sábado, 29 de mayo de 2010

Por lo menos queda el pasto

Unos economistas del Danske Bank, uno de los bancos más grandes de Escandinavia, hicieron un modelo económico para predecir los resultados del Mundial. En el modelo metieron el nivel de ingresos de los países participantes, el tamaño de la población del país, la historia y las tradiciones futbolísticas, el estado actual de cada selección, la participación de superestrellas en cada equipo y la ventaja de jugar de local.

Les sale que la final va a ser entre Alemania y Brasil y que Brasil sale campeón. Para llegar hasta ahí, Alemania le gana en cuartos de final a Argentina y la semifinal contra Italia. Brasil, por su parte, derrota a Holanda en cuartos de final y a Inglaterra en la semifinal.

La pobre Dinamarca queda tercera después de Holanda y Camerún y sale en primera ronda. Una lástima, y un poco raro, porque el pasto de las canchas es danés, lo que les tendría que dar una pequeña ventaja de local.

Por suerte, el fútbol no se predice con modelos.

4 comentarios:

Dormidano dijo...

Eso es exactamente lo que pensaba mientras leía la nota.
Los modelos son para las ciencias, y no funcionan en todas y en donde funcionan, comienzan a preguntarse si ese funcionamiento se debe a que funcionan o porque uno piensa que funcionan.
El fútbol no es una ciencia.
Ergo, dejá los modelos para Ante Garmaz, Banco de suplentes...

cansarnoso dijo...

¿con el fodboldtacklinger se come? ¿con el fodboldtacklinger se cura? ¿con el fodboldtacklinger se educa?
y para lograr todo eso y un estado de bienestar, para cultivar el fodboldtacklinger ¿cómo se trabaja?

Sisifodichoso dijo...

leyeron los papers de GS y JPM sobre el mundial?

CRISTIAN dijo...

El fútbol no se predice con modelos... la realidad tampoco...