viernes, 23 de noviembre de 2007

Secretarios vs. Ministros

Venía en el subte pensando en el disgusto de mi nuevo amigo ferrito y dije "vamos a ver si con esto lo convenzo".

Como ya dije alguna vez entre las cosas que aprendí es a prestar mucha atención a las palabras que la gente usa cuando habla. Los yanquis tienen Secretaries, nosotros Ministros. Igual que los alemanes, los italianos, los franceses, etc.

Algún avispado ya se habrá dado cuenta adonde voy. Pero para que quede más claro aún, repasemos uno de los dichos atribuidos a Nestor antes de confirmar el nuevo gabinete, "vos sabés lo que cuesta formar un ministro". Leí por ahi que alguien le escuchó decir.

Si algo cambió rotundamente con este gobierno es la cosmovisión que tienen en la rosada de la función que deben tener los funcionarios políticos. Menem jugaba al golf en Olivos. Nestor da el ejemplo laburando mas de 10 horas por día, siguiendo día a dia los numeros fiscales y las reservas; y dicen A.F. nunca duerme. En los 90 los ministros, salvo excepciones, eran figurones porque un estado ausente no necesita gestión diaria de los asuntos públicos.

En el sistema presidencialista yanqui se llaman secretarios porque su función exclusiva es llevar adelante en la gestión las lineas políticas que baja el presidente. En la tradición parlamentaria europea, se llaman ministros porque además de responsabilidades de gestion el cargo conlleva el peso simbólico, y no tanto, de galvanizar los acuerdos políticos necesarios para formar gobierno.

Néstor, al decir lo que dicen que dice, reconoce que para reconstruir el estado que queremos se necesitan gente que además de ideas tenga capacidad de gestión. Construir es siempre más dificil que destruir, eso ya lo sabe hasta Ariel.

La fortaleza del discurso neoliberal, justamente, radica en su simplicidad y su facilidad de aplicación "desregular, privatizar, achicar, liberalizar". Por eso con tener Ministros que sólo sepan dar lindos discursos y escribr notas o papers alcanza.

La otra tarea es más complicada, hay que arremangarse y embarrarse; pero es más divertida y más linda. Que va hacer, algunos de ustedes ya saben que a mi me gustan el barro y carnaval.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"... Tal optimismo es el causante de que se mire a los economistas como cándidos que, habiéndose apartado de este mundo para cultivar sus jardines, predican que todo pasa del mejor modo en el más perfecto posible de los mundos, a condición de que dejemos las cosas en libertad"

Anónimo dijo...

conozco mucha gente que trabaja en secretarias claves y son burocratas reales no ñoquis. ellos me cuentan que no hacne un carajo los ministros y que no se toma ninguna decision ni se planifica ni nada. realmente hay un trabajo de chequear las reservas y eso pero que le domara al presidente menos de meida hora por dia eso.
aparte no se que le aporta, se toma eso como una virtud y para mi es un defecto. no es un almacen esto para saber si te queda leche.
el presidente en realidad es una figura mas que nada no diria decorativa pero institucional y toma desiciones generales teniendo en cuenta que el tamaño del estado es imposible estar arriba de todo y demuestra que no solo no saben delegar sino que ni saben que carajo para en el pais en realidad.
tiene la suerte que la oposicion esta totalmente peleandose entre si sino no duran ni hasta marzo.
por ultimo una pregunta existe algun lugar con fotos de las supuestas obras en las que gastan mas del 10% del presupuesto?
por que no puede ser que en 5 años de gobierno no estan aun construidas las centrales electricas que se necesitan ni nada

Martín dijo...

Es cierto, a Kirchner se le pueden criticar mil cosas, pero no que no se tome su laburo en serio.

Primo Louis dijo...

Ojo con las polarizaciones, Musgrave: estoy seguro que en el ministerio del Mingo deben haber laburado noche y dia para lograr todo lo que lograron (no puedo creer lo que estoy escribiendo!).

Musgrave dijo...

Estimado Primo Louis, si relee vera que escribi,salvo excepciones.
Y usted dió en el clavo. El mecon nunca funcionó tambien como con el mingo y nunca pudo volver a ese nivel de productividad sin él.

Y claro un ministerio es como un martillo se puede usar para construir una casa o para...