domingo, 18 de noviembre de 2007

¿Que será, que será?



Después de un par de días de fervor mediático, los consensos sobre Martín son los siguientes:

- no va a tener poder

- lo pusieron para manejarlo, porque necesitaban a alguien dócil

- con suerte va a poder nombrar al secretario de financiamiento y a sus asesores.

- es inteligente y bien formado

Peeeeero, los 3 primeros puntos eran fijos para cualquier ministro, el cuarto no, asi que, bien Cristina.

Lo que está menos claro es qué piensa Martín, y qué de lo que piensa va a poder implementar. Lo han descripto como "productivista", "heterodoxo", "liberal de San Andrés" (el bueno de Laje...), o sea, no sabemos nada, porque ninguna de estas palabras está bien definida en la discusión pública argentina.

Yo leí su libro con Gonzalez Fraga y me pareció muy razonable. (ver acá la muy buena reseña de Olivera) Estabilidad, evitar la sobrevaluación cambiaria, prudencia fiscal... Pero todo eso ya está o está encaminado. La pregunta es qué piensa Martín sobre:

- el INDEC: estoy seguro que le parece un mamarracho, pero como mucho va a poder aportar un poco para que la nueva metodología sea mejor de lo que hubiera sido

- la energía: estoy seguro que piensa que sin incentivos y reglas de juego estables no estará la necesaria inversión privada. también estoy seguro que no va a tener poder de decisión en este tema.

- los controles de precios: estoy seguro que prefiere liberar precios y dar un subsidio más alto a los pobres. Podrá serruchar un poco a Moreno?

En definitiva, creo que es un socialdemócrata moderno, inteligente y con habilidad política. Es cierto que tendrá poco margen de maniobra, pero le deseo lo mejor para su gestión.


17 comentarios:

Musgrave dijo...

L, usted sabe que aca a M.L. lo bancamos.

Lo de socialdemocrata moderno, lo dice por la buena onda que le tiró a Moyano y sus amigos la otra vez?

Laje habrá dicho eso, porque sabe que no hay peor astilla que la del mismo palo?

Que opinarán los profes del depto de economía de UdeSade los dichos del amigo Laje (Fanelli, Bouzas, Hallack, Kawa, etc. etc.)

Ulises dijo...

O sea un títere mas. Tampoco el sistema deja que el ministro haga mucho. en cuanto levanta la cabeza tiene que renunciar.

Saludos.

Ana C. dijo...

Si tiene habilidad política, entonces a lo mejor se va haciendo margen de maniobra.

Andrés dijo...

Creo que fue Quintana el presidente al que, tempranito una mañana, lo despertaron los ministros de Guerra y de Marina para anunciarle que había un levantamiento armado. Cuando le aseguraron que ellos le daban su apoyo, el presidente les respondió: "Ustedes a mí no me dan apoyo, a mí me obedecen o se van".
Este señor tenía claro el papel de los ministros, cosa que en estos días parece algo borroso. Un ministro no es ni un tipo que hace lo que le parece ni un títere. Es un funcionario subordinado, que debe poner sus saberes y habilidades al servicio de una política que fija otra persona.
Lo demás son operetas de prensa tan ridículas como la de este fin de semana.
Saludos

Opinador dijo...

Algunas preguntas ¿que quiere decir que un ministro sea un "titere mas"?
¿que va a desarrollar la politica desidida por el presidente?
¿no es ese el trabajo del ministro?
¿quien deberia decidir la politica economica de un país?¿una "chirusita" con 45% de los votos o un "doctor" con mucho lobby?
Que quieren que les diga, yo me inclino por la "chirusita".
Ahora ¿los que se preguntan si Loustoau va ser un titere no estan ocultando que su preferencia electoral fue derrotada en las urnas y preferirian imponer su programa vía lobby ya que con votos no pudieron?
Son preguntas nada mas...

opinador dijo...

ups!!! Andres me gano de mano (y encima lo escribio mas lindo)

Jorge Y. de la G. dijo...

Andrés: si no me equivoco, el presidente que tuvo la actitud que contás fue José Evaristo Uriburu (no el Uriburu del golpe del '30). Quintana recibía órdenes de los bancos ingleses...

Jorge A. Sabato recordó una vez ese episodio, yo puse algo de lo que él escribió en mi blog (perdón por el chivo).

Muchos saludos.

El del 0.33% dijo...

Lo imagino negociando con Evo el precio del gas o con Chavez cuando este terminado el gran gasoducto del sur.....se le van a reir en la cara y lo van a mandar a tomar la sopa.

Ana C. habilidad politica? Le faltan 15 años más de funcionario para eso.

Ojala me este equivocando. Ojala sea el mejor ministro de economia de la democracia. Por el bien de todos.

jdp dijo...

El 80% de los que votamos a Cristina solo con leer lo de Socialdemocrata moderno vomitamos.
Prefeririamos un peronista antiguo.

Musgrave dijo...

Jdp, usted leyó el final nuestro post "Tambien sabe como se come un elefante"?

Lealo, le va hacer el mismo efecto que si se toma un reliveran.

Anónimo dijo...

Un peronista antiguo, bien facho.
Para el vomito, es bueno un Alikal.

Andrés dijo...

Jorge: gracias por la corrección. Me parece que efectivamente, era el Uriburu-tío el de la anécdota y no Quintana.
Saludos

Ana C. dijo...

jdp, entonces se equivocó votando, porque con la compañerita que presentó en la noche electoral, parece que va por ese lado la cosa.

Por las dudas, pase por la farmacia.

Anónimo dijo...

Andrés: se me ocurre decir que el concepto de subordinado depende del ámbito de aplicación. En el militar la subordinación es la obediencia debida, el cumplimiento ciego de una orden; en eso de matar y morir el valor agregado en el sentido ascendente de la cadena de mandos no es una cuestión funcionalmente relevante. En una estructura jerárquica civil (por ejemplo un ministerio) funcionalmente son relevantes las competencias y la independencia a la hora de emitir juicios sobre líneas de acción alternativas. En este contexto, estos valores agregan valor para arriba, algo que cualquier jefe ejecutivo debe meritar. En síntesis: un Ministro de Economía es algo mas que un subordinado, algo mas que un "títere". Creo humildemente, que el pueblo desea ministros NoTiteres que sirvan a presidentes efecientes en la administración de los recursos humanos que la sociedad pone a su disposición: los que votaron a Cristina y los que no.

Saludos

HarryElSucio

Saludos afectuosos

Anónimo dijo...

Que hay de los Muppets? y de Alf?
Willy, quiero mi revista!!

Andrés dijo...

Harry el Sucio: Justamente, hago diferencia entre títere y funcionario subordinado. El ministro no tiene por qué ser un títere ni un muñequito de ventrílocuo. Tiene que ser capaz de exponer su opinión y defenderla, tiene que ser capaz de actuar con criterio en los temas que le compete resolver. Pero, de la misma manera, tiene que tener claro que el que fija la política no es él, sino el/la presidente/a y, en los temas que exceden la competencia directa del nivel ministerial, quien decide no es él, sino (se repite lo de arriba).
Si su criterio no puede acomodarse al del/de la titular del P.E., no debe aceptar el cargo o, si ya lo aceptó, debe renunciar.
No es subordinación ciega ni obediencia debida. Es la lógica de cualquier sistema de gobierno imaginable (con la excepción del feudalismo militar del Proceso, que fue un sistema de gobierno inimaginable).
Saludos

Anónimo dijo...

Andres, estamos de acuerdo. Gracias por la aclaración.

Saludos

HarryElSucio.