo...

Gracias pero lamentablemente este Musgrave sólo tiene existencia virtual.

Manolo y Andrés, me quedé pensando en eso del "Dictador benevolente" no es una contradicción en términos?

A los 18-19 años sin ninguna formación previa uno no se da cuenta de las cosas, no?

No solo es cuestión de decisiones políticas, como dice Manolo un ministro debe gestionar, para gestionar debe relacionarse con otros, rosquear, muchos de los cuales son iguales o superiores en términos de poder.

Y Manolo, no se preocupe los microeconomistas que conozco están más alejados de la vida real todavía, mejor dejelos donde están.

Ana C. dijo...

Yo no creo que los economistas reclamen una situación privilegiada dentro del gabinete, sino que, desgraciadamente, la economía siempre ha tenido un lugar privilegiado entre los problemas argentinos y eso les ha dado cierto protagonismo. En algún momento sería lindo que todo lo macro estuviera en orden y que el ministro más importante fuera el de Educación, o el de Salud, o el de Medioambiente.

Tampoco estoy para nada de acuerdo con Manolo. Los economistas no amamos las dictaduras. Es más, uno de los resultados teóricos que a mí más me gusta de la literatura del desarrollo económico dice que éste es imposible sin democracia. Justamente lo de "lidiar" y el control ciudadano favorecerían políticas de crecimiento.

Tampoco con Andrés, si no ponés un buen economista a las riendas del ministerio, se pueden terminar haciendo más pavadas y locuras de las que se hacen poniendo economistas.

De todas formas, los ministros deberían siempre ser políticos y para cumplir con la parte técnica tendrían que estar los cuadros administrativos, pero ahí se presenta el problema del que hablabas en el post anterior.

Aunque hay ejemplos, y el de España es uno de los más sobresalientes, donde la economía hecha por "tecnócratas" fue el detonante del desarrollo.

Musgrave dijo...

Ana C, la primacía en el gabinete se da a través del manejo del presupuesto. En este gobierno el prespuesto lo manejan Nestor, A.F. y Mosse (el sec. de hacienda).

Una de los reclamos que se escuchan por aca es que el ministro vuelva a tener el manejo de la politica fiscal como otrora.

Andrés dijo...

Supongo que discrepamos con Ana C., pero creo que no en lo que ella señala. Seguramente, porque yo me expresé mal: no quiero decir que no haga falta poner buenos economistas en el ministerio; sí, hay que ponerlos, pero arriba debe haber un jefe político que decida qué es lo que nos proponemos. El economista habrá de encontrar los instrumentos adecuados o, por lo menos, menos dañinos.
Saludos

Juan Crowley dijo...

Sabés cuál es el error que veo en tu análisis, simplificar la salida de MP en la pelea con Moreno. La verdad es que arás de Moreno está la mayor concentración de la economía de las últimas décadas (logró concentrar en pocas manos el negocio de la carne, de la salud, de las estaciones de servicios, de la venta minorista de las telecomunicaciones y alguna más que no tengo ganas de pensar). Y si, como planteas y todos aceptamos es NK el único ministro, tengo que convencerme de que el presidente es el responsable de la mayor concentración económica que se registra desde CM-DC. Ese es el motivo, quién puede coincidir con una política que ha declardo ganqadores a los supermercados, las petroleras, los frigoríficos exportadores, las grandes prepagas y perdedores a los millones de comercios minoristas, las estaciones de servicios o prepagas pymes, o a los productores ganaderos.

Musgrave dijo...

Juan Crowley, hace unos días buscabamos datos sobre concentración económica, tenés algo a mano?

Ana C. dijo...

Bueno, Andrés, lo que a mí no me gustó fue que dijeras que la economía es demasiado importante como para dejársela a los economistas. Los economistas somos los mejor preparados para el tema, aunque también somos personas y tenemos preferencias políticas.

Y después lo otro, aunque nos manejemos con números, la Economía no es una ciencia exacta, sino una social y ahí el riesgo de equivocarse es bastante más elevado.

Y obvio, Musgrave, es lo menos que puede hacer el Ministerio de Economía, si también es de Finanzas, o Hacienda. En algunos países, las dos cosas están separadas y el de Finanzas hace la política fiscal y el de Economía todo lo estructural. Quizás a usted le parezca bien que el Presidente haga política fiscal discrecional y se gaste todo para ganar las elecciones, pero a mí no tanto.

Tendremos que suponer, J. Crowley, que el ministro se fue no sólo por el tema del INDEC, que ya es un argumento más que válido, sino también porque no lo dejaron aplicar todas esas interesantes políticas de Defensa de la Competencia que anunció al inicio de su ministerio y que tanto le gustan a Musgrave.

manolo dijo...

Ana
Chile, China, Corea, Taiwán; todos ellos fueron o son dictaduras.
En la Argentina muchos gobiernos militares tenían un solo ministro civil.
Muchos economistas, o expertos en economía, protestan por el poco control del congreso.
Pero cuando son parte de la Administración, se quejan de la “maquina de impedir”.
En los últimos 5 años vienen vaticinando el desastre la próxima semana, y no son improvisados.
Caída del mundo, hasta un gato rebota, veranito, viento de cola.
Son todas frases que nos han machacado diariamente, no es solo una cuestión de lobby o interés.
Los ofende y perturba los datos de la realidad, que contradice sus modelos con 3 variables y el resto constantes.
Mire que yo soy opositor a muchas de las políticas del gobierno, pero me da vergüenza ajena algunos de los argumentos.
Viento a favor, viento en contra, eso fue lo que decidió el destino de De la Rua y Kirchner.
¿Entonces para que necesitamos economistas?
Las paritarias por productividad son dañinas para la Economía, ¿no tienen idea de lo que es Soziale Marktwirtschaft?
Alabanzas para Petrobrás y la política de Estado de Brasil, ¿Petrobrás no es controlada por el estado?
Me hicieron creer que la Fed solo tiene la pauta inflacionaria.
Gracias a UD descubrí que tiene 2 pautas, Inflación y Desempleo.
Cada 6 meses tienen que dar explicaciones al Congreso, donde lo mas importa es el desempleo, acá lo llamarían ingerencia Populista.
Desde ya mis disculpas si se sintió ofendida, solo trataba de mostrar una característica de los economistas argentinos, los más conocidos por el público lego.
Por eso Rudiger Dornbusch, quería importar economistas no argentinos en el 2002.
Fíjese lo que decía Blejer en Febrero del 2001.
http://www.clarin.com/suplementos/economico/2001/07/22/n-00411.htm
Ahí tenemos las opiniones de Krugman vs. las políticas de López Murphy y Cavallo.
Dos economistas que lograron más de 2 millones de votos y se les esfumaron.
Un abrazo y nuevamente mis disculpas

Ana C. dijo...

¡Manolo! Ni me ofende ni necesita pedirme disculpas. Faltaba más.

Pero no creo que ni a usted ni a mí nos guste el desarrollo en dictadura.

Musgrave dijo...

Ana C, tenemos una clara diferencia de enfoque, la politica fiscal la decide el presidente y se plasma en el presupuesto, previa negociación con el congreso, de ser necesario conseguir apoyos de otros partidos.
El Ministerio de Economía, de Hacienda, de Finanzas o como quieras llamarlo sólo instrumenta las decisiones políticas que toma el poder ejecutivo.

Ferrito dijo...

Me parece que pensar que Peirano se va por la lucha con Moreno, es reducir la realidad.
Tampoco pretendia ser un super ministro ya que perfil para eso no tiene.
Averigue un poco mas.
Juntando dos notas donde usted se preguntaba si estaba cerca del PRO, y viendo su admiracion por el nuevo ministro( parece ministro de Macri no'). Me preocupo...

Musgrave dijo...

Averiguo, averiguo. Motivos personales dice A.F. Usted sabe que la verdadera historia sólo la descubriré cuando pueda hablar con los protagonistas, es decir nunca.

No se coma la imagen. Bucee en los archivos de este blog hay 3 notas difundiendo y defendiendo posturas del futuro ministro que creo usted compartirá.

Gracias por las dos visitas y sendos comentarios

Jorge Y. de la G. dijo...

Sin ánimo de armar polémica (ya hay bastantes :P) diría que un buen ejemplo de "economista amante de las dictaduras" fue Milton Fridman, con sus elogios a la política económica de Pinochet.
Saludos.