martes, 29 de septiembre de 2009

Oportunidades desperdiciadas

En el informe mensual de septiembre de Econométrica, Mario Brodersohn demuestra, un poco a la ligera, eso sí, que los peronistas también son unos nabos.

Vía Artemio.

24 comentarios:

chubutense dijo...

Pregunta: ¿hay alguna razón estadística para que, en el informa de Brodersohn, cada vez que se toman datos del gobierno de Alfonsín estos sean de 1988, y no, por ejemplo, de 1989?

Ana C. dijo...

Me da la impresión que es porque es el primer año para el que hay datos comparables. El '89 es un año igual de excepcional que el 2002, con una recesión impresionante y unas variaciones brutales de precios relativos. El '88 igual fue un año de porquería ¿eh? aunque no tanto.

Quiero decir, cuando Brodersohn compara el '88 con el 2002 hace un poco de trampa y de ahí lo de "a la ligera". Me parece que sería mejor comparar el '88 con el 2001 y el '89 con el 2002, pero a lo mejor da un poco lo mismo.

Juan José Primosich dijo...

Epa, Ana, lo de nabos es un comentario prejuicioso...me extraña en Ud.
Ahora, ¿qué intenta demostrar Marito? ¿Que los únicos nabos no son ellos? ¿Que él era bueno? Poco seria la perspectiva del análisis.

21,48% dijo...

Redondeá para abajo, por favor.

Ana C. dijo...

Lo de "nabos" también se puede llamar "un guiño a la realidad", JJP. Más sentido del humor, che,

A 21 o 21,4?

21,48% dijo...

A un número que te impida seguir escribiendo estas gansadas. De paso demostraría que los radicales, además de no ser nabos, no son mentirosos.

donchango dijo...

Los radicales nunca mienten, por eso no tienen un programa de gobierno. Y no lo tuvieron nunca.

Generico dijo...

Ana, "un poco a la ligera"... estuvo un poco laxa en este punto. Digo de pronto me parece.

Ay, marito, marito...

Saludos.

Ana C. dijo...

Y sí, Gene. Igual, el artículo de Brodersohn tiene dos partes. La de que Dios es argentino y peronista, en la que tiene toda la razón. La segunda es un poco más discutible pero tampoco la pifia por demasiado. Lo cierto es que en Argentina después de casi 26 años de democracia hay una inequidad de la gran flauta y los que más gobernaron no fueron los nabos radicales sino los nabos peronistas.

¿Será que la distribución del ingreso no depende de quién gobierna ni de las políticas públicas sino de alguna otra cosa?

chubutense dijo...

Para mi depende de otra cosa: de las relaciones de fuerza entre los actores sociales. Alfonsín gobernó con sindicatos fuertes, Menem los hizo puré. La poca distribución del ingreso que hubo desde el 2003 es resultado del fortalecimiento del movimiento obrero.

Andrés el Viejo dijo...

Leí el informe y debo decir que lo más importante que encontré es un montón de datos numéricos concentrados, lo que evita tener que buscarlos por ahí.
Conceptualmente, me parece que no da para mucho. Los radicales tienen mala suerte y los peronistas buena. Los primeros sacan el mayor jugo posible de los horrores que les tocan y los segundos despilfarran los primores que les caen del cielo.
¿Es serio? ¿Da para algún debate? No me parece. Es autojustificatorio y, para ello, se queda en un enfoque fragmentario de las coyunturas económicas. Es obvio que a los autores no se les ocurre (y, sobre todo, no les conviene para sus conclusiones) extender la vista hacia la política para desentrañar qué hace que determinados ciclos macro coincidad más o menos con ciertos turnos de gobierno.
No se puede cargar todo sobre alguna fatalidad misteriosa. Porque, si el informe tuviera razón, mi consejo es que llamen a un exorcista.
Saludos

manolo dijo...

Ana
Como bien señala Andrés, ¿el pensamiento mágico es científico?
Yo, como peroncho, se que los boinas de base no son inútiles; pero tienen demasiado temor reverencial por la reglamentación, y el que dirán.
A Lavagna lo desperdiciaron dos veces, y recién se dieron cuenta de su valía después del 2002.
Para el Turco y Tachuela, Don Raúl era un Compañero respetabilísimo; cuando Chacho renuncio fueron ellos quienes fogonearon su candidatura a Senador, para que fuera el que ocupara la Presidencia del Senado; pero claro, de la Rua prefirió cerrar con Cavallo.
Con Barrionuevo nunca se sabía si era el Delegado de la Burocracia ante RA, o a la inversa, recuerde la noche de la 125.
El tema se pone peludo cuando a los radicales se les suelta la cadena, y empiezan a boquear que hay que borrar a los del bombo.
No provoca simpatía que te traten de plaga de cucarachas, mas cuando siempre estas dispuesto a acordar.
Resumiendo, nadie extraña mas a una UCR unida y competitiva que el pejotismo, nos evitaría el trabajo de ser Oficialismo y Oposición simultáneamente.
Un abrazo.

Nicolás dijo...

Una pregunta: Este Broderson es el mismo que luego de un concienzudo análisis pronosticó que en 2009 el superávit de la balanza comercial iba a ser nulo o casi nulo ?

Saludos.

Musgrave dijo...

Chubu, si la distribución del ingreso no depende de las relaciones de fuerza porque estamos todos deseando pactos consensos y todo eso?

Lo divertido de Marito es que se olvidó la gran máxima del General, "... los demas son peores". MB muestra un hito en la justicia social entre 43-48 y cual sería el hito radical tanto en justicia social como en saber gobernar?

Ana C. dijo...

No sé si viste, Mus, que Brodersohn en su artículo dice: "A los radicales que nos critiquen los otros".

Musgrave dijo...

No sabía que Econometrica S.A. era el Centro de Estudios Económicos de la UCR, perdón.

chubutense dijo...

Mus, me entendiste al revés, escribí que SI depende de las relaciones de fuerza. Los consensuadores suelen ser statuquodores también...

Musgrave dijo...

Chubu, peor te entendí y bien pero tipie mal. Estoy de acuerdo con vos.

chubutense dijo...

Ahira yo entienda clarp. Salados.

Ana C. dijo...

Se me había pasado tu comentario, Chubutense. La verdad que pensándolo así es medio triste la cosa. De todos los presidentes democráticos que hubo, Alfonsín debe haber sido el que más genuinamente estaba interesado en la redistribución del ingreso (Menem y De la Rua obviamente no lo estaban, lo de los Kirchner es obviamente un cuento). Una lástima que los sindicalistas en lugar de haberlo apoyado le hayan hecho la guerra como se la hicieron y que él mismo no haya sabido convencerlos de eso.

Discrepo totalmente con la visión de los buscadores de consenso como preservadores del status quo. Cuando en un país hacen falta reformas para que toda la sociedad mejore y esas reformas no se llevan a cabo porque cada uno cuida su quintita, el que consigue crear el consenso necesario para que se realicen, más que "statusquador" es un flor de reformador.

¿Le parece, Manolo, que a esta altura del partido existen radicales a los que se le suelte la cadena de esa forma que usted dice?

anibal dijo...

Y cuánto tienen los radicales de mala suerte espuria? Durante el gobierno de De la Rua, el latiguillo de Bonelli era que no podía ser que el resto del mundo creciera, incluido sudamérica, y nosotros no.

Dicen por ahí, que lo que vio Reutemann en el 2003 que lo hizo salir corriendo fue el cuadro que le pintó Lopez Murphi, que incluía ajustes, etc. Quizás sea un contrafáctico, pero a las malas política ahora la llaman mala suerte.

chubutense dijo...

Ana, Alfonsín comenzó su gobierno intentando quitar poder al movimiento obrero, tanto empeño puso que se olvidó de los empresarios. Y estos se lo llevaron puesto. En la economía de guerra el enemigo fue el salario.

Tal como lo decís vos, está todo bien con el consenso. Conseguime empresarios que aprueben reducir su rentabilidad y trasladarlo a salarios y te garantizo que la otra parte consensúa como loca.

Anónimo dijo...

"Conseguime empresarios que aprueben reducir su rentabilidad y trasladarlo a salarios" ja! clásico comentario de quien cree que la rentabilidad es exógena y determinada por la voluntad de los empresarios.

chubutense dijo...

Ja, clásico comentario de quien cree que no hay vínculo entre salarios bajos y empleadores que la levantan en pala!