jueves, 26 de agosto de 2010

Sobre las propinas

Veamos. Yo salgo a cenar con mi marido y mis hijos a algún restaurante medianamente bueno de Bruselas y por una cuenta de unos 150 euros dejamos de propina cualquier cosa entre 5 y 10 euros, dependiendo de quién gana la puja de poder familiar – yo soy más generosa, mi marido más austero – y al mozo se le ilumina la cara ya con 5 y agradece de lo más contento. Si salimos a comer con amigos o colegas, cuando cada uno paga lo suyo, dejamos lo que sobra de los redondeos que resultan al finalizar la colecta para pagar la cuenta.

En Canadá, o por lo menos en Quebec, tienen un sistema de lo más extraño: la propina es supuestamente voluntaria, ya que te preguntan si querés o no pagarla, pero una vez que decís que sí, te cobran el 15% sin preguntarte más nada y si decís que no, el mozo se ofende y mejor que no te descuides porque si no te echa a patadas del restaurante.

En Dinamarca, se deja de propina lo que redondea la cuenta, no en øre, pero sí en coronas, o en moneditas de a 10. Dejar más de 20 coronas (unos 3 euros) se considera casi ostentoso. Supongo que los mozos se pondrán contentos pero la mirada entre crítica y compasiva de tus acompañantes es lapidaria.

En España es voluntario. Según un artículo que leí en El País alguna vez, los mozos consideran más que decente una propina de 2 o 3 euros por un almuerzo o una cena en un restaurante normal.

En Francia dejás lo que se te canta, normalmente dos o tres monedas de uno o dos euros, o un billete de cinco, ponele.

En Alemania se deja una moneda grande, o dos.

En general, en los países europeos que conozco, los mozos aparentemente ni le prestan atención a las propinas y todo transcurre en la máxima discreción. Sin embargo hay leyes no escritas en el que la propina es un sistema de premios y castigos y supongo que los mozos tendrán su propio sistema de reacciones cuando uno se va, evaluando si uno es un amarrete, un tipo generoso, un tipo que va alardeando por la vida, un inseguro o uno que anda tirando la plata por ahí. En todo caso, si el restaurante es una porquería y el servicio idem, lo más probable es que no vuelvas a pisar el lugar nunca más y no dejás un peso de propina. Si, en cambio, es un lugar al que uno vuelve recurrentemente, la idea es establecer una reputación como cliente. Se trata de dejar una suma decente que no te califique como un miserable y te garantice el buen trato cada vez que vas, pero que al mismo tiempo no ponga el listón de las expectativas de los mozos demasiado alto, ni entres en una escalada que haga que al final termines pagando más de propina que por la comida. Además, en muchos restaurantes, los mozos no se meten las propinas en los bolsillos, sino que las ponen en un pozo común y al final del día, la semana o del mes se las reparten. Es como un premio al esfuerzo colectivo.

En Buenos Aires, sin embargo, cada vez que salgo a comer con mi mamá, tenemos unas tremendas discusiones. Ella se empecina en el famoso 10% en el que insisten todas las señoras que ven películas yanquis (no es el caso de mi madre, que mira películas francesas de la nouvelle vague pero se deja llenar la cabeza por sus amigas en eso de las propinas) y yo pretendo seguir con mi práctica bruxellois que es exactamente la misma que seguía cuando vivía en Buenos Aires hace 20 años: propina voluntaria y espontánea como una forma de expresar mi satisfacción o desagrado con el lugar y dependiendo de mi capacidad de gasto del momento. Si le toca pagar la cuenta a ella, yo le vuelvo a meter la plata en la billetera para que no deje demasiado y cuando me toca pagar a mí, empieza ella a sacar plata de la cartera para aumentar mi propina, que a ella le parece una miseria. El resultado: unos papelones de cuidado en los restaurantes, ya que ninguna de las dos es demasiado introvertida.

Todo esto viene a cuento porque Carolina Aguirre (para los que no saben, C.A. es la autora de Bestiaria –blog y libro– y Ciega a Citas –blog y serie de televisión) escribió un artículo donde opina sobre lo que uno debería dejar de propina en los restaurantes y clasifica a los clientes de bares y restaurantes en tres categorías. Lo que acabo de contar me incluye de cabeza en la del medio. El 10% me parece una ridiculez (como el 15% canadiense un abuso) y dejar nada... bueno, dejar nada no estaría nada mal, pero a esta altura lo de las propinas es una tradición social como la Navidad o las vacaciones.

Pero el caso es que Carolina Aguirre relaciona las propinas con los ingresos de los mozos y dice "mientras los mozos sigan viviendo de las propinas, tenemos la obligación moral de dejar el estricto diez por ciento" y yo me pregunto ¿Cómo es posible que en la Argentina del 2010 se considere normal que los mozos vivan de las propinas y no de su sueldo? ¿Qué tipo de legislación laboral tiene la Argentina que hace que los mozos tengan un ingreso que depende de reglas no escritas, obligaciones morales y la buena voluntad de los clientes y no de un contrato establecido? ¿Cuál es el rol del sindicato de los mozos, además de hacer una gran fiesta anual por el día del mozo, si no el de luchar por salarios y condiciones de trabajo decentes?

Porque al final de cuentas, los mozos deberían tener un salario fijo y las propinas no deberían ser más que un ingreso extra que simbolice el agrado de los clientes con el servicio recibido y que sirva nomás para darse algún gusto a fin de año o hacerle un regalo un poco más lindo a la esposa o a los hijos cuando cumplen años. Pero seguro que no el primer pilar de sus ingresos.

71 comentarios:

lalectoraprovisoria dijo...

Ana C. No lo puedo creer. No sea miserable. No puede estar en contra de las propinas. No tiene nada que ver con que los mozos tengan o no un buen sueldo. Su vieja tiene razón.

La propina (automática del 10% pero aumentable si uno la pasó bien o comió y chupó como una bestia, por ejemplo) es un placer democrático, parte de la convivencia, un gesto señorial. En cambio lo suyo, la propina opcional, es una dádiva donde juega al patroncito que mide la obsecuencia de sus siervos y les toma examen.

La de mozo es una de las profesiones civilizadas que quedan y solo en los lugares donde no hay propina (los Mc Donald y otros tugurios corporativos) se deshumaniza al máximo el servicio.

Ya se sabe que los belgas son unos roñosos, pero no se contagie tanto.

Ana C. dijo...

Quintín, la propina del 10% es un snobismo de mentalidad colonizada por las series yanquis.

Si pagás 10% de propinas en Europa, hacés el ridículo. Mon dieu. Me lo imagino y me pongo colorada. Te imagino a vos haciendo eso y me da vergüenza ajena.

Ana C. dijo...

¡Automática del 10%! ¿Cuándo surgió esa costumbre de nuevos ricos? ¿Durante el menemismo?

lalectoraprovisoria dijo...

Ah, es muy bueno ese artículo de Carolina Aguirre. Y coincide conmigo, aunque no se anima a decir que la obligación moral excede al tema del salario de los mozos, es una obligación espiritual.

Quintín

lalectoraprovisoria dijo...

Ana C. ¿Nuevos ricos del menemismo? ¿Está loca? Siempre se dejó el 10%, desde que tengo uso de razón. Con el menemismo empezó a cambiar para peor, porque empezó la era de mozos no profesionales. Reedúquese usted misma en este tema, déle.

Ana C. dijo...

Nunca se dejó el 10%, Quintín. Cuando yo iba a la facultad, se dejaba el cambio o un poquito más, si el cambio era muy poco.

Mariano T. dijo...

Para mi 10 es el tope cuando uno queda chocho.
Pero yo soy medio cabrón con los gastronómicos, más de una vez me he levantado de la mesa sin pedir nada si no me fueron rápido a tomar el pedido.

lalectoraprovisoria dijo...

Efectivamente, en Europa me tengo que reprimir porque te miran raro si dejás del 10%.

Pero no tiene nada de esnob el asunto, y menos de imitación de los gringos.

El origen hay que buscarlo tal vez en el ascenso social de las clases bajas, en la idea de que hay que comportarse como un señor el día en que tenés la posibilidad de que te sirvan, es como hacerle compartir al mozo tu categoría recién ganada.

En mi infancia, hablo de los 60, antes de las series yankis, no había nadie para quien la propina fuese más sagrada que para mis amigos más reos, era una religión.

La propina es lo más porteño que existe. Uno no puede imaginar que Gardel o a Troilo no dejaran propina.

Quintín

Ulschmidt dijo...

150 euros por cena para cuatro! yo acuchillaría al mozo!
Lo del 10% es otra rareza para mí. El cambio me suena más común.

Musgrave dijo...

En esta lo banco a morir a quintin es tal cual como el dice.

Queda claro el origen peronista del cumpa!!!

Ulschmidt dijo...

... efectivamente, como dice Quintín, la gente laburadora que asciende socialmente puede sentirse acomplejada, en parte por no parecer rasca, temor a ser menospreciado y algo de confusa solidaridad laburante y lo haga dejar un 10% de propina.
Pero la gente de buena y rancia estirpe no cede a esos complejos y puede ser perfectamente miserable y tacaña con la servidumbre.

el de adentro dijo...

En Japón se enojan si les dejas propina... pero los mozos japoneses cobran sueldos japoneses. Estoy plenamente de acuerdo con que los trabajadores deben vivir de sus sueldos y la obligación del cumplimiento de sus derechos laborales es responsabilidad del empleador y no del consumidor. Pero no sé, pienso en los sueldos de todos los mozos y mozas colombianos de Buenos Aires y me pinta la ternura y dejo propina...

Ana C. dijo...

Bueno, uno se lo puede imaginar a Gardel siendo ostentoso. A Troilo no tanto, sin embargo.

Yo no tengo nada en contra de las propinas, me parece una agradable costumbre social, pero el 10% me parece una exageración y además, me molesta que te lo impongan. "Hay que dejar el 10%" ¿Por qué "hay que", si es voluntario? Además, para dejar el 10%, tenés que hacer un cálculo, mucho más poético dejar el cambio, que depende del azar.

Ulschmidt dijo...

... así arruina la vocación revolucionaria del mozo, eldeadentro! El tipo no se va a rebelar nunca si confía en que los pequeño burgueses lo van a colmar de propinas. Un buen troskista no deja propina nunca! Si puede se roba la que dejó el gordito de la mesa de al lado

lalectoraprovisoria dijo...

Me emociona, Musgrave. Se me caen las lágrimas.

¿No puede aflojar un poco con el kirchnerismo?


Q

Carolina dijo...

En realidad, en mi artículo nunca dice que sea normal que los mozos vivan de las propinas ni que los argentinos lo consideremos "normal". Nadie lo considera normal.

Pero esa es la diferencia entre lo que debería ser y lo que es. Si un mozo ganara un buen sueldo la propina podría, quizás, ser un premio. Los mozos más simpáticos se llevarían -con justicia- más dinero que los malhumorados como yo y sería una suerte de "bonus" complementario al sueldo.

Pero no es así. El salario que se ofrece hoy es de 1200-1600 pesos porque los empleadores presuponen que va a sacar entre 1500 y 3000 pesos de propina.

¿Entonces? ¿Qué hacemos? ¿Los dejamos con el sueldo de 1200 porque "debería" ser de otra manera? La mayoría de los estudiantes trabajan como camareros o en un call center. Las mujeres jóvenes, madres, sin estudios, trabajan de cajeras de supermercado o de mozas. Y viven gracias a que gente como yo les deja el 10% de propina desgraciadamente.

Además, a mí me gusta dejar propina. También le doy al peluquero, al chico del delivery, al que me sube el pedido del supermercado. Y lo hacemos desde siempre con mi marido. Incluso cuando éramos estudiantes pobres que rara vez podían salir a comer afuera. Es un placer, no lo vivo con bronca porque la plata no me interesa. Si puedo salir a comer bien puedo dejar 10 o 20 pesos de propina.

En cuanto a lo que se estila hacer en Europa, a mí, al menos, me tiene sin cuidado. En Europa también matan toros mientras la gente aplaude y se revolean tomates en San Fermín, qué se yo. En Japón sólo las mujeres comen postre, es algo femenino y si le das la carta de postres a un japonés probablemente te mire mal. ¿Y?

Aquí se estila (y se estiló siempre) dejar el 10% de propina. No es de nuevo rico ni mucho menos. Es exactamente todo lo contrario.

Estoy muy de acuerdo con este comentario de Quintín:

"La propina (automática del 10% pero aumentable si uno la pasó bien o comió y chupó como una bestia, por ejemplo) es un placer democrático, parte de la convivencia, un gesto señorial. En cambio lo suyo, la propina opcional, es una dádiva donde juega al patroncito que mide la obsecuencia de sus siervos y les toma examen"

Besos!
C

Comandante Cansado dijo...

Ana, no podés dejar lo mismo en Bruselas y Buenos Aires. En Bélgica la propina está incluida en el precio, ¡en Argentina no! Es una diferencia gigantesca.

guillermo dijo...

Comandante Cansado tiene razón. En la mayoría de los países de la Unión Europea, o al menos los originales, la propina está incluída. Y si no lo está, la cuenta lo deja en claro.

Ana C. dijo...

Comandante Cansado, la legislación belga y argentina sobre el tema es la misma, lo que está incluido en el precio es el servicio, no las propinas. Faltaba más, siendo los restaurantes parte del sector servicios. Imaginate ir a un restaurante a que te hagan la comida y te la sirvan y eso no esté incluido en el precio.

Guillermo, en Inglaterra el sistema es un poco distinto al del continente y se parece más al de Canadá. Parece que es porque en Francia, por ejemplo, los salarios y las condiciones de trabajo son mejores y están más reguladas que en Inglaterra (o en Irlanda), donde el empleo en el sector está bastante desprotegido y los salarios son bajos.

Carolina, de lo que se estila en Europa se pasó a hacer lo que se estila en EEUU o en otros países anglosajones, así que da un poco lo mismo. A mí no me resultó nada raro acostumbrarme al sistema europeo no anglosajón cuando me mudé hace 20 años porque se parecía a lo que yo (y mis amigos y conocidos) hacía en Argentina cuando vivía allá. En el camino hubo un cambio de pensamiento y de costumbres, quizás influido por los viajeros a Miami y ahora sufro un shock cultural cuando vuelvo. Es más, si googleás un poco sobre el tema, verás que las opiniones al respecto están bastante divididas y que, en resumen, la postura de muchos se parece a lo que se usa en España. Lo que no sería nada raro, ya que el sector de la gastronomía en Argentina durante muchos años estuvo dominado por inmigrantes españoles.

A mí también me gusta dejar propina y como normalmente elijo bien los lugares a los que voy y además no soy muy difícil de conformar, la dejo con gusto, pero me parece mal que los empleadores presupongan que parte del ingreso de los mozos va a venir de las propinas. Los empleadores tienen que pagar buenos salarios y ofrecer condiciones de trabajo decentes y dejarse de joder. Y si no lo hacen, el sindicato de los gastronómicos ponerse las pilas y defender los derechos de sus trabajadores. Y si los trabajadores no están sindicalizados, que se sindicalicen.

El proyecto de la legisladora Negre de Alonso me parece muy malo. Institucionaliza la propina como fuente de ingreso de los mozos en lugar de institucionalizar los buenos salarios. El resultado de eso va a ser un precariezación mayor aún del trabajo en el sector y condiciones de trabajo aún peores.

Si queremos ir hacia un modelo anglosajón en el sector servicios de desregulación y malas condiciones de trabajo, adelante, pero no digan que no les avisé.

Sisifodichoso dijo...

Ana, como cuando dijiste que en europa no era comun pedir vinos particulares por copa, parece como si viviesemos en continentes distintos.

"Si pagás 10% de propinas en Europa, hacés el ridículo. "

100% en desacuerdo. En Paris, Berlin, Londres, Amsterdam o Antwerp, no te voy a decir que dejar 10% es lo que hace todo el mundo, pero es bastante comun. En general se redondea para abajo, te admito eso, pero te diria que termina siendo entre el 7 y 9% por falta de precision mas que por otra cosa. Si me decis que pediste boludeces (bitterballen, etc) mientras tomabas una birra no, pero si gastas 150 euros en una comida definitivamente si.


Un comentario sobre lo que dijiste de Canada. No voy hace años, pero me animo a decir que el sistema debe ser muy parecido al de EEUU. El esquema salarial de los mozos en EEUU esta basado fuertemente en sus ingresos por propinas. Dicho mal y pronto, para hacer los ingresos de mozos equivalentes en europa y en EEUU, tenes que sumarle lo que ganan de propinas. Lo mismo para los que atienden un bar. En EEUU, esta mal visto que un tipo pida un trago de 8-15 dolares y no deje 1-2 dolares de propina. En europa salvo alquien que se quiera sacar monedas chicas de encima, nadie deja nada. En EEUU una cerveza te la dejan pasar, pero si te vas a quedar tomando un rato, te van a poner mala cara y te van a atender lento. No es como cuando pedis una biertje.

En EEUU, se deja 15%, no es joda.
Un amigo que estudio alla y laburo de mozo me explico que se enojan mucho porque tienen que pagar impuestos sobre la propina. El/la IRS les hace quilombo cuando no declaran 10% de sus ventas en ingresos por propinas.


@ Comandante Cansado y a guillermo

"Comandante Cansado tiene razón. En la mayoría de los países de la Unión Europea, o al menos los originales, la propina está incluída. Y si no lo está, la cuenta lo deja en claro."

Ni vos ni el tienen razon. Es rarisimo que este incluida en la factura. Te lo digo por que es el unico item que me genera problemas cuando paso los gastos, precisamente por que no tenes factura.

Ana C. dijo...

Deben ser muy distintas las costumbres holandesas de las belgas. De todas formas, una vez cené en Amsterdam, hice lo mismo que en Bruselas, miré la cara del mozo y, no se si por educación o por qué, dio la impresión de quedar muy contento. A lo mejor disimuló mi amarretismo por cortesía :-)

Es obvio que nadie te va a decir, "No, guárdese la plata que es mucho", porque también queda medio feo, pero podrías experimentar durante un tiempo con diferentes cantidades para estudiar las reacciones.

Comandante Cansado dijo...

Sîsifodichoso (lindo nick): siento que estoy aclarando lo obvio, pero la propina no es sino un plus por el servicio (el trabajo de los mozos), subremunerado, del que se hace cargo el cliente (no juzgo, describo). Vivo en Bruselas, la propina no está institucionalizada ni a palos como en Argentina, debido a los mejores sueldos y condiciones de trabajo. Propina aquí deja el que puede y cuando puede, y los mozos no te miran mal si no te dejás porque no están esperando que dejes. En muchos lugares hay una caja general donde ponen todo y lo reparten, probablemente por cuestiones de impuestos (acá hasta tienen que declarar los músicos a la gorra del subte).

Ana: me remito en parte a la respuesta a Sísifo. Aparte, su argumento general antipropina para presionar por mejores sueldos, suena a "extremar las condiciones del sistema" (conocí a un supuesto comunista que usaba ese argumento para pagarles miserias a sus obreros, puaj). No jodamos a los mozos, dejemos propina Y presionemos por mejores salarios. Y no me cabe duda de que el proyecto de Madame Opus Dei es un asco.

Mister dijo...

Recuerdo avisos en las paredes de confiterias y bares (me viene una imagen de la vieja Ideal de J.M.Moreno y Rivadavia), donde se leia un edicto que incluía "Prohibido dejar propina". Debe haber sido a comienzos de los '50.

Por entonces existía el "laudo", porcentaje facturado sobre el consumo, que se destinaba al servicio de mozos (y tal vez se extendiese a cocina y limpieza).

Sisifodichoso dijo...

Es que no hablo solo de los Paises Bajos. Sobre Belgica no te voy a discutir, pero en el resto de Europa, mi experiencia es muy diferente. En Francia, si gastas 150 euros entre dos y dejas 2 euros de propina, no te van a decir nada, pero van a pensar que sos una rata. Lo mismo en Berlin, Barcelona o Roma .

Una cosa que me olvide de comentar cuando hable del caso de EEUU, es que, aun cuando los mozos dan por sentado que les vas a dar 15% de propina (que lo hagas o no es otro tema), el servicio en un restaurant americano, en promedio, es 10x mejor que en la mayoria de las capitales europeas.

Desde ya, estoy hablando de restaurantes "normales"; no estoy teniendo en cuenta lugares con estrellas michellin como el bulli, noma, Comme chez Soi o fat duck. Ahi, estes donde estes la atencion es impecable, pero te va a salir bastante mas de 150 euros.

elbosnio dijo...

Ana C, en francia la propina esta incluida. Es como el famoso laudo. Cuando dejas es por encima de lo que ya reciben. No se si no es una regla general en europa.

En los taxis frances, donde la propina es el extra, los tipos ruspetean e incluso recuerdo uno que tiro las monedas por la ventana, si la propina no cumple con sus expectativas.

Creo que al final los mozos se llevan lo mismo bajo cualquier formato, porque en un sector o pais donde la costumbre sean mayores propinas la patronal le ofrece sueldos mas bajos y viceversa. No imagino ningun patron que no considere lo que el sabe recibira un tipo como propina para dar una a oferta de ingresos tentadora.

Ignacio dijo...

Ana: cuando yo iba al colegio secundario, vino un compañero a mi casa, sorpresivamente, a pedirme plata prestada: habían tomado algo en un bar y no les alcanzó la plata para pagar porque se habían olvidado de agregar el "laudo". En el lugar les habían retenido el reloj hasta que volvieran con el 10% de diferencia. Éste es para mí el orígen del número, además de las películas yankis.
Pensar, y peor publicarlo, que la realidad gastronómica argentina es de 10% de propina es de una simplificación insólita. Palermo no es la Argentina. Ni San Isidro.
Ningún mozo en un bar o restaurante de barrio espera un diego; ningún laburante deja, al medio día, en algún pueblo o ciudad del interior, más que las monedas que sobran.
Si vas a esos restaurantes fashion, donde te matan con la cuenta y la ganancia se la lleva el dueño, no es mala idea socializar un poco la cuenta y separar lo que es para los laburantes. Me parece que sería genial exportarlo a todas las áreas: cuando te atiendan en un sanatorio carísimo, dejá un buen porcentaje para los laburantes. Cuando te arreglen el auto en un taller carísimo; en Llongueras, en Ricciardi, en la ORT y el Newman, en el Vilas, en Vang & Olufsen, Mc Taylor, etc. etc. Hay q repartir más propina, no menos.
En los lugares populares nadie espera mucho. La gente de laburo, deja cuando puede, cuando la atienden bien. Yo no tengo miedo de no dejar cuando me atienden mal, no siento culpa.
Hay buenos boliches para almorzar por todos lados. Es excelente el bodegón de Medrano y Cabrera: plato del día, soda, pan y budín o flan. Y de propina, las monedas, algún billete, o el 10%. Y a veces mucho más, porque la cuenta da 26 y dejás 30. Ahora, si da 137, y dejás 140, te va a faltar plata para otra cosa. El que ahorra al pedo, siempre tiene poco.

Moraletti.

Sisifodichoso dijo...

"siento que estoy aclarando lo obvio, pero la propina no es sino un plus por el servicio (el trabajo de los mozos)"

Yo pienso igual, pero reconozco que tengo un sesgo cultural. Para la gran mayoria de gente en Norteamerica (Can+EEUU), no es asi.

"Propina aquí deja el que puede y cuando puede, y los mozos no te miran mal si no te dejás porque no están esperando que dejes"

En una comida de 20-30 euros te la tomo, pero despues de una comida de 150 euros? No compro que los mozos no se sorprendan.

El unico lugar del euro que se me ocurre donde puede ser mas raro dejar propina es Helsinki. Ahi, aun teniendo mozos, te levantas, vas a la caja, pedis, pagas, y el mozo solo te trae. Al tener menos contacto ( y al hacer vos la mitad de su laburo), tiene sentido que no dejes propina.

Sisifodichoso dijo...

"Ana C, en francia la propina esta incluida."

Depende del lugar. En Paris la maroria de los lugares tienen en el menu la leyenda "Service compris". Si dice "Service non compris" es que no esta incluida. Inclusive asi, se podria considerar como cuando te cobran el cubierto.
Afuera de Paris es mucho menos comun que sea "sevice compris"

Comandante Cansado dijo...

Sísifodichoso: "En una comida de 20-30 euros te la tomo, pero despues de una comida de 150 euros? No compro que los mozos no se sorprendan". Por supuesto. Pero si usted gasta seguido semejante suma avíseme cuando pase por Bruselas; si usted invita yo pongo la propina, je.

pc dijo...

Me extraña que haya economistas acá diciendo "que les paguen mejores sueldos". ¿Y de dónde piensan que va a salir la plata para pagar mejores sueldos? Pues del precio final que pagan en la cuenta. Si hay mejores sueldos, lo que no gastas en propina lo gastas en la cuenta. Con el agravante de que todos van a cobrar lo mismo, el que normalmente atiende bien y el que atiende mal.

El hecho de que la propina sea un porcentaje tiene una racionalidad: una cuenta más alta refleja un mayor servicio; el mozo tuvo que venir más veces a mi mesa a tomar mis pedidos y a servirmelos. Por eso, si lo hice caminar más, le pago más.

Como a mí también mi interesa recompensar el buen servicio, mi regla es: calculo el 10 por ciento y redondeo para abajo si el servicio fue malo o para arriba si fue bueno. Y si fue bueno, también me aseguro de despedirme del mozo con una sonrisa y un gracias.

ayjblog dijo...

la verdad, aca hay economistas radicales, peronistas, gente de mucha y poca edad, y un universo variopinto de gente

sera que me crie y trabaje en un lugar turistico, pero

NADIE SE ACUERDOA DEL LAUDO?

no me voy a extender aca en el tema de la propian, laudo, etc etc, y solo les diria que el salario conformado es sueldo mas propinas, done el salario del mozo le alcanza para vivir dignamente, el cliente lo sabe en gral y deja poco, en otros lados no es asi y en otros el salario es basicamente las propinas

pero, se ve que ninguno de aca laburo nunca de mozo/a

Sisifodichoso dijo...

Comandante. Lee la entrada original de Ana y vas a ver por que uso la cifra de 150 euros. No la invente yo.

Segun el post original, esta todo bien si vas a Berlin, gastas 150 euros entre dos y dejas una moneda de 2 euros.

Estudiante crónica dijo...

Che, un detalle:

En US es entre el 15 y el 20. hay restaurantes que te traen precualculado en el ticket el 16. el 18 y el 20 para que marques que te parece mejor, asi que el 10% no puede salir de ahi. (un detalle es que alla el IVA es 10% (o menos) entonces entre propina e IVA pagas el 0% mas del valor. aca el iva es 21%, y entre propina e IVA tb dejamos el 30% del valor de la comida)

Por otra parte, estoy de acuerdo con Carolina A. No importa que hagan en Europa o Estados Unidos. Importa que se hace aca. La propina pertenece a los usos y costumbres de cada lugar.

Mis viejos siempre, siempre dejaron el 10%. Desde antes de los 90. El argumento matador de mi madre era "mientras nosotros nos divertimos, el o ella trabaja". Yo dejo el 10% siempre, un poco mas si me atendieron muy bien.

Ana C. dijo...

Después del intercambio, me da la impresión que tenemos que diferenciar tres partes del ingreso de los mozos. Una, el sueldo, otra, la parte que se paga formalmente por el servicio (por ejemplo, lo del service compris en FR o la propina obligatoria en UK o Canadá) y, por último, la parte que se paga informalmente por el servicio, la propina, una especie de premio a los buenos mozos y a los buenos restaurantes o, en el caso de Quintín, una especie de premio a la felicidad de habérselo pasado bien. Parecería que el balance entre los tres factores es distinto según el país.

Como en el caso de los restaurantes se trata de proteger tanto los intereses de los mozos como los intereses del consumidor, mis preferencias al respecto, supongo que influenciadas por mis costumbres, mis viajes, mis posibilidades económicas y, por supuesto, mis preferencias políticas en cuanto a la organización del mercado de trabajo son que los tipos tengan salarios decentes para que su ingreso no dependa fuertemente del componente aleatorio, que el servicio esté claramente incluido en los precios y nadie te venga a prepotear al final para que pagues más o menos (esto es para defender los intereses del consumidor, al final de cuentas, lo que venden los restaurantes es un servicio) y que dejes de propina lo que se te de la gana como gesto de cortesía, simpatía o agrado y porque es lindo socialmente.

Sísifodichoso, era 150 euros entre 4, no entre 2. De todas formas, por una cena para dos de 150 euros, dejar 15 euros en Bruselas, París o Madrid o Copenhague es mucho, aunque acuerdo que 2 es muy poco. Berlín no estuve nunca aunque en Hamburgo, sí. Ahí mi suegro dejaba una moneda de 5 marcos cuando nos invitaba a comer a nosotros dos y su novia.

Mi argumento no es antipropina. Es anti el 10%. Prefiero la propina espontánea y a gusto del cliente. Para sumas establecidas, el sueldo.

Y repito por décima vez. Lo de la institucionacionalización de la propina en Argentina no era la norma ni en los '70 ni en los '80. Debe ser algo que vino después, junto con la desregulación del mercado de trabajo y la pérdida de poder sindical de los '90 y el "dolce fer niente" de los '10, que dan pasto a proyectos como el de Negre de Alonso.

CRISTIAN dijo...

Ana,

clap clap clap

Creo que las propinas son un costo laboral trasladado del dueño del resto al comensal. Prefiero no dejar propina y darle más al trapito de la puerta.

Saludos

El Fantasma de la Duda dijo...

En EEUU, la propina estándar es 18%, que es una barbaridad. Además, no sólo se suele dejar propinas a los mozos, también al taxista, al peluquero, etc.
Legalmente, el empleador de alguien que cobra propinas puede pagar menos del salario mínimo, a condición de que la suma del salario y las propinas alcance el salario mínimo federal (fuente: http://www.dol.gov/wb/faq26.htm).
El tema ahí es cómo se verfica el monto de las propinas recibidas.
Por otra parte, esto refuerza lo que dijo Cristian en el sentido de que se traslada un costo al consumidor, aunque es relativo. Si la gente deja de pagar propinas, los restaurantes van a terminar subiendo los precios para compensar a los mozos en su salario.
Pero bueno, al fin y al cabo, qué hay de malo en que el mozo (o quien sea) tenga un incentivo monetario a dar un buen servicio y reciba su remuneración, en alguna medida, en base al servicio que da?
Por último, no puedo dejar de recordar esta gran escena: http://www.youtube.com/watch?v=Z-qV9wVGb38

lalectoraprovisoria dijo...

Cristian. Sos un miserable. Al trapito le das mucha menos plata que al mozo, ¿o le dejás el 10% de la cuenta del restaurante? Dale.

Ana C. dijo...

Quintín, tratá de ser serio y no hacer ataques personales.
Dale.

lalectoraprovisoria dijo...

Ana, Ana, es una broma, el tipo se manda en cana solo.

Aparte ya tengo para amargarme todos los otros posts de Musgrave, déjeme que me divierta un poco con este.

Q

Sisifodichoso dijo...

No nos vamos a poner deacuerdo me parece, Ana. En París, Madrid o Copenhaguen mi experience es muy distinta.

@ Estudiante cronica.

EEUU no tiene IVA, tiene "sales tax" que es un empuesto estatal y/o municipal, y no es del 10%. El estatal va del 0 a mas o menos 8% dependiendo del estado, y algunos municipios le suman su propio impuesto que a veces puede llegar a mas del 10%, pero es para bienes especificos y la comida no creo que aplique.

Una cosa muy rara que me pasa seguido (la muestra no es tan grande pero me paso varias veces), es que dependiendo de algo que todavia no pude identificar (persona, estado, ciudad), a veces la gente calcula la propina ANTES del sales tax, y a veces despues.

Cada vez que pregunto cual es la forma "normal" de hacerlo me dan una respuesta diferente.

El criador de gorilas dijo...

Coincido con Estudiante, no importa qué se hace en otros lados. Lo único que importa es lo siguiente:
1) acá el mozo gana muy mal (tal vez porque se estila que el comensal deja buena propina).
2) el comensal posiblemente se esté gastando más del 10% del sueldo mensual del mozo (sin propinas) en una sola comida.

Ante ese contexto, ¿qué hacer? ¿Dejar el 2% a lo Ana o dejar el 10%? Me resultaría de mal gusto dejar el 2% en esa situación. Y no alcanza con hacerse el comprometido diciendo "qué pasa con la legislación laboral, con los sindicatos, con los empleadores, con...". No. Uno actúa conociendo el contexto en el que actúa. Si los salarios de los mozos son bajos, si el tipo está laburando, si uno está boludeando, comiendo y chupando, lo más noble me parece el 10%, no el 2%.

guido dijo...

Aquí están las escalas salarialas de los mozos:

http://www.uthgra.org.ar/site/index.php?put=empleadores_escalas

Un mozo está en los 2800 pesos. Los estudiantes a los que hace referencia Carolina trabajan medio turno, por eso ganan 1200/600 pesos (que no está tan mal por 4 horas).

Por supuesto, los que trabajan en negro ganarán menos. Pero, como dijo alguien más arriba, allí no aplica el 10% así que es otra discusión.

Por lo demás, coincido con Quintín.

Chiclana dijo...

que hacen cuando te cobran "servicio de mesa" o "cubierto"?

Juan Carlos K dijo...

Genial escena acorde al post.

Ana C. dijo...

Sisifodichoso, tu experiencia es muy distinta porque vos solito elegís pagar eso. Que yo sepa en Copenhague nadie le pone un revólver en la cabeza a la gente para que deje propina y menos una cantidad determinada. Probá con un poco menos y fijate qué pasa... Si te miran con cara de asco, bancátela por una vez y después vení a echármelo en cara.

Criador, la gente cuando sale a comer también deja un buen porcentaje de su propio ingreso a veces.

En el artículo de Carolina hay una comentarista que cuenta que trabajó de moza para pagarse los estudios y reconoce que las propinas la salvaban de caer en la miseria, pero deja bien en claro que preferiría un sistema como el que propongo yo acá: buenos salarios (en blanco), mejores condiciones de trabajo y sindicatos que se la jueguen por sus afiliados.

Igual, aviso que mis propinas en Buenos Aires siempre son más que decentes y hasta ahora ningún mozo me hizo notar que no lo fueran, al contrario. Y para eso no hace falta que sean del 10%. Pero a lo mejor es porque yo los mando a felicitar al cocinero cuando me gusta la comida ;-)

El del 0.33% dijo...

España, París, Roma y Milán un 10% está perfecto.

En Estados Unidos entre 15 y 20 dependiendo del restaurante.

Para comer bien en cualquier parte del mundo occidental te gastás entre 40 y 100 dólares por cabeza.

No sean miserables, un 10% de esos valores no es nada.

guido dijo...

Hay que dejar propina porque hay que dejar propina.Punto.Es lo que corresponde. Como decir buenos días y darle el asiento a los viejos en el bondi. Pero cortemoslá con el cuento del mal salario del mozo. No es cierto, eso.

Sisifodichoso dijo...

"Sisifodichoso, tu experiencia es muy distinta porque vos solito elegís pagar eso. "

No Ana. Yo no pongo 15-20% en EEUU porque quiero sino porque va acorde a las costumbres locales, las caules siempre, dentro de lo posible, trato de respetar.
Mis comentarios anteriored no estaban basados sobre lo que yo hice o deje de hacer, sino sobre lo que hacia la gente a mi alrededor. Termine acomodandome, por supuesto. En las comidas de laburo es comun que el local pague, por lo cual es bastante facil ver que es lo que se hace a bajo costo personal. Si fuese una vez de casualidad, te la tomo, pero mi muestra es lo suficientemente grande como para tener certeza de que no es casualidad.

desvinchado dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=kqq8bpkdJNg&feature=sub

papaleo con Castro

Estudiante crónica dijo...

Sisifo, en evanston, cook county illinois, el VAT (value added tax) es 10%. Aplicaba a la comida afuera (no a la comida en el supermercado) y calculabamos la propina doblando el tax (o sea, dabamos el 20 por ciento antes del tax).

Sisifodichoso dijo...

No es que no te crea, pero tenes una fuente para eso, porque hace poco escuche de una fuente confiable (E&Y) que el unico estado que uso VAT en los ultimos anos fue Michigan, y duro poco. Si me pasas una fuente me harias un favor.

Me tome el trabajo de buscar el sales tax de Evanston, Cook County, Illinois y da la casualidad de que es justo 10%.

Fuente:

http://www2.illinoisbiz.biz/communityprofiles/profiles/EVANSTON.htm

Estudiante crónica dijo...

Sisifo: sales tax no es lo mismo que IVA (mas alla del nombre)?

que se yo, en el ticket de la comida venia el precio, el tax, y el espacio para la propina/el calculo.

Musgrave dijo...

EC, Sales tax es como nuestro ingresos brutos
por eso la tasa es menor

pc dijo...

Mus, el sales tax y el IVA son los dos consumption taxes (pagados por el consumidor final). Lo que los diferencia es que uno se cobra entero al final de la cadena (sales) mientras que el otro se va sumando segun el valor agregado en las sucesivas etapas. La diferencia hace a la operatoria de la recaudacion, pero economicamente son el mismo impuesto.

Ingresos brutos es esa aberracion argenta, que te impone por lo que ingresaste, sin importar el valor agregado.

Serenity dijo...

Jamás en mi vida pensé que iba a ver a C. Aguirre comentando en un blog de economía. Surrealista.

BTW, C. Aguirre tenía otro blog llamado "La Peleadora" que era una delicia, aunque no apto para espíritus sensibles.

Serenity dijo...

BTW2: Lo que usted propone Ana C. ya existe: El es el mozo con trabajo en blanco. Tiene el sueldo fijo de convenio (ronda aprox $2500) y la propina como ingreso extra.
Si el sueldo es bajo es otra historieta, es similar al que gana una mucama, un adicionista o un conserje bajo el sindicato de gastronómicos.

Musgrave dijo...

pc tenés razón

Miguel Olivera dijo...

En EEUU menos del 15% (o doble del tax) y te escupen. Anécdota de hace décadas: el sushi era novedad en New York y era inaccesible para estudiantes. El restaurante pone un martes para universitarios a mitad de precio al mediodía. Vamos con un grupo de amigos, almorzamos, dejamos 15% de propina sobre el precio reducido y salimos a la calle. El mozo nos corre y nos dice: la comida está reducida, el servicio no. Ahora hasta los taxis tienen el default de 15% cuando querés dejarles propina pagando con tarjeta.

En Vilanova, cerca de Barcelona, una vez acostumbrado a la usanza local dejé 10%, y los mozos me aplaudieron el salir.

Más todo lo dicho arriba...

¿Cuál es la moraleja para el economista? El mercado de trabajo es una institución social, que evoluciona a veces mejor, a veces peor (en el sentido de que el mozo se come la volatilidad del ciclo, etc.). La cosa cambia además en lugares turísticos con empleos de verano; o universitarios con mano de obra joven abundante. Por lo tanto, sacar reglas, me gusta esto, aquello, debería ser así o asá, peronicemos USA o lo que fuera son simplemente una tontería. Niegan el carácter evolutivo de estas cosas. Mucho más porque hablamos de países desarrollados. Lo que no está roto... (lamentablemente la tentación heterodoxoa o peronacha van en otra dirección).

elbosnio dijo...

Los que damos propina lo hacemos porque la costumbre lo impone y sabemos que si la costumbre es del 10%, al mozo le restan ese monto del sueldo que el aceptaria como minimo y cuenta con eso para cerrar el numero. Si rompieramos el cerco, le afectariamos.
Deberiamos todos juntos tomar la decision y que los mozos ganen el 100% de sus ingresos en blanco, predecible sin relacion con mi discrecionalidad, como le ocurre a todos los demas empleados del planeta de todos los demas sectores.

Para premiar un buen desempeno esta el "muchas gracias", esa palabra que reconoce que el otro lo hizo voluntariamente y que estamos reconocidos por su dedicacion. El concepto de propina lo deja como un ambicioso que se esfuerza por unas monedas, que me sonrie por unas monedas, me trata bien por unas monedas, y no sencillamente por compromiso por su rol. Como si la misma persona no sonreiria, no trataria bien a su cliente si trabajase en un puesto que no tiene "propina" sino sueldo full.

En paralelo a la propina hay todo un mensaje. Para mi miserable.

Mariano T. dijo...

NO vayas muchas veces al mismo lugar, si no te vas a empezar a plantear dudas sobre el verdadero origen de la espuma en tu café....

diegofonseca.com dijo...

El del 0.33 me jodió mi único aporte: EEUU
Ampliando, aquí "el diego" es nada. Los restaurantes ya incluyen sugerencias de tips en la cuenta de la tarjeta. Y son: 15%, 18% y 20%. Que no extrañe que el próximo sea un 22% como norma. Si comés acá, considerá que siempre tenés que pagar un plato extra, la propina del mesero/mozo.
Quisiera reproducir mi comportamiento, idéntico al de Ana ("propina voluntaria y espontánea como una forma de expresar mi satisfacción o desagrado con el lugar y dependiendo de mi capacidad de gasto del momento") pero me miran como un cheap bastard. No me asustan esas miradas de los meseros: la que me preocupa es la de mi mujer, que cree que soy una ONG.


Cerrando, hay dos asuntos difíciles de digerir aquí. Primero, el sueldo del mozo: el mesero asalariado es pieza de museo. Segundo, leer a Carolina Aguirre. Para eso hay que tener más estómago que para devolver un plato al cocinero.

Federico Thomsen dijo...

Me sorprende, en un blog de la BEA, que se utilice tan poca teoría económica tanto en el post original como en la lista tan larga de comentarios. Haría la excepción de "pc" que nota, usando la lógica de oferta y demanda, que si no tuviésemos la costumbre de dar el 10% de propina (que, dicho sea de paso, a mí me enseñó mi abuelo que murió hace más de 40 años), el empleador debería pagar más salario para atraer la misma cantidad de oferta laboral. Esto, a la larga, se trasladaría al precio al cliente. O sea que la propina es un mecanismo (evolutivo, como sugiere Olivera) por el cual variabilizamos la compensación en función de la satisfacción brindada al cliente. Me parece una solución muy eficiente. Si por algún motivo dejamos esta costumbre, la forma de variabilizar el pago según nuestra satisfacción como cliente será dejar de ir a ese restaurante. No sé si es mucho mejor. En la actual, podría ocurrir que no me guste el restaurante, pero sí me caiga bien el o la moza que se rompió el traste y le dejo propina. Finalmente, ¿creen acá que el gremio gastronómico es tanto más tonto que ustedes, que no pide un cambio? A lo sumo, en el pasado han pedido que se agregue un "laudo" fijo, ADEMAS de la propina. O sea, simplemente un aumento de sueldo. Al que quiera estudiar mejor el tema, googlear "economics of tipping", que hay muchísimo.

lalectoraprovisoria dijo...

Diegofonseca: Efectivamente, tu propuesta es la de un cheap bastard y los artículos de Carolina (a quien acabo de descubrir gracias a este post) están muy bien.

Q

lalectoraprovisoria dijo...

Olivera. Muy buena intervención. Sobre todo esa idea de que la tendencia es reformar lo que anda bien, una especie de pedagogía sádica que va destruyendo el tejido social para suplantarlo con reglas rígidas, universales e inhumanas. En este caso, la tradición de la propina en cada lugar.

Q

Ana C. dijo...

Quintín, es muy gracioso pensar que la precariedad laboral es "lo que anda bien".

FT, en ciertas actividades económicas está muy bien y es eficiente que una parte del salario sea variable, porque así queda mejor diseñado el sistema de incentivos. Este parece ser el caso de los mozos. Pero hay dos cosas, una, que si fijás la propina por ley, destruís ese mecanismo, la otra, que dije ya varias veces, es que si el ingreso de los mozos depende mucho de esa parte variable, su ingreso es muy inestable y su situación laboral muy precaria.

Olivera, en el mercado laboral hay ciertas instituciones (lo que se conoce como "instituciones del mercado de trabajo", i.e. el salario mínimo, el seguro de desempleo, EPL, etc) que se pueden reformar, para proteger a los trabajadores y mejorar el funcionamiento del mercado. Es bastante normal que los economistas propongan reformas desde cualquier lado del espectro a esas instituciones, dependiendo del objetivo de política que tengan y de cómo crean que esas reformas consiguen esos objetivos de política (quiero decir que los efectos de algunas de esas reformas son bastante ambiguos y los economistas no sabemos del todo qué se consigue con qué).

Diego, creo que mi marido piensa como vos en eso de la ONG. En otro orden de cosas, los escritores tendrían que ser más simpáticos entre ellos. Déjennos a los economistas ser peleadores :-)

lalectoraprovisoria dijo...

Ana C. Ya que se demostró miserable (bueno, no es tan grave, hay cosas peores, qué se yo), no lo agrave con chicanas. Ni una sola letra de lo que dije avala la precariedad laborar. Si el sueldo de los mozos fuera cinco veces mayor al actual seguiría pensando lo mismo de la propina, que hay que dar por lo menos lo que la tradición más generosa indica.

diegofonseca.com dijo...

Quintín, vamos, que no es de cheap bastard: lo mío es un reclamo puramente capitalista.

El precio del plato supone la inclusión del trabajo objetivado. Ergo, el salario del mesero menestoroso.

No en USA, tierra del haz lo que yo digo y no lo que yo hago: el precio del plato son costos básicos más una brutal tasa de ganancia. El salario no lo paga la comida que pagás: lo debe pagar tu propina.

Impuesto sobre impuesto para nosotros como consumidores, pero no para el empresario que debe pagar el sueldo. Las propinas no tributan (bah, hasta que les de una argentineada y vean que hay que cerrar el déficit antes de que sea agujero negro.)

Ana: Ya he decidido que un % de mi fortuna irá a la Fundación que llevará el nombre de mi mujer. Claro, antes tendrá que llegar la fortuna. Viejo dogma pre-psico-peruca: primero acumular, luego repartija.

Todo bien con CA. La felicito por crearse un mercado. Pero sus maniqueismos me aburren.

Carolina dijo...

Ana:

Todos los proyectos de Negre de Alonso son malos porque toda ella es un mamarracho. Me editaron la parte de "Teresita" que venía luego entre paréntesis, pero no viene al caso.

La referencia a ese proyecto de ley es sólo para abrir el debate, en todo caso.

La realidad es que de 10 mozos a los que les pregunté, sólo 2 cobraban en blanco, y como part time. Los demás, en negro. Lo que diga el convenio es una fantasía. Si en la mitad de los restaurantes argentinos hay que luchar con el cajero para que te den un ticket o una factura real, imaginate aportes, art, aguinaldos. ¡Já!

Diegofonseca.com:
Muchas gracias por los piropos. Disculpame que no pueda ser recíproca, no sé quien sos ni te leo.

Beso a todos.

diegofonseca.com dijo...

CA:
Disculpada. Las reciprocidades son engañosas. Mejor así.

Roque dijo...

un poco tarde lo mio, pero el post es buenisimo. Esta escena de larry david es ideal para el tema de propinas:

http://www.youtube.com/watch?v=twnEWSfDjFY

Valeria dijo...

Cuanto consideran que hay que dejarle de propina a los chicos del delivery? por ejemplo hice un pedidos para hoy a la noche en pedidos ya en argentina, cuanto le dejo?